miércoles, 11 de marzo de 2015

Lorenz Oken

     Lorenz Oken, seguidor de la Naturphilosophie y amigo y discípulo de Schelling, aplicó prácticamente los mismos planteamientos a las ciencias naturales: “La filosofía de la naturaleza es la ciencia de la transformación eterna de Dios en el mundo”. Dios se realiza progresivamente en la historia del Cosmos. El tiempo se convierte en “el pensamiento activo de Dios”, una especie de noción de “tiempo creador” de Bergson.




     En su famoso y extraño Lehrbuch der Naturphilosophie (1809-1811), mezcla de teorías biológicas a menudo muy originales (destaca su anticipación de la teoría celular) y de generalizaciones de lo más audaces, Oken dibuja un vasto fresco del desarrollo de los animales.




       Los animales inferiores (Dermatozoa o invertebrados) que viven en el agua tienen como único sentido el tacto, cuyo órgano sensible son las entrañas; su vida espiritual se reduce, por así decirlo, aun “estado mesmeriano” (Equivalente a un estado hipnótico, por el nombre de Mesmer que elaboró una serie de teorías sobre la influencia de los campos magnéticos en la vida natural, así como sobre el magnetismo o hipnosis animal), un sueño hipnótico gracias al cual son capaces de encontrar alimentos sin ver.








      En la siguiente etapa de evolución, los animales sexuados están dotados de tres sistemas: órganos sexuales, órganos digestivos y órganos del gusto, a los que corresponde una vida espiritual rudimentaria que se caracteriza por el retraimiento, la voracidad y la voluptuosidad.





     En los insectos aparece por primera vez el instinto artístico, ya que están dotados de “extremidades hábiles”. Los insectos tienen pulmones, que es donde se aloja “la salud, vitalidad, nobleza, magnanimidad y heroísmo”. Según Oken, los insectos son los animales más valientes del planeta, pero también se cuentan entre los más astutos.








   Los peces (Glossozoa), por su lado, carecen de sentido artístico, son esencialmente un estómago, son graves, misteriosos y voraces. Poco a poco van surgiendo los demás sentidos. Los batracios son “animales de nariz”: tienen pulmones como los insectos, pero su astucia consiste en la trampa y en el ataque; tienen algo de peces, “no son más que héroes insaciables”. En los Rhinozoa, o reptiles, en la que la nariz se abre por primera vez en la boca e inhala aire.













     En los pájaros (Otozoa), réplicas de los insectos en una etapa superior, reaparece el sentido artístico, pus en ellos predomina el espíritu de los pulmones y de las extremidades. Además, los pájaros gozan de lenguaje y de entendimiento, por lo que tienen representaciones y tal vez incluso sueños. 








Los mamíferos (Ophthalmozoa) se caracterizan de forma muy marcada por el “alma del ojo”, lo que supone un incremento del conocimiento. Pero la autoconciencia sólo existe en el ser humano, que es la representación de Dios creada por Dios.









Historia natural del alma
(Basada en la obra de L. Bossi y la historia del pensamiento de Arthur O. Lovejoy)

1. ¿Que es el alma?


2. El alma en la Antigüedad


3. El alma de los animales


4. El racionalismo y el hombre máquina

5. El Idealismo


6. Transformismo: la escala en movimiento


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...