lunes, 13 de agosto de 2012

Dinosaurios y arte

Paleoarte


Duria Antiquior de Henry De la Beche, acuarela de 1830 que representa el jurásico de Dorset basándose en fósiles hallados por Mary Anning. Fue la primera representación pictórica de una escena del pasado remoto basada en evidencia fósil.

      El término Paleoarte fue acuñado por Mark Hallett para la expresión artística que representa temas relacionados a la paleontología. Estas pueden ser representaciones de restos fósiles o recreaciones de las criaturas vivas en sus ecosistemas. Desde 1999, la Sociedad de Paleontología de Vertebrados (SVP, por sus siglas en inglés) ha otorgado el Premio de Paleo Arte John J. Lanzendorf para los logros en este campo, ya que este arte es uno de los más importantes vehículos para comunicar descubrimientos y datos entre los paleontólogos. , y es crítico para la promulgación de la paleontología de vertebrados a través de las disciplinas y para establecer públicos". La SVP es también la sede de la ocasional de la "Exhibición de Afiches de PaleoArte" (Exhibit of PaleoArt Posters), una competición de afiches que son mostrados en la recepción de inauguración de los encuentros anuales de la SVP.

     El Museu da Lourinhã organiza anualmente el Concurso Internacional de Ilustraciones de Dinosaurios anual (Annual International Dinosaur Illustration Contest) para promover el arte de dinosaurios y de otros fósiles.




      La fotografía de fauna salvaje (ballenas, grandes felinos, elefantes, etc.) nos proporciona una interpretación natural de los animales. Pero cuando deseamos recrear un animal prehistórico, tenemos que acudir a la pintura, el dibujo o la escultura. Tenemos que confiar en las interpretaciones de varias mentes talentosas y las manos del artista capaz de recrear, montar y añadir músculo y carne a un animal extinguido. Esta es la tarea del Paleo Art, es arte basado en datos científicos, casi un trabajo forense, pero con una gran carga artística.

      Algunos piensan que los restos fósiles, antes del advenimiento de la ciencia moderna, pudieron disparar la imaginación de los hombres antiguos y crear las bestias de las mitologías: dragones, gigantes, monstruos. Las primeras descripciones científicas de reptiles prehistóricos datan de la década de 1830, pero los primeros dinosaurios no se describieron hasta la década de 1890.

     Nosotros haremos un inventario histórico de los principales paleoartistas, casi siempre por orden cronológico. Haremos una mención honorífica a aquellos que renovaron su disciplina, así como a los artistas más humildes que inspiraron a los grandes artistas responsables de la realización de los efectos especiales del cine. 

1. De 1830 a 1880

      Hasta la aparición en 1859 del Origen de las Especies de Charles Darwin, el mundo desconocía el concepto de la evolución biológica. Sin embargo, era evidente que los dinosaurios (“lagartos terribles” según el nombre dado por el anatomista inglés Richard Owen) existieron antes que el hombres, aunque muchos decían que sus restos pertenecían a dragones (el primero en decir esto fue Chang Qu en China c. 300 a.C).

      En 1830 las ciencias naturales todavía estaban en su infancia, pero ese mismo año, el geólogo inglés Charles Lyell acuño el término Paleontología. Debido a la influencia religiosa y a sus supersticiones, la ciudadanía no se refirió a los restos prehistóricos como pertenecientes a animales extintos, sino que preferían decir que fueron monstruos antediluvianos, criaturas que existían antes del Diluvio Universal.

      En 1861 fueron hallados los restos de un Archaeopteryx, pero nadie supo ver en ellos los restos de una forma de transición entre los dinosaurios y las aves, excepto el Thomas Huxley.

     En 1868 fue descubierto un fósil, recolectado por el Dr. Theophilus Turner, al oeste de Kansas. Edward Drinker Cope examinó los restos de un animal prehistórico al que denominó Elasmosaurus platyurus, sin embargo, a la hora de recrear su aspecto cometió un error: colocó la cabeza en el extremo equivocado. Cope no incluyó las aletas "posteriores" (realmente las frontales) en esta figura en parte debido a su errónea creencia que Elasmosaurus se propulsaba por medio de su "cola extremadamente larga” (el cuello). En defensa suya, debe mencionarse que por entonces él era experto en lagartos, animales de cuello corto y cola larga, y nunca había visto un plesiosaurio del tamaño de Elasmosaurus. Aunque la leyenda popular indica que fue Othniel Charles Marsh quien señaló el error, no existe evidencia fáctica de ese suceso. Sin embargo, este evento es frecuentemente citado como una de las causas de su larga y agria rivalidad, conocida como la Guerra de los Huesos.

      Sirva esta anécdota para ilustrar lo importante que es realizar una buena recreación de los restos hallados.

1. Henry de la Beche


     La famosa acuarela del geólogo Henry de la Beche, Duria Antiquior (1830),  considerada la primera obra de paleo arte. Si tienes la oportunidad de ver la imagen ampliada, te darás cuenta de algunas de las criaturas marinas están defecando. El excremento fosilizado fue descubierto en los depósitos donde los restos óseos fueron preservados.



Henry Thomas de la Beche. Biografía en Wikipedia

      En 1830, De la Beche publicó Sections and views, illustrative of geological phaenomena, una serie de dibujos para fomentar unas descripciones más precisas de la geología inglesa en las Transacciones de la Sociedad Geológica de Londres, al igual que en las Memorias de la Geological Survey, notablemente el Informe sobre Geología de Cornwall, Devon y West Somerset (1839). 

      Henry Thomas de la Beche fue un gran ilustrador, geólogo y paleontólogo, pero también se vio atrapado por las limitaciones propias del contexto ideológico, político, cultural y social de su época.  En su obra más conocida Duria Antiquior , De la Beche nos ilustra por un lado una naturaleza artificiosa, y por otro un conglomerado faunístico impropio lleno de lo que más apetecía a de principios del siglo XIX, dientes y sangre, de hecho no existe en esta obra ni un solo animal que devore a otro o no esté siendo devorado.



"Animal Life Readers" ilustración realizada por Harrison Weir muy similar a las de H.T De la Beche



Animaux perdus. Dictionnaire Pittoresque d’Histoire Naturelle et des Phenomenes de la Nature. F. E. Guerin, 1833. Sospechoso parecido con la obra de H.T De la Beche 

2. Archibald Willard (1836-1918)

      Pintor estadounidense nacido en Ohio, pintó  varias escenas de la guerra. Su obra más importante es  El Espíritu del '76 (anteriormente conocido como Yankee Doodle). Cabe destacar, que utilizó su padre como el modelo para el personaje central de la pintura.


Archibald Willard, El Espíritu del '76



Archibald Willard (1836-1918). Su faceta como paleo artista es casi desconocida

2. Frank Bond

    Cuando Stegosaurus fue descubierto por primera vez, en 1877, los expertos no estaban acostumbrados a la existencia de lagartos del tamaño de un elefante con el cerebro de un ave.  Es por eso que, en el siglo XIX, el famoso paleontólogo Othniel C. Marsh planteó la idea de que un segundo cerebro residía en la grupa del Stegosaurus, lo que presumiblemente ayudó a controlar la parte trasera de su cuerpo. Hoy en día, nadie cree que Stegosaurus (o cualquier otro dinosaurio) tenían dos cerebros, pero bien puede resultar que la cavidad en la cola de este estegosaurio se utiliza para almacenar la comida extra (en forma de glucógeno).



      Probablemente la primera representación de un dinosaurio cuadrúpedo. Esta imagen es una reconstrucción de Frank Bond tomada de una obra de Charles Gilmore en el Museo Nacional de Stegosaurus.  La primera descripción de un estegosaurio hecha por Othniel Charles Marsh en 1877 afirmaba que las placas serían una especie de escamas gigantes solapadas entre sí, como una especie de azulejos. De hecho, ahí es donde viene que el nombre de la criatura: Stegosaurus significa "lagarto con tejado".

3. John Martin  (1789–1854) 

      Recreó fantásticas escenas de la vida en los mares del Jurásico, cuyos fósiles fueron descubiertos en los acantilados de Lyme Regis. Un océano lleno de ictiosaurios y plesiosaurios que recreó frente a dragones míticos. Martín era en realidad un pintor con una visión apocalíptica: hoy es conocido por sus pinturas espeluznantes del fin del mundo, en los que hay nubes ardientes e innumerables cuervos que caen en el abismo. 



John Martin, Henry Warren, 1839.



Pterodáctilos de John Martin y reptiles marinos, ilustraciones del libro de Thomas Hawkins The book of the Great Sea Dragons (1840).



John Martin. Reptiles marinos, ilustraciones del libro de Thomas Hawkins The book of the Great Sea Dragons (1840).

      John Martin fue uno de los artistas ingleses más importantes de su época. Es conocido sobre todo por sus impresionantes y variados grabados. A él le debemos grabados del Antiguo y Nuevo Testamento, de impresionantes paisajes naturales, claramente influenciado por la corriente estética kantiana de lo sublime.




John Martin, Destrucción de Sodoma y Gomorra 1852

4. Edward Newman (1801-1876)

     Fue un entomólogo inglés, botánico y escritor, nacido en una familia de cuáqueros. Sus padres eran naturalistas entusiastas, y se fue enriqueciendo su interés en el mundo natural, ya en su escuela de Painswick. Deja la escuela a los dieciseis años para entrar en los negocios en Guildford, y se mudan a Deptford en 1826 para seguir con la confección de ropa.


Los pterosaurios de Newman (1843) son marsupiales de sangre caliente, el de arriba representa al Pterodactylus crassirostris y el de abajo el Pterodactylus brevirostris

      Aunque no es un especialista en pterosaurios (nadie en aquella época se podría llamar así) publicó un artículo en una revista en 1843. Observó los mechones de pelo de los pterosaurios, llegando a la conclusión lógica de que estos animales no tenían la piel desnuda como los reptiles. Las similitudes entre los murciélagos y los pterosaurios ya había sido señalado por el alemán Samuel Thomas von Soemmering, pero la principal autoridad en la anatomía de los vertebrados, Georges Cuvier, había desacreditado esa interpretación.

5. Benjamin Waterhouse Hawkins (1807-1894)

       Benjamin Waterhouse Hawkins nació en Bloomsbury, Londres, hijo de Thomas Hawkins, un artista, y Louisa Anne Waterhouse, la hija de una familia de plantaciones de Jamaica de aparentes simpatías católicas. A la edad de 20 años, comenzó a estudiar la historia natural y geología más tarde. Contribuyó con sus ilustraciones de Zoología del viaje del HMS Beagle. 



      En 1853 ya es un afamado escultor, al que le encargan la construcción a tamaño real de los reptiles prehistóricos para la Gran Exposición de Londres de 1851. Tres de las réplicas de los dinosaurios, el Iguanodon, Hylaeosaurus y Megalosaurus, tuvieron gran repercusión.

      En mayo de 1854, Hawkins entregó una serie de croquis en papel a la Sociedad de las Artes en el que describió los problemas conceptuales de la restauración de unas criatura de la cuales sólo se tenían evidencias fragmentaria, así como los problemas técnicos de lanzar una réplica que contiene, como él decía, 640 toneladas de piedra artificial. 



En el dibujo vemos que el dos Iguanodon a la izquierda, Hylaeosaurus en el centro, y en el Megalosaurus la derecha.



En el segundo dibujo vemos el Megalosaurus en la izquierda, mientras que la derecha muestra las formaciones de roca donde se obtuvo el primer dinosaurio: la oolita y las Lias. Los reptiles acuáticos incluyen el plesiosaurio y el ictiosaurio.




      Hawkins fue un escultor Inglés, famoso por crear los dinosaurios a tamaño natural del Crystal Palace Park en Londres, y el más reconocido por sus representaciones del Iguanodon y Megalosaurus (1850). El The Crystal Palace es  una enorme construcción erigida en Londres en 1851 para albergar la Gran Exposición. Originalmente se encontraba en Hyde Park, pero en 1854 fue trasladada a una zona del sur de Londres conocida como Upper Norwood, donde permaneció hasta su destrucción por un incendio en 1936.




Benjamin Waterhouse Hawkins montando un Hadrosaurus, el primer esqueleto montado de dinosaurio en el mundo

6. Ferdinand von Hochstetter (1829-1884)



Ferdinand Christian Ritter von Hochstetter fue un geólogo, y naturalista austríaco que llegó a presidir la Organización Geográfica de Viena.

      En 1852 se gradúa en Tubinga y parte en una gira por Alemania y Bélgica. Dos años después se embarca en la excursión de la fragata Novara por el mundo. En 1860 vuelve de Nueva Zelanda, donde pasó la mayor cantidad de tiempo, a Viena y adquiere doctorados en Mineralogía y Geología. En 1863 Viaja a Suiza e Italia, 1869 a Turquía, 1872 a Rusia y el Ural. Fue presidente de la "Organización Geográfica de Viena", intendente de historia natural del Hofmuseum y presidente de la "Comisión Académica de Ciencias de Viena".




      Ferdinand von Hochstetter pintó escenas de animales prehistóricos de Europa durante la década de 1850 a la de 1870, que fueron copiados de Hawkins.

      En próximas entregas veremos a los paleoartistas más notables e influyentes, como:




Laelaps saltando por Charles R. Knight, 1896. Una pintura del Laelaps (ahora conocido como Dryptosaurus). El Dryptosaurus fue un tiranosauroide basal relicto del este de Norteamérica.


       

Reconstrucción del esqueleto de Brontosaurus excelsus, ahora Apatosaurus, por Othniel Charles Marsh, 1896









Fauna del Mioceno por Jay Matternes, 1960



Velociraptor y Protoceratops trabados en un combate a muerte por Raúl Martín, 2003




Megalodon persiguiendo a dos ballenas Eobalaenoptera por Karen Carr





Fauna de la Edad del Hielo por Mauricio Antón, 2008



Reconstrucción de Anatosuchus por Todd Marshall, 2009

Imágenes obtenidas de



Visita Paleoartistry
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...