domingo, 2 de diciembre de 2012

La Matronit y la Cabala

      Los perseguidos por creencias religiosas a menudo han encontrado consuelo porque se han creído en posesión de la sabiduría o conocimiento esotérico. El misticismo simbólico judío se conoce como Cábala (Ampliar tema) surgió en la Edad Media en España y se convirtió en un movimiento popular del judaísmo a partir de 1492, año en que los judíos fueron expulsados de España. En aquella época la Matronit o matrona se había convertido en la manifestación más popular de la Shekhinah y, al igual que su álter ego –la Virgen María- obraba milagros y era adorada por su generosidad y gracia. Según la tradición, cuando Dios se retiró a un cielo inaccesible después de la destrucción del templo de Jerusalén, la Matronit permaneció en la tierra junto a sus hijos.


Sofia la martir con las Tres Hermanas. Icono ruso del siglo  XVI

      Según el Zohar, escrito por el judío español Moisés de León a finales del siglo XIII, la Matronit es el cuarto elemento del tetragrama de la Cábala, simbolizado por las cuatro letras del nombre de dios (YHVH):

Y=  Padre. La Sabiduría.
H = Madre. La Comprensión
V = Hijo. La Belleza
Y = Hija. La Monarquía.



El Sefer ha Zohar (Libro del Esplendor), de Moisés de León. Edt. Casa de Jacob

      El Sefer ha Zohar (Libro del Esplendor), suma de la Cábala judía y uno de los grandes libros místicos de la Humanidad, vio la luz en España a finales del siglo XIII. Su autoría se atribuye al rabino Moisés de León (1250-1305), docto cabalista, autor asimismo de otras obras místicas muy conocidas, hombre famoso en su tiempo en torno al cual se crearon muchas leyendas. Moisés de León atribuyó el libro al famoso místico judío del siglo II Simeón Ben Yojai, siguiendo la costumbre, tan común en la época, de atribuir las obras propias a un clásico de prestigio.

      Las fuentes del Zohar se encuentran en los fundamentos de la sabiduría judaica: diversos libros de la Biblia, el Libro de Enoch, los Apocalipsis, los Talmudim, los midrashim y otras obras, entre las que hay que contar otros dos grandes libros de especulación cabalística: el Sefer Yetsira y el Sefer Bahir.


      La Matronit tiene un carácter cuádruplo, lo que permite compararla con la gran diosa de Oriente Próximo en sus diversos aspectos. Es virginal y voluptuosa, maternal y destructiva. Es pura hasta que el suplicante despierta sus deseos y la convierte en una ramera para gratificarse. La Matronit recupera su castidad cuando él está ausente.



El cristianismo atribuyó los rasgos femeninos de la Shekhinah al Espíritu Santo. De hecho, la representación de la Santísima Trinidad como Padre, Hijo y Sofía permaneció en la iglesia en Urschalling en la Alta Baviera

      La siglas de Jahvéh eran las letras de la divina pareja o matrimonio divino, los dioses polares creadores. La religiosidad patriarcal inició una represión de la cultura de la Diosa hace treinta siglos. La Diosa ha sobrevivido oculta en el arte o en la poesía, disfrazada como virgen  negra, como una paloma, un cisne o una oca… Los trovadores de los siglos XII y XIII la llamaron “Señora”. El arte gótico le dedicó muchas catedrales: “Nuestra Señora” o “Notre Dame” camuflándola bajo la apariencia de la virgen cristiana. Oculta en la literatura la encontramos con apariencia de Santo Grial.




Sin embargo, cuando el Antiguo y Nuevo Testamento fueron traducidos al griego, el Espíritu Santo se describe con la palabra pneuma (literario 'aliento', es neutro). Más adelante,  el Espíritu Santo se presentó como un hombre (arriba) en el  famoso icono de la Trinidad de Andrei Rublev, donde las tres personas divinas son hombres jóvenes, o como una paloma.



Notre Dame Du Cap, Trois-Rivières, Québec, Canada


      - Los secretos del plan de la creación.

      
      Están en el Antiguo Testamento, concretamente en las letras hebreas y los números que son los receptáculos del poder divino. Lo más secreto de la Cábala es a la vez lo más oculto del Ocultismo. La Cábala cree que en las letras hebreas reside la clave para interpretar las Sagradas Escrituras, mediante unos métodos que se llaman Gntria o Gematria (sinónimo de la grammateia griega). Otro método de interpretación es la Temura (cambiar), consiste en permutar el orden de las letras de una palabra, invertirlo o crear nuevas palabras, para sacar a la luz muchos misterios. Un tercer método sería el Notariquon que consiste en tomar las iniciales de las palabras para formar otras.

       Por otra parte, según el Libro de Zohar, existen cuatro vías para conocer las Sagradas Escrituras: la primera, Psht o Pshat es el conocimiento superficial derivado de la lectura; le sigue el Rmz o Ramaz empleado por los estudiosos que cultivan el intelecto; la tercera es el Drsh o Darash denominada “ojo de la intuición” cuando el hombre se remonta por encima del razonamiento intelectual de la conciencia; la cuarta vía es el Sud o Sod, secreto, que enseñan los iniciados a sus discípulos predilectos. Estos métodos se corresponden con las tres etapas (plano físico, emocional y mental) que debe superar el iniciado para convertirse en Ser Puro (Tahar) o Maestro. El que ha superado las Cuatro Vías comprende que el secreto se oculta bajo las cuatro palabras: Pshat, Ramaz, Darash y Sud, con las primeras letras se forma la palabra paraíso que procede del persa پرديس pairidaeza, «cercado», que es un compuesto de pairi-, «alrededor» (del griego peri-) y -diz, «crear», «hacer». Fuentes tan antiguas como Jenofonte en su Anábasis (siglo IV a.C.) aluden al famoso jardín «paraíso» persa; así su significado original hace referencia a un jardín extenso y bien arreglado, que se presenta como un lugar bello y agradable, donde además de árboles y flores, se ven animales enjaulados o en libertad. La forma de la palabra que hoy significa «cielo» o «algo inmensamente placentero» procede del griego παράδεισος paradeisos (en latín paradisus), usado en la Septuaginta (La Biblia de los Setenta, LXX, también conocida como Septuaginta, o Alejandrina, es una traducción de la Biblia al griego. Su redacción se inició en el siglo III a.C. y se concluyó hacia el 150 a.C.) para aludir al Jardín del Edén.




Adamo ed Eva nel Paradios Terrestre, Wenzel Peter (1745-1829)

       El Paraíso o Nirvana es un estado de conciencia en la que el hombre se identifica con todas las cosas y se funde con todo lo que existe. Es a la vez dios y hombre; en adelante ya no necesita recibir más lecciones en la tierra y lo que quiere es enseñar las verdades ocultas al mundo materialista. Se dice que este hombre ha alcanzado la “conciencia cósmica”. Ahora no volverá a lamentar la falta de finalidad de la vida, el mundo le parecerá que va bien, sin pecado ni hombres malos, porque ha alcanzado el Gran Secreto que es la Gracia.

      -La teoría de las emanaciones

      La Cábala se plantea dos problemas fundamentales:

     1. ¿Es posible conciliar el espíritu con la materia?

      2. ¿Cómo ha podido crear el Ser Espiritual el mundo material, de dónde ha surgido la materia terrena?

          Las doctrinas de la Cábala no se pueden demostrar científicamente. Entonces parece que encontraron la solución creando a los mediadores, es decir, los ángeles, que son poderes divinos cristalizados en las letras del alfabeto. La divinidad llena y contiene todo el universo, pero en un estado pasivo, amorfo, eterno…Pero llega un momento en que el Espíritu desea hacerse activo y creador y lo consigue mediante diez emanaciones de su inteligencia  llamadas sephiroth. La última de las emanaciones es femenina, es una mujer divina, es la esposa de Dios llamada Reina Malkuth.



El azufre rojo sale de la tierra grasa

El Splendor Solis está considerado como el más bello tratado de alquimia jamás creado. Realizado en 1582, en él se exponen las claves de la cábala, la astrología y el simbolismo alquímico. Se trata de una recopilación ilustrada de tratados alquímicos anteriores.

      El hombre no puede conocer la esencia del Espíritu, porque es ilimitado e infinito, amorfo, inmóvil, inconsciente, puro… pero debe manifestarse al entendimiento humano y lo consigue mediante los mediadores o sephiroth de los que conocemos diez: Kether (Corona), Hookmach (Sabiduría) y Binah (Amor y Comprensión) que forman la Primera Tríada y se refieren al puro Ser; Chesed (Bondad), Geburah (Poder) y Tifereth (Belleza y Gloria) son las cualidades morales; Nesah (Victoria), Hod (Esplendor) y Yesad (Fundación) son el mundo de la naturaleza. Finalmente está la Reina Malkuth (Mando) que es el armonizador de los nueve principios activos y es el mediador entre los sephiroth y los demás eslabones de la existencia. Estos sephiroth son los instrumentos mediante los cuales el Espíritu ha creado el mundo.




Representación simbólica de la creación del hombre. Un hombre mayor con barba blanca sentado en el extremo norte de la copa del árbol (firmamento), un hombre con cuernos (el diablo) se sentó a su derecha donde está el sol, un hombre joven con barba se sentó a su derecha (donde las raíces de los árboles) y una mujer de mediana edad se sentó donde está la luna, completando un círculo. Se tomaron de las manos y se miraron, formándose una bola de luz en el centro, y esta fue la creación de un hombre.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...