domingo, 24 de marzo de 2013

El contubernio

¿Cuáles son los organismos y sociedades que forman parte del contubernio?

     "Hasta aquí hemos podido ver que forman parte de esta conspiración mundial, aparte de los ya mencionados comunistas, anarquistas, judíos, illuminati, plutócratas... hay grupos como los masones, la Iglesia Católica o grupos dentro de la iglesia como los Jesuitas, pero además hay que añadir los políticos, los gobiernos (algunos o todos), los Medios de comunicación, los ecologistas, las Naciones Unidas e incluso los extraterrestres, como afirma Alfredo Babler en OVNI: Conspiración Mundial (2007)". (Nuevo Orden Mundial, en Wikipedia)


     ¿Queda alguien que no forme parte del contubernio? Pues casi nadie, porque también forman parte familias como los Rothschilds, Rockefellers, Morgans, Kissingers y DuPont, así como las monarquías europeas y políticos de alto poder. Además participan organizaciones internacionales como los grandes bancos privados, los bancos centrales, el Banco Mundial, el FMI, la Unión Europea, las Naciones Unidas y la OTAN.

  

David Rockefeller y Jacob Rothschild

       Esto, al menos, es lo que predican el productivismo, la extrema derecha, los ultraconservadores católicos americanos y todo tipo de sectas cristianas, las cuales están convencidas de que todos los organismos internacionales están dirigidos por la masonería y su finalidad es crear un gobierno mundial. Según William F. Jasper, un miembro de la John Birch Society, todos los secretarios generales de las Naciones Unidas pertenecen a los socialistas o a los marxistas. Una teoría parecida la defiende John Coleman.

     En su trabajo Las sociedades abiertas y sus enemigos (1938–1943), Karl Popper usa el término «teoría conspirativa» para criticar las ideologías que conducen al fascismo, nazismo y comunismo. Popper argumenta que el totalitarismo estuvo fundado en «teorías conspirativas» que recurrían a complots imaginarios conducidos por escenarios paranoicos predicados en el tribalismo, o racismo.

     Karl Popper argumenta que la ciencia se escribe como un conjunto de hipótesis falsables; aquellas teorías y aseveraciones que no admiten ninguna posibilidad de ser declaradas falsas son consideradas metafísicas o no científicas. Las teorías conspirativas efectúan aserciones existenciales, alegando la existencia de alguna acción u objeto sin especificar el sitio o momento en el que puede observarse. La falta de observación del fenómeno es el resultado de buscar en el lugar equivocado (esto es, de haber sido engañado por la conspiración), lo cual hace imposible cualquier demostración de que la conspiración no existe.

¿Quiénes son los dirigentes de la conspiración?

      Para muchos son los Illuminati, una sociedad que agruparía los personajes más influyentes del mundo, los que participan en las reuniones anuales y secretas del Club Bilderberg, protegidos en todo momento por la CIA, el FBI, el M16 británico, el Mossad israelí o el extinto KGB. El presidente actual del grupo es Étienne De Avignon, político y hombre de negocios belga.


Étienne De Avignon

           El escritor canadiense de origen ruso, Daniel Estulin en La verdadera historia del Club Bilderberg trata de la conspiración de un grupo de hombres poderosos para asumir las riendas del mundo. La escritora española Cristina Martín Jiménez, autora del libro El Club Bilderberg, los amos del mundo, dice que: "Bilderberg es igual que Gran Hermano, el ojo que todo ve y controla. No actúan por dinero, ya tienen muchísimo; es por poder. El objetivo real es el poder absoluto, convertir a la gente en esclavos". El tele predicador protestante Pat Robertson en su libro New World Order (1991), afirma que tanto Wall Street como el Sistema de Reserva Federal, el Council of Foreign Relations, el Grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral organizan la conspiración a fin de ayudar al Anticristo. Según David Icke hay una élite mundial, un grupo de familias ligadas por estrechos lazos de sangre, como la familia real inglesa -la línea sanguínea de la cual se remonta a los reyes de Sumeria-, que no sería dea raza humana, sino una raza de humanoides reptiliana, a los que nombra como la "Fraternidad babilónica" o Annunaki, con lo que enlazamos con nuestras Les excentricitats de Zecharia Sitchin.


 

¿Cuáles son los planes de los conspiradores?

     Encontrar un consenso entre los investigadores es aún más difícil y confuso que en los anteriores apartados. Para algunos, los conspiradores pretenden instaurar el reino del anticristo, para otros, quieren almacenar  la energía que emanan los seres humanos, otros dicen que tienen una ambición sin límites; hay quien piensa que desean mantener a la gran mayoría sometidos como esclavos para que trabaje en provecho de los conspiradores... Sea lo que sea, para lograr su objetivo es imprescindible, primero, imponer un gobierno mundial.
     El llamado "proceso de globalización" iniciado a comienzos del siglo XX en todo el planeta, sería una de las múltiples facetas del establecimiento progresivo de este Nuevo Orden. Para conseguir ese nuevo orden los conspiradores buscan mantener al resto de la población, tanto en la ignorancia de la conspiración, como divididos entre sí, para lo cual fomentan disensiones y conflictos, cometen actos terroristas (como el 11-S) a fin de culpar a inocentes, consiguiendo la aprobación de medidas coercitivas y dictatoriales que restringen las libertades individuales.

Pruebas de la conspiración

     Los reveladores de la conspiración afirman que hay ciertos signos que prueban la existencia de esta conspiración. Por ejemplo, los extraños murales en el Aeropuerto Internacional de Denver y su siniestra arquitectura repleta de símbolos masones, mensajes apocalípticos codificados, gárgolas y geometría nazi. La mayoría de estos símbolos pertenecen a los Illuminati.

 

Placa del aeropuerto de Denver y pentagramas en los planes de Washington

      Otras pruebas serían los signos de la Francmasonería en edificios de la ciudad de Washington DC y los pentagramas en los planes de la ciudad. El símbolo Illuminati en el sello de los Estados Unidos con las palabras "Novus Ordo Seclorum" ("nuevo orden de los siglos"), es el lema Illuminati que fue impreso en los billetes de un dólar por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau (hijo) bajo demanda del entonces secretario de Agricultura y futuro vicepresidente de Estados Unidos, Henry A. Wallace. El logotipo del Information Awareness Office que fue creado por el Defense Advanced Research Projects Agency, tiene el mismo símbolo.

 

Reverso del sello de los Estados Unidos
Criticas

     Hay quien piensa -Carl J Jensen e Yvonne Hsieh Law Enforcement and the Millennialist Vision: A Behavioral Approach (1999)- que los creyentes en la conspiración mundial tienen una visión apocalíptica del mundo, que adoptan una visión simplista de la sociedad, y creen que el motor de la historia es la lucha entre el Bien y el Mal, fuerzas que nos conducirán a una confrontación final. Algunos, como Bakunin, los acusan de enfermos que absorben todos los temores difundidos en la sociedad, demostrando que tienen una visión paranoica del mundo. Otros piensan que son ya demasiadas las veces que se ha acusado a los políticos y a los grandes millonarios de querer apoderarse de todo lo que existe, que es una fábula pasada de moda. Para otros analistas, el nacionalismo imparable de Rusia y China haría inviable cualquier intento de crear un gobierno mundial.

     Escépticos como Chip Berlet (entre otros) argumentan que estas teorías favorecen los movimientos populistas de derecha, fervorosos defensores de su libertad individual y su independencia, la cual creen amenazada por todas estas confabulaciones del Estado y de los poderosos que van contra la iniciativa privada y pretenden imponer un colectivismo granjero, tratándonos como si fuéramos aves de corral. Este temor les impide prestar atención a los verdaderos crímenes de Estado.


 

Obama comunista y Chip Berlet

     Según informa Radio Nederland (Holanda) en Estados Unidos la llegada a la presidencia del afroamericano Barack Obama ha supuesto un florecimiento desmesurado de la extrema derecha, acompañado de un masivo aumento de las agrupaciones antigubernamentales y milicias promotoras de la supremacía blanca. Aunque las teorías de conspiración que inspiran a estos grupos puedan parecer exageradas, los organismos de control advierten que muchos de ellos están armados y representan un peligro, advirtió el principal grupo de defensa de derechos humanos en Estados Unidos, el Centro Sureño de Ayuda Legal a los Pobres (SPLC por su sigla en inglés), en su informe llamado ‘Furia en la derecha’ (Rage on the Right). Chip Berlet, del grupo de expertos PRA en Massachussetts, ha estado siguiendo durante 25 años la evolución de los movimientos derechistas, viendo cómo van en aumento los asesinatos de personas por grupos que creen en alguna forma de supremacía blanca o en una teoría de conspiración antisemita que guardan alguna relación con Barack Obama. Esta postura ha conducido a una serie de violentos incidentes, cuyo punto culminante fue el atentado con bomba al Edificio Federal de la ciudad de Oklahoma (1995), que causó la muerte a 168 personas.



El atentado de Oklahoma City fue un ataque terrorista explosivo perpetrado el miércoles 19 de abril de 1995 por Timothy McVeigh, que tuvo como blanco el edificio federal Alfred P. Murrah, ubicado en el centro de la ciudad estadounidense de Oklahoma

      El productivismo,  la extrema derecha, los populistas demagogos ya no aparecen como unos fanáticos católicos, personas “de bien”, sino como asesinos, como la misma gente que apoyó el holocausto judío. Personas paranoicas que viven un ambiente apocalíptico, convencidos de que Obama está por imponer la ley marcial, suspender la Constitución, y unir a Canadá y México con Estados Unidos para formar una Unión Norteamericana, similar a la Europea. Se afirma además que el Presidente trabaja para algunas élites secretas, ya sean banqueros, o banqueros judíos, incluso terroristas islámicos. Las teorías de conspiración varían, pero inmediatamente luego de que Obama asumiera la presidencia, las ventas de armas y municiones se dispararon de tal forma que las tiendas especializadas no daban abasto.

    Estos grupos tienen gran influencia en Internet, donde infunden toda clase de bulos que la gente ignorante se suele creer, como por ejemplo, la teoría en circulación en una web “patriota” que acusa a la administración de Obama de estar construyendo campos de concentración para los blancos, absurda teoría a la que dio alas la conservadora cadena televisiva Fox News.  


la conservadora cadena televisiva Fox News viene dando alas a demasiadas absurdas teorías  sobre la conspiración.

     Las teorías de la conspiración llevan a la población a la desesperanza ya adoptar modos de pensar confusos. John Foster "Chip Berlet" en Right woos Left: populistas Party, La Rouchian and other neo-fascista Overtures to progresivas, and why they must be Rejected (1999) dice:

      "(Estos) Movimientos populistas de derecha pueden causar grave daño a una sociedad, porque ellos a menudo popularizan la xenofobia, el autoritarismo, suelen culpar o demonizar a las víctimas y son adeptos de las teorías del conspiracionismo. Ellos pueden empujar a políticos moderados a adoptar esos temas a fin de atraer a los votantes, legitimando actos de discriminación (o incluso violencia) y abriendo la puerta para que grupos derechistas revolucionarios, como el fascismo, puedan reclutar (gente) desde movimientos populistas reformistas".

       Temores similares han sido expresados ​​por investigadores del FBI, quienes opinan que ante la intransigencia de estos grupos populistas de derecha, los agentes encargados de aplicar las leyes deben dirigirse a ellos con la máxima precaución, ya que estos fanáticos pueden sentirse altamente oprimidos ante la presencia de un representante del gobierno o creer que el agente de la autoridad está usando medidas agresivas contra su libertad, respondiendo con el asesinato de los agentes ante una simple denuncia de tráfico . Las creencias en los complots pueden llevar a estos individuos y grupos de derechas a practicar una resistencia patriótica en la que se incluya el asesinato selectivo e, incluso, el magnicidio y los actos terroristas en defensa de la supremacía blanca.


¿Idiotas morales o estúpidos congénitos? Un mal que ataca a muchas familias americanas

     Estas organizaciones extremistas pueden acabar transformándose en grupos paramilitares. Estos temores se han acrecentado con la divulgación de Los Diarios de Turner (1978), novela escrita por William Luther Pierce (líder de la organización supremacista blanca Alianza Nacional) bajo el seudónimo de "Andrew Macdonald". La novela promueve abiertamente la revuelta contra el gobierno de EE.UU. y una guerra racial con la intención de eliminar "todas las razas no blancas" (incluidas las hispanas) en todo el mundo, dejando sólo los arios. Esa novela ha sido asociada a diversos hechos violentos, el más notable es el atentado de Oklahoma City en 1995, perpetrado por el grupo ario La Orden.

Archivo: Order.png

Grupo ario americano La Orden
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...