viernes, 20 de julio de 2012

El cine de terror europeo

     Para las personas amantes de las “extravagancias” el cine de terror europeo es un campo abonado, en especial el italiano, con su cine gore y los filmes extremos como Man Bites Dog, que nos conduce al cine trash europeo.

     Man Bites Dog es una película belga de humor negro protagonizada por Benoît Poelvoorde y codirigida por Rémy Belvaux, André Bonzel y Benoît Poelvoorde. Está rodada como si fuese un auténtico documental, pero en realidad es  una película que nos presenta a un equipo de cineastas que siguen un asesino en serie, grabando sus horrendos crímenes para el documental que están produciendo. Desde el principio, el film atrapa a los espectadores desprevenidos en una violencia cada vez más caótica y nihilista. Desde su lanzamiento la película se ha convertido en una película de culto.



     El cine de terror europeo es probablemente el género que ha tenido más ocupados a los censores de este mundo. En Inglaterra cineastas como Dario Argento, Lucio Fulci, Umberto Lenzi, entre otros, han sido (y hasta el día de hoy lo son) usualmente prohibidos. En los años 80 hubo en Suecia un caso similar de "pánico moral", cuando los censores prohibieron el filme The Texas Chainsaw Massacre de Tobe Hooper, al igual que Zombie Flesh Eaters, Eaten Alive y City Of The Living Dead, por nombrar algunos. Quizás gracias a este empeño en sacarlas del mercado, estas películas y sus realizadores han cosechado filas de fieles seguidores alrededor del mundo. No estamos afirmando que el mundo necesita más censura, sino que sin ella, habría una cantidad mucho menor de aficionados al Terror y Gore Europeos. 






      En cierto modo, fue el expresionismo alemán quien fundó el género, sin embargo no surgió con fuerza hasta la llegada del Giallo italiano, en los años '60, que posteriormente culminaron en las orgías de gore y canibalismo de fines de los '70 y principios de los '80. Los precursores fueron los italianos  Mario Bava, Dario Argento y Lucio Fulci, además de otros realizadores, como el francés Jean Rollin, y los españoles Amando de Ossorio y Jorge Grau. El Gore europeo ha continuado influenciando a cineastas del resto del mundo, como Brian De Palma, Guillermo Del Toro, Quentin Tarantino, Richard Stanley y Robert Rodríguez.

      El cine giallo es un subgénero cinematográfico de origen italiano, derivado del thriller y del cine de terror. El nombre de "giallo" (amarillo en italiano) se debe a que algunas de estas películas están basadas en los argumentos de una colección de novelas policíacas, editadas en la década de 1930 en Italia, cuyas cubiertas eran de ese color. El giallo se diferencia del thriller tradicional por su tendencia a abusar de clichés psicoanalíticos y por dar mucha más importancia a lo puramente formal que a la coherencia de la trama, que en ocasiones parece una mera excusa para dar consistencia a la parte visual. Otra característica diferencial del género es una tendencia a recrearse en la violencia explícita rayana en lo morboso, que, sin embargo, suele ser tratada de un modo deliberadamente irreal y estilizado.


Guía para principiantes

     En los años 20's el Expresionismo alemán nos impacta con los primeros hitos del genero con películas como Das Kabinet des Dr. Caligari (El Gabinete del Dr. Caligari, 1919) de Robert Wiene, y Nosferatu (1922) de F.W. Murnau. Duran te el periodo de guerras muchos realizadores emigraron a Estados Unidos, como el cameraman Karl Freund, donde iniciaron el terror Made in Hollywood.


     La década de los años '50 vio el nacimiento del cine de terror italiano, con las películas de Riccardo Freda, un realizador procedente del cine histórico-épico, que dirigió el film The Vampires (1957). El cameraman y asistente de Freda, no era otro que Mario Bava, quien pronto dirigiría su primer filme de terror, La Maschera del demonio (La Máscara del Demonio, 1961) y el primer giallo, La Ragazza che sapeva troppo (La Muchacha que Sabía Demasiado-1963).




     También se pueden considerar giallo tres films del director Dario Argento que contribuyeron a la popularización de este subgénero: L'uccello dalle Piume di Cristallo (El pájaro de las plumas de cristal, 1970), Il Gatto a Nove Code (El gato de las nueve colas, 1971) y Quattro Mosche di Velluto Grigio, 1971. En ellas el director italiano utiliza su más famoso recurso narrativo, es decir, deja en el subconsciente del protagonista la clave del misterio sobre la identidad del asesino, reforzando así el suspense. Ese enigma siempre se revela al final (a veces de una manera delirante y tramposa) y cuando sale a la luz, generalmente en forma de flashback, se desata la más visceral de las violencias.




      Dicho subgénero provocó que durante la década de 1970 (y gran parte de la década de 1980) las pantallas se llenaran con títulos enigmáticos, protagonizados por psicópatas enmascarados, con guantes de cuero, y bellas mujeres en peligro que se movían compulsivamente en una trama enrevesada.

      Durante los últimos años '50 el cine alemán inició la producción de los "Krimis", o películas basadas en escritores de pulps, como Edgar Wallace. Estos filmes, dirigidos usualmente por Alfred Vohrer o Harald Reinl, constituyeron una importante influencia en el desarrollo subsecuente del cine de terror italiano, con la filmografía de Bava, Argento y también Umberto Lenzi, quien realizó una adaptación de Wallace, titulada Sette orchidee macchiate di roso (1972).


     Durante los años sesenta el Spaghetti Western opacó el Giallo italiano, sin embargo, continuó haciendo adeptos cada vez más fieles con películas como Sei donne per lássassino (Seis Mujeres Para el Asesino-1964), dirigida por Bava. En 1969 se inicia L'uccello dalle Piume di Cristallo (El pájaro de las plumas de cristal, 1970), debutando como director Dario Argento, el cual dejó abierta la puerta para una dosis más alta de violencia y efectos de horror. 


      También es de notar el boom de las películas Mondo, iniciado con Mondo Cane (1963) y Mondo Cane II (1964) dirigidas por Jacopeti y Prosperi. Las películas mondo se presentan como si fuesen documentales, algunas veces parecidos a los documentales de ficción, representando temas y escenas sensacionalistas. En inglés son también conocidos como Shockumentary. El cine Mondo se convirtió en un género aparte, con su mezcla insólita de ficción y documental, siempre desbordantes de bizarrismo, violencia y hechos sorprendentes de otros lugares del mundo. Estas películas también fueron responsables de la tolerancia y el aumento de la violencia en el cine. Podéis ampliar la historia del mondo en la entrada de mi blog titulada Canibals en la selva, donde además presento un estudio completo sobre el cine de caníbales italiano y sobre el cine de zombis.



      Los años '70 son testigos del estreno de las más influyentes películas de terror jamás vistas. Algunas de ellas son europeas, como la serie de Argento sobre temas sobrenaturales, tales como Suspiria (1977), de la que ya hemos hablado en este blog, en la entrada La mansión como útero materno . Esta también es la década de la película inspirada en los zombis de George Romero, como Zombie 2/Zombie Flesh Eaters (1979), de Lucio Fulci, que marca el nacimiento del cine italiano de zombies. Anteriormente Umberto Lenzi había realizado Man From Deep River (1974) primera película del ciclo italiano de caníbales. A fines de la década Ruggero Deodato, en respuesta a las películas Mondo, continúa su tradición con Ultimo mondo cannibale (Mondo Caníbal, Mondo Salvaje, 1977) y la célebre y cruel Cannibal Holocaust  (Holocausto Caníbal, 1978), indudablemente una de las películas con escenas más fuertes jamás filmadas.








     La década de 1980 vio el paulatino ocaso de los días gloriosos del terror europeo. Fulci filma tres películas interesantes, Quella villa accanto al cimitero (Aquella Casa al Lado del Cementerio, 1981), E tu vivrai nel terrore!/L’Aldila (El Más Allá-1981) y Paura nella città dei morti viventi (Miedo en la Ciudad de los Muertos Vivientes, 1980). Lenzi continuó con el tema de los caníbales en Cannibal ferox (Caníbal Feroz, 1981), sobrepasando a la película de Deodato con escenas explícitas de indudable crudeza. Aunque puede admitirse que estas películas sustituyeron gore por suspense, fueron mucho más atmosféricas que la mayoría de las películas de la década, de Vanzina, D'Amato y otros. Sin embargo, algunos nombres ilustres rescatables son los de Argento, Lamberto Bava (hijo de Mario) y Pupi Avati.





     En los años 90 los directores europeos especializados en terror son usualmente marginados de las audiencias "mainstream", debido a la disminución del interés en el horror. Otra razón sustancial de la merma en películas de terror europeo es también el decrecimiento de la asistencia al cine, especialmente cuando se proyectan películas no hollywoodenses. Los maestros europeos Jesús Franco, Jean Rollin, Dario Argento y Michele Soavi han envejecido. Parece que la época de gloria del cine de terror europeo ha llegado a su fín.

     Aquí puedes ver una relación de todas las entradas del blog relacionadas con el cine fantástico:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...