Passa al contingut principal

Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: 2014

El alma como pájaro o mariposa

Una de las grandes paradojas que afecta a la humanidad ha sido la renuencia a considerar que los animales tuviesen alma. Sin embargo, los humanos no han encontrado mejor imagen para representarla que la figura frágil y palpitante de un animal alado, pájaro o mariposa.
    Ya hablamos del pájaro posado en un palo, junto al cuerpo tumbado del guerrero con cabeza de pájaro que hay en la cueva de Lascaux. Los egipcios también representaban el Ba, como un alma-pájaro, posada en el pecho del muerto. Estos pájaros con cabeza humana parecen estar despidiéndose del cadáver antes de lanzarse hacia un viaje hacia el más allá.

Papiro de Ani, o libro de los muertos
      También en el arte griego arcaico encontramos a Psique que se escapa por la boca o por la herida del moribundo en forma de pájaro o de figura humana, réplica miniaturizada del cuerpo del fallecido. Las almas no pueden hablar, pero al escaparse de los vivos emiten chillidos como los del murciélago y van revoloteando de aquí para…

Cuerpos asimétricos

De todo lo dicho se deduce que para los hombres las características de asimetría en el cuerpo humano contradicen el estereotipo universal que nos formamos sobre su forma. Según esta idea,  los miembros de nuestra especie se identifican con un cuerpo simétrico que, además, es propio de todos los seres vivos. Lo contrario indicaría una anomalía que, normalmente, se identifica con alguien que ha estado en el más allá, o lo que es lo mismo, con alguien que ha muerto y ha regresado con los vivos.


Quien ha estado en el más allá y ha regresado, lo hace presentando anomalías ambulatorias. Fotograma de la película de George Romero, La noche de los muertos vivientes
       Para ilustrar esta afirmación nos sirve un mito recogido en la isla de Ceram (archipiélago de las Molucas) sobre el origen del ser humano: “la piedra quería que los hombres tuvieran solamente un brazo, solamente una pierna, solamente un ojo, y fueran inmortales; el árbol de la banana, por su parte, que tuvieran dos brazo…