miércoles, 11 de marzo de 2015

La Naturphilosophie

      La Naturphilosophie o Filosofía de la Naturaleza fue una corriente de la tradición filosófica del idealismo alemán del siglo XIX ligada al Romanticismo. Inspirada en la Crítica del Juicio de Kant y en la obra de Fichte y Friedrich Schelling que fue su principal promotor. Frente al mecanicismo de la física clásica, la Naturphilosophie defendió una concepción orgánica de la ciencia en la que el sujeto juega un papel esencial, concibiéndose el mundo como una proyección del observador.


Acantilados blancos en Rügen. Caspar David Friedrich (1818)

     Todo este movimiento se puede englobar dentro del Romanticismo alemán o corriente del Sturm und Drang. Los temas más recurrentes son el finalismo, la búsqueda de fuerzas y relaciones morfológicas ocultas y el establecimiento de correspondencias entre los objetos naturales. La correspondencia entre el micro y el macrocosmos lleva a considerar la naturaleza como un "organismo global". Henrich Steffens (1773-1845) concibió la historia de la Tierra como si se tratase de un ser vivo compuesto de diferentes órganos.



Goethe en la campiña romana, Johann Heinrich Wilhelm Tischbein, 1787

      En esta línea tenemos el concepto de arquetipo vertebrado (1828) de  Carl Gustav Carus (1789–1869), esencial en el desarrollo de la teoría de la evolución: todas las partes sólidas de los animales son variaciones de un tipo general –la vértebra- que a su vez habría derivado de una forma esférica fundamental.

     La teoría más llamativa que perfiló la Naturphilosophie fue formulada muchos años después, en 1969, por el investigador británico James Lovelock , quien aseguró que la tierra es un ser vivo creador de su propio hábitat. A esta teoría la llamaron “Gaia”.

      Conforme a la segunda ley de la termodinámica un sistema cerrado tiende a la máxima entropía (tendencia natural de la pérdida del orden). Por lo tanto, en el caso del planeta Tierra, todas las posibles reacciones químicas de su atmósfera ya se habrían producido y mayoritariamente sólo debería quedar CO2.  Según la teoría de Gaia, el que al día de hoy la atmósfera la compongan un 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y apenas un 0,03% de dióxido de carbono se debe a que la vida, con su actividad y su reproducción, mantiene estas condiciones que la hacen habitable para muchas clases de vida.



Gea se comporta como un organismo vivo que mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, las cuales, secundariamente, son las causas de la vida en la superficie del planeta


     Por lo tanto, Gea se comporta como un organismo vivo que mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando indirectamente al entorno donde vivimos: la parte superficial del planeta. El planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio). 



Dos hombres contemplando la luna (1819-20) de Caspar David Friedrich

Historia natural del alma
(Basada en la obra de L. Bossi y la historia del pensamiento de Arthur O. Lovejoy)

1. ¿Que es el alma?


2. El alma en la Antigüedad


3. El alma de los animales


4. El racionalismo y el hombre máquina

5. El Idealismo


6. Transformismo: la escala en movimiento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...