jueves, 6 de septiembre de 2012

Dinosaurios de Hollywood 1920-1940

      La Gran Depresión y las guerras mundiales también dejaron herida a la Paleontología. Por ejemplo, los bombardeos destruyeron valiosas colecciones de fósiles de los museos. En la década de 1920 Roy Chapman Andrews viajó al desierto de Gobi, donde descubrió los primeros huevos de dinosaurio del mundo.


Roy Chapman Andrews



Tercera Expedición asiática de Roy Chapman Andrews.  Vehículos: turismo Dodge y camiones Fulton de una tonelada


1923 Fotografía original de huevos de dinosaurio encontrados por George Olsen en Flaming Cliffs. Foto: James Barnes Shackelford, fotógrafo de la expedición de Roy Chapman Andrews

      En estas fechas los científicos empiezan a familiarizarse con las dataciones radiométricas. Durante la década de los 40 se especuló sobre la extinción de los dinosaurios, saliendo a la luz la teoría de que la causa de su desaparición fue el sobrecalentamiento terrestre. 




      Barnum Brown, el coleccionista de fósiles más grande del mundo, se retiró después de sesenta años de búsqueda. También en esta época aparecen los primeros libros populares sobre dinosaurios, siendo el más conocidos El Libro de los Dinosaurios (1945) de Edwin Colbert, del Museo Americano de Historia Natural. Dos años más tarde Colbert realizó la excavación de una fosa común de Coelophysis en Nuevo México.


      El hombre había estado buscando durante los últimos años sistemas nuevos para la restauración de los dinosaurios, y entonces, gracias al cine, se aceleraron los progresos por el impacto cultural que supusieron las nuevas películas. Cuando Hollywood recreó el movimiento de los dinosaurios el espectador quedó fascinado. Definitivamente, estos monstruos estaban destinados para el espectáculo cinematográfico, recaudando grandes taquilladas. La adaptación de Sir Arthur Conan Doyle, El mundo perdido (1925), en una película muda,  ofreció al espectador el primer  movimiento convincente de los dinosaurios, obra de Willis O'Brien, de manera que la gente creía que realmente estaba viendo la forma de moverse de los dinosaurios.


      El sistema de maquetas en movimiento utilizado por O'Brien volvió en King Kong (1933), otro gran éxito de taquilla, excepto que ahora la gente no tan sólo podía ver todos los espasmos musculares del monstruo, sino que además podía oír sus rugidos terribles. La Consagración de la Primavera, secuencia de la película Fantasía (1940) de Walt Disney, recreó el mundo de los dinosaurios, sin seres humanos, mostrando su lucha por la existencia contra terribles depredadores y contra un clima cambiante. Seguramente la película no hubiese tenido el mismo efecto si se hubiese mostrado un desfile de dinosaurios en movimiento, o la lucha de los animales actuales, lo cual demostraba la fascinación de los humanos por esos seres desaparecidos.


King Kong (1933)


Fotograma de la película Fantasía de Walt Disney (1940), con la lucha entre Allosaurus y Stegosaurus. Imagen tomada de Disney Wiki.

      El Pabellón The Century of Progress de la Sinclair Oil Company en la Feria Mundial de Chicago de 1933-34 contó con los primeros dinosaurios robóticos en movimiento. Se dibujaron muchas tiras cómicas y libros de cómics con dinosaurios como protagonistas, disparando la imaginación de los jóvenes en todas partes, en una época en la que los juguetes de dinosaurios eran de madera, a excepción de algunos recuerdos de bronce  que se vendían como artículos de regalo de los museos.

      Entonces apareció un artista llamado Zdenek Burian, prolífico ilustrador de novelas de aventuras, el cual recreó de una forma que no tenía precedentes, la vida prehistórica. Sin embargo, permaneció desconocida durante casi una década, lo que facilitó que se hiciese más influyente la obra de Rudolph Zallinger, el cual completó un mural de dinosaurios que tuvo gran influencia sobre otros artistas durante las siguientes décadas.

10. Gerhard Heilmann (1859-1946)


Iguanodontes Compsognathus corriendo. De Archaeopteryx



Gerhard Heilmann (1859-1946)

      El artista danés Gerhard Heilmann, en El Origen de las Aves (1926), fue el primero en representar el movimiento de los dinosaurios bípedos como debe ser -con las colas sobre la tierra- y la marcha como si corriesen.


Iguanodontes de Gerhard Heilmann, 1928. De Archaeopteryx

      Creó las primeras representaciones artísticas del Archeopteryx, Proavis y otros parientes cercanos. Sus ideas sobre la evolución de las aves fueron escritas por primera vez en Dinamarca en el Tidsskrift Dansk Ornitologisk


Heilmann hizo una comparación exhaustiva del Archaeopteryx con otras aves y reptiles prehistóricos, y llegó a la conclusión de que los dinosaurios terópodos como Compsognathus eran los más similares a las aves. 



Ilustración de The Origin of Birds, London 1926. De Archaeopteryx

11.  Othenio Abel (1875-1946)


Othenio Abel (1875-1946)



      Othenio Abel (Viena, 1875 - Mondsee, 1946) fue un paleontólogo austríaco que junto con Louis Dollo, exploró el campo de la paleobiología al estudiar la vida y el entorno de los organismos fosilizados. Desde 1917 hasta 1934, se desempeñó como profesor universitario en Viena, después fue director del Instituto de Paleontología en la Universidad de Göttingen e hizo investigaciones en la caverna Drachenhöhle, ubicada en Mixnitz, Estiria. Abel era un artista paleobiólogo que desde 1928 copió muchos dibujos de Charles Knight.



Stegosaurio de Othenio Abel





Restauración de un Brachiosaurus de Abel

      Escribió Das Reich der Tiere (1939), un libro cargado de ilustraciones, de particular interés las de Franz Roubal, con el que colaboró Othenio Abel. El libro contiene restauraciones de las obras de Charles Knight y de las hermosas ilustraciones de mamíferos prehistóricos de Robert Bruce Horsfall.

      Othenio Abel puede haber estado relacionados los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (Debus y Debus, Paleoimagery. The Evolution of Dinosaur in Art), sin embargo, esta asociación puede haber sido necesaria para que Abel pudiera mantener su "posición prominente" durante la guerra.


      En el libro colaboraron paleortistas como Carl Wiman y E. Rungias-Fulda. También aparece un Paleoscincus extraordinariamente dibujado por Colbert; un Protoceratops de Roy Chapman Andrews, y una ilustración de un Baluchitherium de A.S. Romer. La mayoría de las ilustraciones contenidas en este libro son de Abel Desafortunadamente, la calidad de las ilustraciones de los otros artistas que figuran en este libro hace que la mayoría (pero no todos) de los trabajos de Abel parezcan los de un aficionado.  



Styracosaurus de Franz Roubal



Posible ilustración de Carl Wiman, aunque otros lo atribuyen a Othenio Abel 



Moschops is by E. Rungias-Fulda.



Una de las pinturas de C. R. Knigh contenidas en el libro de Abel

       En 1914, Abel descubrió la existencia de fósiles de elefantes enanos, en cuyos fósiles se inspiró el mito de los gigantes cíclopes, ya que la apertura del centro nasal se pensaba que correspondía a la cuenca del ojo del cíclope.

12. Charles Whitney Gilmore (1874-1945)


Stegosaurio moldeado por Gilmore

     Fue paleontólogo del Smithsonian que esculpió innumerables figuras de dinosaurios, aunque casi siempre la escala utilizada se basaba en la especulación, aunque no anduvo demasiado alejado de la realidad.



Gilmore con el vertebrado Diplodocus longus, ca. 1924



Escultura de un Allosaurus hecha por C. R. Knigh

      Charles Whitney Gilmore encontró dinosaurios en América del Norte y Mongolia, trabajando par el Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano donde fue preparador, luego conservador, asistente conservador, conservador y conservador a partir de 1923. Gilmore realizó más de quince expediciones para estudiar reptiles fósiles.

      Además de describir nuevos dinosaurios, Gilmore escribió varias monografías, incluyendo una monografía de 1914 de Stegosaurus, otra de 1920 de dinosaurios carnívoros, una revisión de 1936 de Apatosaurus, como también un estudio más enfocado en 1925 del Camarasaurus juvenil.

13.  Gerhard Ernest Untermann (1864-1956)


Gerhard Ernest Untermann (1864-1956)

      Gerhard Ernest Untermann era un alemán- americano marinero, autor socialista, traductor y editor de un periódico. Después se interesó por la geología, fue cazador de fósiles y artista especializado en paisajes, la flora y la fauna prehistórica. En sus últimos años fue director del antiguo zoo de Washington Park en Milwaukee.

      Estudió en la Universidad de Berlín los cursos de postgrado, pero más tarde dijo que esto sólo "me mostró la podredumbre de la élite intelectual de Alemania". Untermann fue el primer traductor estadounidense de El Capital de Karl Marx.




Mamut lanudo pintado por Gerhard Ernest Untermann




Dos postales del Museo de Historia Natural de Utah de una pintura de Gerhard Ernest Untermann. Foto por Sanborn. Década de 1940


Paisage de Gerhard Ernest Untermann

      Conocido por sus pinturas de la época de 1930, en la que representaba paisajes bucólicos y románticos, el alemán-estadounidense Ernest Untermann (1864-1957) pasó la mayor parte de su vida como marinero y aventurero, antes de pintar murales para el Dinosaur National Monument y el Museo Estatal Park de Utah sobre Historia Natural. Navegó durante 10 años a bordo de buques que navegaban por los Mares del Sur  en rutas comerciales. Se convirtió en un ciudadano de los EE.UU. en 1893.

14.  Rudolf Freund (1915-1969)

     Rudolf Freund fue un artista ilustrador de la fauna, cuyos dibujos aparecen en muchos libros y revistas de Time-Life. 



Archaeopteryx de Rudolf Freund

     Esta reconstrucción de Archaeopteryx fue incluida en el la serie de Lincoln Barnett del Life (1959), incluyendo Seymouria, Ichthyostega, y una ilustración particularmente entretenida de un australopiteco incordiando una manada de babuinos. 


Coral rojo, ilustración del libro Arrecifes de coral, ilustración de Rudolf Freund 1941 de Las maravillas del mar de Gladys Pratt Freund.



Rudolf Freund ilustración de "Las maravillas de la vida en la Tierra" 1960



Rudolf Freund illustration from "The Wonders of Life on Earth" 1960




Rudolf Freund illustration from "The Rainbow Book of Nature" 1957



Australopiteco atacando una manada de babuinos de Rudolf Freund


La caza de ballenas de 1940, litografía a color de Rudolph Freund

15.  Zdenek Burian (1905-1981)


Zdenek Burian (1905-1981)

       Zdeněk Michael František Burian fue un pintor e ilustrador checo. Es mejor conocido por sus trabajos de reconstrucción gráfica paleontológica, que realizó desde los 30s hasta los 70s. Elaboró más de 15.000 pinturas y dibujos, e ilustró más de 500 libros y 600 cubiertas de libros.






Devónico medio

     Fueron asesores científicos de Burian, primero Josef Augusta y más tarde Spinar Zdenek. Los modelos de stop motion en la película Journey to the Center of Time (1967) remake de The Time Travelers (1964), se basan en los dinosaurios Burian. Su influencia internacional ha sido inmensa, copiado incluso en Japón en libros de divulgación,  en los kits de modelos de juguete, comics, cine y televisión. La novela Life Before Man de la escritora canadiense Margaret Atwood se basa en su obra.


















Chasmosaurus

      La mayoría de sus cuadros fueron al óleo, principalmente en color pero también en blanco y negro, y pone especial atención a los detalles y a un inconfundible realismo, a la vez que mantiene una fuerte presencia y sentido del ambiente de las eras que representa.

     Debido a los errores anatómicos de los paleontólogos de su época, por ejemplo, representa al iguanodonte erguido, como bípedo, hoy se sabe que avanzaba como cuadrúpedo, aunque seguramente podía erguirse momentáneamente, pero no era su postura habitual. En sus primeras obras no tuvo acceso a los restos fósiles,  por lo técnicamente tenían algunas deficiencias respecto a las de Charles R. Knight, con un Tyrannosaurus y un Tarbosaurus, ambos con cabezas de tamaño insuficiente, o los terópodos con los labios de estilo cocodrilo; pero otras veces superando a Knight en la precisión, por ejemplo, en su Centrosaurus en posición vertical, con las extremidades anteriores en su sitio. Su sección transversal del cuello de Brachiosaurus en el agua (1941) sigue siendo una de sus obras más emblemáticas. Otras obras de calidad incluyen el Pteranodon en su hábitat terrestre.








      En Estados Unidos es considerado el segundo en influencia en este subgénero, luego de Charles R. Knight, pero en los países de habla hispana es el más conocido ilustrador de este tipo de trabajos editoriales.

      Entre otros objetos de sus cuadros, destacan principalmente dinosaurios, pero también incluyó peces, anfibios, otros reptiles, reptiles mamíferos, aves y mamíferos, incluidos hombres prehistóricos, y hasta insectos, plantas y paisajes.






     El artista checo Zdenek Burian procedía del campo de la ilustración profesional de novelas de aventuras, bellamente ejecutadas. Se convirtió en el segundo paleoartista más influyente del siglo 20 y el más prolífico hasta la fecha, con una producción de alrededor de 500 imágenes entre 1930-70.

      Sus escenas dramáticas de la vida silvestre durante el Cenozoico, así como sus recreaciones de los homínidos aún se sostienen hoy en día, así como cualquier pintura de Knight en la actualidad. 




      En sus cuadros podemos apreciar mamúts, dinosaurios, pterodáctilos, una infinita variedad de saurios prehistóricos, así como al hombre en distintos períodos de su evolución. El director de cine checo Karel Zeman utilizó los proyectos de Burian para su película Viaje a la prehistoria, considerada como precursora de Parque Jurásico.














16.  Willis O'Brien (1886-1962)


       Fue el primer hombre que recreó el movimiento, pionero de la animación stop-motion, y dio vida a los dinosaurios en la pantalla grande en películas como El Mundo Perdido (1925) y King Kong (1933), Mighty Joe Young (1949), por la que ganó el Oscar 1950 a los Mejores Efectos Visuales. Nunca nadie había visto a los monstruos de las películas de esta manera.  

       Willis O'Brien nació en Oakland, California, trabajando en diversos incluyendo peón, obrero, cazador de pieles, vaquero, y barman. Compitió en los rodeos y desarrolló su interés por los dinosaurios mientras trabajaba como guía para los paleontólogos en la zona de Crater Lake. Su principal talento natural fue el de dibujante, trabajando en la oficina de un arquitecto. Después fue boxeador profesional, trabajó para el ferrocarril como guardafrenos, fue escultor de mármol y ayudante del arquitecto jefe de la Feria Mundial de 1913 en San Francisco, donde parte de su obra fue exhibida.



Boceto para la película King Kong (1925)

      Durante este tiempo hizo modelos, incluyendo un dinosaurio y un hombre de las cavernas, a los que dio movimiento con la ayuda de un camarógrafo de un noticiero local. Herman Wobber vio estos 90 segundos de imágenes y lo contrató para la película imágenes El Dinosaurio y el eslabón perdido: una tragedia prehistórica (1915). Imágenes en La Caja de Pandora.



The Dinosaur and The Missing Link (1917)

     Thomas A. Edison quedó impresionado por la película y O'Brien fue contratado por la Compañía Edison para animar una serie de cortometrajes de tema prehistórico. Aquí realizó las películas The Puzzling Billboard (1917) y Nippy's Nightmare (1917), que fueron las primeras películas stop-motion en combinar actores en vivo con modelos de dinosaurios. Herbert M. Dawley lo contrató para producir los efectos de otra película de dinosaurios, El fantasma de Slumber Mountain (1918), con un presupuesto de 3.000$. La colaboración con  Dawley salió mal y se acortaron los efectos de animación, sin embargo, la película recaudó más de 100.000$ y Dawley utilizado el material cortado rodó una secuela Along the Moonbeam Trail (1920) y el documental Evolution (1923), con escaso éxito.




      La película, sin embargo, le ayudó a asegurar su posición en la película The Lost World (1925) de Harold H. Hoyt . En sus primeras películas, cortos O'Brien creó sus propios personajes de barro, aunque durante gran parte de su carrera utilizaría los modelos creados por los hermanos Richard y Marcel Delgado, con mucho más detalle,  hechos de goma -para la piel- y armazón de madera con articulaciones muy complicadas. Los modelos contenían una bolsa escondida dentro del esqueleto que podía ser inflada y desinflada para dar la ilusión de la respiración. Sir Arthur Conan Doyle, que apareció en el prólogo de la película,  basada en su novela del mismo nombre, al parecer mostró un rollo de animación de O'Brien a sus amigos, diciendo que eran imágenes de dinosaurios vivos, para tratar de convencerlos de que su historia se basa en hechos reales.



El valle de Gwangi (1969), donde también habitan los lagartos terribles

       O'Brien se casó con Hazel Collette Ruth en 1925 y tuvieron dos hijos juntos, pero el matrimonio fracasó y el animador se echó a la bebida, el juego y a relaciones extramaritales. La pareja se divorció en 1930 y los dos muchachos se quedaron con su madre, que había empezado a mostrar un comportamiento desequilibrado. En 1931 Hazel fue diagnosticada con cáncer y tuberculosis, mientras que sus hijos también contrajeron una tuberculosis que le produjo ceguera en un ojo, al mayor, dejando ciego al otro. Poco tiempo después, su ex-esposa Hazel Collette Ruth, disparó y mató a William y Willis, Jr. antes de dispararse a sí misma. El intento fallido de suicidio y al drenar el pulmón tuberculoso, en realidad le tendió la vida por un año más.



El mundo perdido (1925)

      Merian C. Cooper, de RKO Pictures, quedó impresionado por los efectos empleados durante el rodaje de Creation (1931), una película que trataba sobre hombres que encuentran animales prehistóricos en una isla, aunque decidió cancelar su rodaje por lo aburrida que resultaba debido a la falta de acción, y decidió contratarlo para su proyecto sobre un gorila gigante luchando contra los dragones de Komodo. O'Brien y los modelos de dinosaurios que había creado para el proyecto cancelado se pusieron a trabajar en lo que se convertiría en su película más famosa, King Kong (1933).



       El éxito de King Kong llevó al estudio a crear una secuela apresurada El Hijo de Kong (1933), que O'Brien describió como cursi, dejando el proyecto en manos de sus ayudantes y negándose a aparecer en los títulos de crédito. 




       En 1934 se casó con su segunda esposa Darlyne Prenett con el que permanecería hasta su muerte. O'Brien continuó trabajando con Merian C. Cooper en RKO en una serie de proyectos, incluyendo la épica Los últimos días de Pompeya (1935) y The Dancing Pirate (1936), que fue la primera producción en Technicolor de O'Brien. Sus proyectos fueron cancelados cuando Cooper  se re-enlistó como coronel de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. O'Brien hizo los efectos especiales de Ciudadano Kane (1941) de Orson Welles y la animación de los cortos Tulips Shall Grow (1942) de George Pal.




     La película Mighty Joe Young (1949), en el que O'Brien se acredita como creador técnico, ganó un premio de la Academia a los Mejores Efectos Visuales en 1950. Según dicen, Ray Harryhausen, que trabajaba junto a O'Brien en esta película, hizo la mayor parte de la animación.




      O'Brien trabajó con Harryhausen, por última vez, en la secuencia del dinosaurio del aclamado documental de naturaleza Irwin Allen, The Animal World (1956). Las ideas de O'Brien para Gwangi y El Valle de la niebla,  fueron utilizadas por Edward Nassour e Ismael Rodríguez en The Beast of Hollow Mountain (1956), pero no trabajó en los efectos de la película, que fueron los primeros en combinar stop-motion y live-action en una película de color. O'Brien también trabajó con Peterson en El Escorpión Negro (1957) y Behemoth, el monstruo marino (1959), pero los dos tuvieron posteriormente problemas para encontrar trabajo.





      Allen O'Brien fue contratado como técnico de efectos especiales en el remake de El mundo perdido (1960), pero tuvo muy poco trabajo, pues el productor optó por lagartos vivos en vez de la animación stop-motion de los dinosaurios. Una de las ideas de su historia de King Kong vs Frankenstein fue desarrollado por Ishiro Honda en King Kong vs Godzilla (1962), pero O'Brien tampoco estuvo, una vez más, involucrado en la producción. Poco antes de su muerte, él animó una breve escena en It's a Mad, Mad, Mad, Mad World (1963), con unos personajes que cuelgan de una escalera de incendios, pero murió antes de que la película fue puesto estrenada.




      O'Brien murió en Los Angeles. Le sobreviven su segunda esposa, Darlyne. En 1997, se le concedió a título póstumo el Premio Windsor McCay de ASIFA-Hollywood, el de la sección de los Estados Unidos de la International Animated Film Society (ASIFA, Association Internationale du film d'animation). El premio es en reconocimiento de las contribuciones de toda la vida al arte de la animación. La película El Valle de Gwangi (1969), completada por Harryhausen siete años después de la muerte de O'Brien, se basó en una idea que había pasado años tratando de llevar a la pantalla. O'Brien escribió el guion de una versión anterior de la historia que fue lanzado como La Bestia de la montaña Hollow (1956).



Paleoarte:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...