martes, 25 de septiembre de 2012

Talla lítica: Sistema Lógico Analítico



      Ya en el Paleolítico Inferior se descubre una serie de técnicas orientadas a conseguir lascas con formas predeterminadas. La más importante será la denominada método Levallois (no puede llamarse técnica, por su gran complejidad), por el yacimiento parisiense del mismo nombre. Este método parte de un nódulo al que se le prepara una superficie por levantamientos periféricos, de forma que los negativos y las aristas presentan un cierto parecido con un caparazón de tortuga; posteriormente se prepara por retoque un plano de percusión y se levanta la lasca. Del núcleo así preparado se pueden obtener lascas de formas estandarizadas, bien redondeadas o bien apuntadas. La clave de la técnica Levallois permite que el artesano predetermine la forma de la lasca antes de sacarla del núcleo y seleccionar aquéllas más útiles en cada momento. Sin embargo, esta técnica es muy cara en materia prima, pues de un núcleo no se pueden obtener muchas lascas, normalmente de 3 a 8.



Técnica de obtención de láminas a partir de un nódulo oblongo (izquierda) que se descabeza por sucesivos levantamientos periféricos
 A, nódulo originario; B, pelado del derredor de la pieza (láminas o lascas corticales); C, regularización (con obtención de crestas); D y E, obtención sucesiva de láminas. Ref. I. BarandiaranPrehistoria: Paleolítico, en Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco, Historia General de Euskalerria

       Una optimización del método Levallois consiste en continuar la talla por levantamientos periféricos, repitiendo continuamente el proceso. Esta técnica es conocida como centrípeta o helicoidal, ya  que los impactos del percutor van desde los bordes hacia el centro del núcleo, generando lascas triangulares de formas muy semejantes, aunque de menor tamaño que la Levallois, por lo que suele ser utilizada en regiones donde las materias primas son escasas o de baja calidad. El paso final es la obtención de lascas alargadas conocidas como hojas.

       La técnica de obtención de hojas se descubre también durante el Paleolítico Inferior, aunque será durante el Paleolítico Superior cuando se extienda y se convierta en la base de una importante variabilidad de formas de instrumentos. La clave de la técnica de hojas es permitir que éstas se puedan obtener en gran número y que sus formas sean lo más homogéneas posibles. Mientras que las técnicas de lascas producen núcleos de formas redondeadas y más o menos globulares u otros discoides como los procedentes de la talla helicoidal, las técnicas de hojas producen núcleos piramidales o prismáticos, con largos negativos de las hojas extraídas.




Método Levallois. Las aristas presentan un cierto parecido con un caparazón de tortuga 




Una serie de imágenes que representan diferentes estilos de talla dentro del Método Levallois.  De Diogenes' Child – Los Hijos de Diógenes

***
Ligeras nociones del Sistema Lógico Analítico

      Se llama Base a toda materia existente en la naturaleza y que es susceptible de ser aprovechada por el ser humano. Para confeccionar herramientas, primero se  utilizan las materias primas que su entorno natural le facilitan al hombre: rocas que suelen utilizarse como percusores o yunques.

      Estos materiales reciben el nombre de Bases Naturales Antrópicas (BNa), por tener su origen en la actividad humana. Cuando son modificadas suelen perder peso y se conocen como Bases Negativas (BNe).

      BNe es toda materia que ha sufrido una trasformación por uso directo o participación en la secuencia de la talla. Presenta en sus superficies estigmas de haberse aplicado una fuerza, tales como pulidos, repicoteados cúpulas, fracturas etc.




El Sistema Lógico Analítico de R. Mora. Euskomedia.org

      Definimos como Base Positiva (BP) a los fragmentos de materia desprendidso en el proceso de talla. Cualquier masa de volumen desprendida por la acción del hombre al modificar la morfología primitiva, pasa a denominarse BP, las cuales, al ser  modificadas directamente para configurar objetos, pasaran a llamarse Bases Negativas de 1º Generación (BN1ºG) o para ser explotadas parta obtener nuevas herramientas, se llaman Bases Negativas de 1º Generación de Explotación (BN1ºGE), de las cuales podemos obtener un amplio repertorio de Bases Positivas (BP) o lascas de segunda generación.

     Las Bases Positivas a su vez pueden o no ser modificados para obtener nuevas morfologías concretas a las que llamaremos Bases Negativas de 2º Generación (BN2ºG).  En esta fase se produce la transformación de los soportes mediante el retoque, que permite modificar los bordes y adecuarlos al trabajo que se vaya a realizar.




Residuos de las tallas. BPI (Base Positiva Informe). BPF (Base Positiva Fracturada) El Sistema Lógico Analítico de R. Mora. Euskomedia.org

     Al final de la cadena está el uso del objeto para actividades diversas. Esta cadena operativa tiene la misma lógica que la del trabajo en serie de las factorías modernas y, por tanto, deberíamos reconocer que existe un nivel de complejidad estructural en nuestro sistema técnico desde la primera especie de nuestro género.



Imagen de X.P. Rodriguez y J. Rosell, Contribución al conocimiento del Paleolítico del Noreste de la Península Ibérica: el yacimiento de Nerets (Conca de Tremp, Catalunya). Laboratori d’Arqueología de la Universitat Rovira i Virgili. Tarragona

      Al final de toda esta cadena de trabajo, entre otras cosas, la mayoría de las veces se pretende obtener lascas, hojas, puntas…  todas ellas  producto de la talla intencional de una roca. 






No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...