martes, 9 de diciembre de 2014

Persona y alma

Persona y alma

      Regresemos al libro que nos ocupa sobre la Historia natural del alma. Puedes consultar la breve reseña de este libro realizada por el filósofo español Eugenio Trías, con el título "El alma que somos", en el suplemento cultural del diario ABC (09/08/2008, p. 13). Me parece afortunado su comentario sobre el valor de los libros como este y en alabar la afirmación que hace Laura Bossi asegurando que el único modo de atravesar la enmarañada selva de las ciencias actuales es la colaboración entre ciencia y humanidades. Yo mejor elegiría a los filósofos (amantes del saber por sí mismo) como los encargados de aclarar el tema. Las diferentes ramas del saber actual se reparten lo que queda de la Innominata, sus disjecta membra, dejando como resultado de sus explicaciones lagunas todavía mayores.



      La fragmentación de las disciplinas del saber y el hecho de que cada cual vaya por su camino, dificultan la comprensión de los fenómenos complejos. Los escolásticos negaban el alma a los animales, y cuando se la otorgaban, decían que se trataba de un alma inferior incapaz de alcanzar la inmortalidad. Sin embargo, etimológicamente la palabra animal procede de anima,  lo cual nos revela el parentesco imborrable del ser humano con el resto de los seres vivos y la irreductibilidad de lo vivo o lo animado a los diversos tipos de dualismo: filosófico (entre res cogitans y res extensa), teológico (entre espíritu y materia), jurídico (entre persona y cosa) y científico (entre cerebro y cuerpo).


Ilustración de Anthropogenie (1874) de Ernst Haeckel mostrando diferentes  etapas de crecimiento de embriones de peces (F), salamandra (A),  tortuga (T), pollo (H), cerdo (S), vaca (R), conejo (K) y humano (M). Fuente: Wikipedia


     “En los albores del tercer milenio, el alma ha sido olvidada. Los poetas y los artistas, en una curiosa sustitución, ya sólo se interesan por su doble, el cuerpo, el soma, que antaño significó el cuerpo “inanimado”, sin vida, el cadáver (en inglés, “corpse”). Los filósofos parecen pensar que se trata de un tema que ya es historia, apenas útil para las antologías. En cuanto a los psicoanalistas, ya no se atreven ni siquiera a nombrar el objeto de sus estudios. Incluso los teólogos parecen hoy molestos ante esta palabra, tal vez por miedo a ser tomados por dualistas anticuados, o por simple fatiga ante siglos de controversia”.
      Así se inicia un interesante y provocador ensayo, según palabras de Leandro Sequeiros,  Catedrático de Paleontología y Profesor de Filosofía en la Facultad de Teología de Granada, cuya reseña pueden leer aquí: tendencias21.



Haeckel, en su Decent de Man (1876) sitúa al hombre negro más cerca del mono.
     Los teólogos hoy, en lugar de “alma”, prefieren el término “persona” (máscara de teatro, personaje), cuyo significado teológico, opuesto a la naturaleza y relacionado con las hipóstasis (4) divinas, escapa al profano, más familiarizado con su significado jurídico, de origen estoico, de ciudadano responsable que desempeña un papel en la polis. El alma también está ausente de los escritos modernos y diccionarios de teología cristiana, según apuntaba Joseph Ratzinger en 1979, e incluso en la liturgia católica en torno a los muertos.


Máscaras griegas

      La autora reflexiona irónicamente sobre  la posibilidad de que el concepto de “alma” se haya “desgastado” a fuerza de significar demasiado, o por haberse quedado en una idea obsoleta. Afirma que el concepto de alma es algo difícil de captar, porque resume las tres preguntas fundamentales que se plantea el ser humano sobre la vida, la muerte y el conocimiento:

- Qué (hay) (Ontología/metafísica) o estudio del ente, de lo que hay.

- Cómo (conozco) (Gnoseología). Estudio del conocimiento o posibilidades de conocimiento

- Por qué / Para qué (Ética) o estudio de la moral o morales o de las posibilidades de una moral.

      Laura Bossi sostiene que el concepto de alma ayuda a explicar las eternas preguntas que se hace el hombre: ¿De dónde vengo? ¿Por qué he de morir? ¿Qué es lo que pasa en mi interior? ¿Cuál es mi lugar en este mundo poblado de tantas criaturas incomprensibles?


Virgen del Carmen rodeada de ángeles que rescatan a las almas del Purgatorio. Escultura barroca de Antonio Dupar, Beniaján (Murcia). Fuente: Web de Beniaján

      El alma sirve para explicar la muerte (la desaparición mágica, inaceptable caída en la nada o “creación al revés”) a las nuevas generaciones, pues tanto el amor como la muerte siempre son jóvenes y despiertan la misma extrañeza renovada en cada generación humana. Con este concepto se puede explicar a un niño la diferencia entre ser humano y un cadáver.

NOTAS


(4) Término equivalente de ser o sustancia, pero en tanto que realidad de la ontología. Puede traducirse como ‘ser de un modo verdadero’, ‘ser de un modo real’ o también ‘verdadera realidad’. En teología cristiana se emplea la palabra persona para referirse a la hipóstasis de la Santísima Trinidad, queriendo significar ‘sustancia individual o singular’, algo distinto de la naturaleza (physis) y la esencia (ousía). En particular, en el cristianismo ortodoxo, se proclama que la Santísima Trinidad son tres personas distintas e inconfundibles, pero, cada una de ellas, hipóstasis de una misma esencia inmaterial. La unión hipostática es un término técnico que designa la unión de las dos naturalezas, divina y humana, que en la teología cristiana se atribuye a la persona de Jesús.


Historia natural del alma
(Basada en la obra de L. Bossi)
·         Historia natural del alma
·         El eclipse del alma
·         Persona y alma
·         Persona o animal
·         Solos en el Universo
·         Encefalocentrismo del alma
·         ¿Muerte digna?
·         El Hombre Máquina
·         Almas y metamorfosis
·         Ànimes i metamorfosis
·         El Mite de Cupido i Psique
·         Cojeras y malformaciones
·         Cuerpos asimétricos
·         Quimeras modernas
·         Quimeres modernes
·         La metempsicosis
·         La metempsicosi
·         Batallas por la fertilidad
·         Chamanes
·         Xamans

·         La gran escala dels éssers
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...