miércoles, 27 de febrero de 2013

Un mapa muy "curioso" de 1854

     En català
    Aunque no lo tengo claro del todo, me parece que el mapa del que nos vamos a ocupar se hizo popular, por primera vez,  en un foro de coches (Foro de coches), utilizado para defender cuestiones como el nacionalismo catalán. El mapa político de España divide el territorio en grupos diferentes, según la clasificación siguiente:
  • La España "Uniforme" (donde caben gallegos, gaditanos o manchegos)
  • La España "Incorporada o Asimilada" (Cataluña, País Valenciano, las Islas Baleares y Aragón)
  • La España "Foral" (Navarra y País Vasco)
  • La España "Colonial" (Cuba, Puerto Rico, Filipinas, las Canarias, Ceuta, Melilla,...)
      Parece que el geógrafo esté haciendo referencias a evidentes diferencias entre los territorios españoles, donde existen 34 provincias iguales y uniformes en todos los ramos: económicos, judiciales, militares y civiles, incluidas las islas Canarias.

     Por otro lado, existe una España colonial, cuatro provincias forales con leyes diferentes y una España “Incorporada o Asimilada”, con algunas leyes y puntos del derecho privado diferentes, así como el modo de contribuir a los gastos comunes.



      Francisco Jorge Torres Villegas, Cartografía hispano-científica ó sea los mapas españoles en que se representa bajo sus diferentes fases. Imprenta de don José María Alonso, 1852 (1ª ed.) y 1857 (2ª ed.).

      A los imperialistas españoles, a los españolistas y a los personajes de la derecha, en general, no les hace demasiada gracia el mapa. Algunos han tratado de decir que es un mapa falso. Incluso un participante del Foro de coches que lo difundió se atrevió a escribir lo siguiente, todo un ejemplo de ignorancia y analfabetismo, además de aviesas intenciones españolistas:

      “… hay un famoso mapa que pulula en todo tipo de foros, blogs y webs independentistas catalanes desde hace un tiempo. Se trata de un supuesto mapa auténtico de 1854, muy toscamente dibujado en el que aparece "España incorporada o asimilada" al hablar de los territorios de la antigua colonia (sic o no) de Aragón: dicho mapa es único en su género y desde luego no tiene ni la más mínima verosimilitud histórica. A pesar de ello son docenas los centros escolares que lo utilizan como "prueba" de la "opresión" a la que España (el resto se entiende) somete a Cataluña" (Ostiense).



Para ampliar: pincha en el mapa.

      Magnifica la respuesta de Piscolabis Librorum que aprovecha la supina ignorancia del mantenedor del  foro automovilístico para desacreditarlo, al tiempo que nos da una lección de amor a los libros.

    A un experto forero de coches no se le puede pedir que también sea un experto en mapas históricos, pero, al menos, se le puede exigir que no sea tan atrevido de opinar sobre lo que ignora. Podemos concluir que un mapa puede sufrir una fuerte manipulación política cuando se descontextualiza de su origen, en este caso, la obra en dos volúmenes impresos en folios (29,5 x 21 cm.) del Licenciado Francisco Jorge Torres Villegas titulada Cartografía hispano-científica o sea los mapas españoles, en que se representa a España bajo todas sus diferentes fasesimpresa a Madrid el 1852.



Mapa de Correos. Fuente: Piscolabis Librorum

     Sigue diciendo Galderich que cómo el libro no fue impreso en Cataluña, al menos, le quita cualquier connotación de tipo precatalanista o de “renaixença” histórica catalana.

     A continuación se ocupa del Licenciado Francisco Jorge Torres Villegas, un autor muy desconocido, del que averigua que es autor de una especie de compendio de todo lo que un sacerdote de pueblo tenía que saber de Historia Sagrada, historia de la Iglesia y el cristianismo, derecho canónico, disciplina eclesiástica, oratoria y elocuencia, una recopilación de posibles sermones titulada Repertorio de párrocos (1850).




      El mapa que nos ocupa forma parte de un compendio de lo que era la cartografía española de mediados del s. XIX. Dentro de este contexto podemos entender su significado. El autor pretende hacernos una radiografía de todos los aspectos geográficos, desde los físicos a los eclesiásticos, en 25 mapas litografiados y pintados a mano, debajo de los cuales incluye un comentario monográfico, de manera que nos hagamos una idea de la metamorfosis que ha sufrido el territorio español. 



Mapa político de España. Fuente: Piscolabis Librorum

      Los mapas comienzan con la primitiva y originaria población antediluviana y de la postdiluviana que en las diversas partes de la tierra hicieron los hijos de Noé, de las irrupciones de los bárbaros, de la tierra de Canaán, de los Concilios, mapa militar de la península y de las posesiones adyacentes y ultramarinas, de la medicina... Estos mapas no siempre siguen una distribución lógica y muchas veces están mezclados sin un guion prefijado, como capítulos independientes y sin continuidad. Los mapas constituyen una fuente de información imprescindible para los estudiosos de esta época.

      En su texto de presentación, el mapa del que nos ocupamos dice: “Mapa político de España en que se presenta la división territorial con la clasificación política de Todas las Provincias de la Monarquía, según el régimen especial Dominante en ellas”.

     A continuación, como ya hemos visto, se ocupa de la España uniforme o puramente constitucional, de la España foral, la España incorporada o asimilada. (“Comprende las once Provincias de la corona de Aragón, todavía diferentes en el modo de contribuir y En algunos puntos del Derecho Privado”) y la España colonial, que comprende las posesiones de África, las de América y las de Oceanía. Las Islas Canarias son consideradas como parte del reino con Todas las Ventajas de las provincias península y no como colonia.



Mapa de la medicina. Fuente: Piscolabis Librorum

      Las divisiones naturales o físico-geográficas de la monarquía española se reducía a tres clases: Península, adyacencias (islas baleares y Canarias) y Ultramar (Cuba, Filipinas ...), siendo las divisiones políticas las siguientes: España uniforme o puramente constitucional, España incorporada o asimilada, España foral y España colonial.

     La España incorporada o asimilada nos la describe diciendo que bajo esta denominación se comprenden las once provincias de la corona de Aragón, todavía diferentes en el modo de contribuir y en algunos puntos del Derecho Privado. Así, por ejemplo, de Valencia dice que:

     “Conservó sus cortes y fueros hasta Felipe V, que se los abolió por ser adictos los valencianos a su competidor el archiduque; pero contribuye aun por el método particular del catastro y equivalente. Mantienen los naturales su dialecto propio, hijo del lemosín, aunque adulterado por muchas palabras castellanas”.

     Lemosín es la nomenclatura utilizada por el “noucentisme” para referirse al catalán.

     Del estudio de los libros se deduce que la España de mediados del s. XIX todavía tenía un galimatías de monedas, de pesos, medidas... y que las leyes del derecho civil impuestas por los Decretos de Nueva Planta no acabaron de anular las antiguas leyes aragonesas, catalanas y valencianas.


Mapa de la Civilización Española. Fuente: Piscolabis Librorum

     Por este motivo, y también por las formas de presión fiscal que sufrían estos reinos, el Licenciado D. Francisco Jorge Torres Villegas creyó que no todos los españoles estaban sometidos a un mismo sistema político y para ello los diferenció gráficamente. De forma racional y sin perjuicios, el autor plasma la división de los españoles de manera gráfica y  sintética en un mapa. 


Mapa de las religiones. Fuente: Piscolabis Librorum

    Esta dicotomía entre la España constitucional, foral y la asimilada -en temas de impuestos- terminó durante el Sexenio democrático (1868-1874) cuando las reformas fiscales, monetarias y de medidas unificaron el país. Así, lentamente, pero sin descanso, se fue imponiendo la ideología liberal y surgió su Estado unificador,  que consideraba que todo el mundo debe ser igual ante la ley prescindiendo de la idiosincrasia de cada territorio. 


Mapa eclesiástico. Fuente: Fuente: Piscolabis Librorum


martes, 26 de febrero de 2013

Mighty Samson!

      Sansón el Poderoso. El héroe libra una batalla por la supervivencia en las sombrías tierras del Ártico. La gente de América duerme tranquila mientras las fuerzas del mal amenazan la plácida vida del pueblo americano. Maniqueísmo a raudales.


     Sansón parece un mendigo que se defiende con un garrote y, a garrotazos, mata monstruos terribles. Algo de mágico debe haber en esas historietas, pues necesitan mucha credulidad por parte de sus lectores e indulgencia para justificar tan increíbles desbarajustes.

     Allá por el 1966, con la Guerra Fría, las personas rendían más y se mantenían más calladas y conformistas si se les proporcionaba sus dosis de terror diario: catástrofes nucleares, invasiones de comunistas, ovnis y alienígenas… Eso era el mal, lo peor, a su lado la explotación capitalista no era nada. Cada americano se creía libre para trabajar o no hacerlo.

    Plantas salvajes, mutaciones monstruosas, buitres humanos, tiranizaban el antiguo Broadway. Las plantas son surrealistas, como surgidas de la mente de Dalí, corren blandiendo sus brazos terminadas en pinzas de cangrejos.  Ahora se vivía en libertad, claro que comiendo productos de baja calidad, alimentos hipercalóricos para proporcionar energía barata a la explotada mano de obra.  Eran gordos y estaban cansados de trabajar, pero se creían libres… libres para morirse sumergidos en su miseria, en su escasa cultura y en su mundillo americano, que se creía el centro del Universo.





      Hombres y mutantes musculosos ponen fin al terror que ha sembrado en la copa de los árboles un gorila asesino. Sansón se emplea a fondo con su garrote, mientras la gente contempla al héroe que se juega su vida para protegerlos.  





     Después de respirar el aire contaminado, se han formado unas extrañas criaturas verdes que parecen ranas humanas o sapos asustados, que suben de las profundidades para amenazar la existencia de los humanos. Pero no hay nada que temer. Nuestro apolíneo héroe aparece atrapando por el pescuezo a los renacuajos,  montado al lomo de una ave malcarada. 





    En la batalla naval de N'Yark Bay, Sansón se enfrenta a una terrible bestia marina, horrorosa, pues te puede matar de risa. Una especie de gallina verde con colmillos a los que el so bestia de Sansón torpedea a mano, lanzando misiles como si lanzase bellotas para los cerdos. 




      Sansón y sus amigos están asediados por las plantas asesinas. El héroe parece que viene de la peluquería y se ha hecho las “puntas”, porque fuerza, fuerza… como la de antes, parece que no tiene. Allí está la pobre chica metida entre dos hojas con púas y Sansón no tiene fuerzas suficientes para separarlas. 



El rey Neptuno, un sireno, comprueba escondido detrás de unas plantas acuáticas, cómo se cumple la orden de matar a Sansón.  En primer plano contemplamos el ataque de un Gyojin, un pescado con casco de vikingo y aletas ventrales de tiburón. 




    Una batalla extraña y furiosa, estalla en los cielos de N'Yark.  A lomos de un ciervo hinchable, como si fuese Don Quijote, lanza en ristre… o palo de sombrilla, Sansón ataca a un murciélago con cuerpo de águila y piel de oso.




Bueno! Son innumerables las extrañas aventuras que le ocurren a Sansón. Una joven pareja a punto de ser sacrificado, a su vez, se torna en contra de su salvador que tiene que matar a un topo rojo. La Reina Terra tiende una trampa monstruosa a Sansón.
  
      Por todos lados se multiplican los enemigos de Sansón, ahora una asociación de jefes tribales lanzan a Sansón contra los peligros que emanan en El Gran Diluvio de N'Yark. Inesperadamente nuestro héroe en atrapado por la pierna por un bogavante gigante, con el que se podría hacer arroz para un Regimiento.




 

     Sansón sostiene una cruenta batalla contra un monstruo enloquecido por el hambre, el cual ha llegado a la tierra atraído por el olor de la comida. Nuestro titán  le atiza con un buzón de correo a los morros del monstruo. Dragones que lanzan fuego siembran el terror en las ruinas sofocantes de Radio City. El ataque de los invasores con alas es repelido por Sansón, que parece tener los dos ojos. Los colores del arco iris decorando las alas de los invasores azules me recuerdan una parada gay. 









      Da igual cómo se enfrente Sansón y quienes sean sus enemigos, porque lo interesante en estas portadas es la sabia utilización de los colores planos, de los rojos, amarillos, verdes y azules magistralmente combinados con sus complementarios, con lo que se consigue atraer la mirada y la imaginación del aficionado.











    Mighty Samson! (Sansón el Poderoso) fue una serie de Gold Key Comics. Como hemos dicho, forma parte del gusto por lo apocalíptico que se refleja en otros títulos como  Kamandi , Caballeros Atómicos o similares… En sus aventuras, Sansón tiene que enfrentarse contra todo tipo de monstruos que llegan a los alrededores de Nueva York, ahora conocido como "N'Yark", en una Tierra devastada por una guerra nuclear.

      Sansón duró 32 números entre 1964 y 1982. El primer número se publicó en julio de 1964. Nuestro héroe fue creado por el escritor Otto Binder y el artista Frank Thorne. El artista Jack Sparling se hizo cargo de la obra de arte a partir del n º 8 y, conjuntamente con Binder, dibujaron hasta el número 20. En los nuevos temas que comienzan con # 23, el arte iba a cargo de Jose Delbo  y, más tarde,  de Jack Abel.





     Sansón era un aventurero errante, un bárbaro, un mutante aparente, debido a su tamaño y fuerza. En el primer número pierde un ojo a manos de un “liobear” (león-oso), a quien mata y con cuya  piel se construye un traje. Nuestro héroe no tiene parientes conocidos y aparece como un solitario aventurero que pelea en la región de N’Yark, donde la selva va recuperando terreno sobre las ruinas de los rascacielos. La radiación ha generado mutantes, tanto entre las bestias como entre los hombres. Sansón era él mismo un ser mutante, de los pocos cuya mutación es relativamente benigna -era increíblemente grande y fuerte-, de ahí el nombre. Pero él utilizó su fuerza sólo para el bien, después de haberle prometido a su madre, en su lecho de muerte, que ayudaría a la humanidad.





     Los personajes de Sansón fueron creados por el escritor Otto Binder (más recordado por el Capitán Marvel, pero también es conocido por rarezas como Space Cabby and Fatman the Human Flying Saucer Watch) y el artista Frank Thorne (Red Sonja, Ghita de Alizarr). La mayoría de las cubiertas fueron pintadas por Morris Gollub, que había hecho docenas de portadas para Dell y Gold Key. Los que no fueron pintados por Gollub lo fueron  por George Wilson.



Al primer neandertal lo confundieron con un jinete cosaco que murió frunciendo el ceño

     Un artículo publicado en Paleorama en Red se titulaba Al primer neandertal lo confundieron con un jinete que murió frunciendo el ceño. Llamativo título. Lo leí y pensé en la gran imaginación que tenía el científico que cometió el error. Después, he comprobado que muchos son los que siguen por el mismo camino.



Rudolf Virchow 


Primera reconstrucción del Hombre de Neandertal (1888) por Hermann Schaaffhausen

      Así vemos científicos que dicen que los neandertales se extinguieron al ser devorados por los sapiens; otros no lo aceptan y dicen que se extinguieron por culpa de una erupción volcánica; otros que se murieron de frio: unos, porque dicen que hacía mucho frío, y otros, porque no sabían coser bien las costuras de sus abrigos. Los hay que aseguran que se murieron de hambre… Algunos dicen que los humanos y los neandertales convivieron en Europa, otros lo niegan. Bueno, tal vez en esto consista el método científico.



Garganta del río en el valle del Neander (Düsseldorf), vista situándose en el sur-este del valle, en la piedra del Cuervo ( Rabenstein der ), enfrente vemos la gruta Feldgofer ( der Kleinen Feldhofer Grotte ). Fuente: Pensamientos bajo la luna (en ruso Мысли под Луной)


      En 1856 se encontraron en la gruta Feldhofer (Valle del rio Neander) unos huesos que fueron atribuidos al oso de las cavernas, hasta que el naturalista Johann Carl Fuhlrott aseguró que pertenecían a un hombre primitivo del periodo Diluvial o Cuaternario. Esta hipótesis la certifico el anatomista Hermann Schaaffhausen y, más tarde, el anatomista Rudolf Virchow dijo que el espécimen correspondía al cadáver de un hombre afectado de raquitismo, dolencia que le provocó las deformaciones óseas.




Johann Carl Fuhlrott y Hermann Schaaffhausen



El hombre de Neanderthal en un Cómic de Frank Frazetta (1928–2010), vía Amautacuna de Historia.

     La cosa, desde el punto de vista científico, marchaba bien hasta que inspeccionó los huesos el anatomista Franz Josef Karl Mayer. El investigador consideraba que la robustez y curvatura de los huesos de las piernas, se debían a un jinete (no europeo) de un regimiento de cosacos del general ruso Tchernitchev que fue herido gravemente en un brazo durante una escaramuza, persiguiendo los restos de las tropas napoleónicas en 1814. El soldado de raza mongoloide, se metió en la cueva de Feldhofer para morir, pero tardó varios días sufriendo tan fuertes dolores que se le deformaron los rebordes óseos de las cuencas de los ojos de tanto fruncir el ceño.

domingo, 24 de febrero de 2013

Los neandertales preferían los trabajos domésticos


      Del estudio electromiográfico (técnica para la evaluación y registro de la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos) de la asimetría ósea de los neandertales, se concluye que estos hombres tenían hábitos más domésticos que cinegéticos.



       El estudio ha sido publicado en la revista PLos One ("Neandertal Humeri May Reflect Adaptation to Scraping Tasks, but Not Spear Thrusting" , julio 2012) y el responsable es el Dr. Colin Shaw, del grupo de investigación PAVE y el Instituto McDonald para la Investigación Arqueológica en el la Universidad de Cambridge. Aseguran que el neandertal dedicaba menos tiempo a la dura vida de la caza y prefería realizar tediosas tareas domésticas, como raspar pieles.

     El estudio realiza una comparación entre los huesos del esqueleto neandertal y de otros primates de la época, comprobando que los neandertales tenían significativamente el brazo derecho súper desarrollado. En algunos casos llegan a tener la extremidad superior derecha un 50% más robusta que el brazo izquierdo. Algunos antropólogos han sugerido el uso continuado de las lanzas en la caza mayor para explicar esta diferencia, pero Colin Shaw dice que la disimetría ósea se produjo por las horas que pasaban raspando pieles. 



Abrigos neandertales. Dibujo: Noticias de Prehistoria

      La asimetría de los brazos de los neandertales es sólo comparable a la de algunos deportistas como pudieran ser los tenistas. Se utilizaron voluntarios para medir el impacto, en hombres diestros, de un continuo raspado, y el de  una lanza que se usa en la caza cuerpo a cuerpo.



      El impacto en el brazo se midió con electromiografía, en la cual se mide el potencial eléctrico generado por los músculos durante la actividad. Los músculos analizados fueron los del  hombro y el pecho, pues son los que  actúan como motores principales del húmero.

     Descubrieron que en la prueba de empuje con la lanza la actividad muscular del brazo izquierdo fue superior al derecho, debido a que la mano izquierda es el punto de  más cercano en el contacto cuando la lanza impacta en el objetivo. Por el contrario las tareas de raspado con una mano, son las que han demostrado mayor carga sobre el húmero. Esto sugiere que el raspado de pieles fue una actividad que les llevó más tiempo que la caza.



Hombres con pieles. Fotografía:  Arqueólogos

     Basándonos en comparaciones de los estudios etnográficos de las comunidades de Etiopía, Columbia Británica y Alaska, se deduce que el proceso de preparación de las pieles de animales es una tarea muy laboriosa, incluso personas con experiencia necesitan unas ocho horas para raspar una sola piel. En los estudios etnográficos, por ejemplo, las mujeres más que los hombres son los que principalmente preparan las pieles de animales. Pero por el contrario no hay restos femeninos suficientes de neandertales para corroborar el estudio.
     En la entrada Los neandertales se extinguieron por ser malos costureros expusimos la teoría del investigador australiano Ian Gilligan, publicada en la revista World Archaeology, en la que aseguraba que cuando los neandertales desarrollaron herramientas de costura adecuadas, fue muy tarde y el frío les alcanzó de lleno. Esto nos lleva a preguntarnos si resultan tan difíciles de preparar y coser las pieles. 


La ropa de los esquimales. Fuente: Mi grimorio escolar
El curtido de pieles
       Este costoso trabajo se efectúa sumergiendo la piel en una solución acuosa con taninos,  procedentes, por ejemplo de las cortezas de encina, del sauce, la cáscara de la granada, del membrillo, el endrino, la corteza de pino, la corteza de algunas acacias (especialmente el quebracho), incluso excrementos de paloma (palomina) o de perro (canina).
      La piel se limpia con lascas de sílex para eliminar los trozos de carne y pellejo, y sal para secar y eliminar grasas y agua, y a continuación se puede usar directamente como hacen algunos grupos del ártico, que elaboran pantalones con pieles de foca cruda y casi sin tratamiento previo (ellos mismos la van curtiendo con su propio sudor, que al fin y al cabo es una -solución salina corporal-) o se pueden usar curtidas.
     Muchas personas denominan curtido al proceso mecánico de raspado y sobado (lascas, cuerdas, dientes, etc). Eso no es curtido. El curtido es un proceso químico. El único sistema que conocemos para transformar la piel cruda en un material imputrescible, es el proceso tradicional realizado con tiras de piel de vaca conocido como “cuero sobao”, que consiste en retorcer la piel colocando, además, un  peso en el extremo, o estirarla con el sistema de estaqueado. 


Salado, encalado y desencalado. Fuente: Como Hacer
      Los hallazgos de piel (curtida o no) no son muy abundantes en los yacimientos prehistóricos. Los primeros hallazgos se remontan al zapato de cuero de Vayotz Dzorl en Armenia de 5.500 años; el “hombre de hielo” descubierto en un glacial de Ötzi (Museo italiano de Bolzano). Otros hallazgos corresponden a una funda de cuero (oveja) para una daga, hallada en Alemania (Wiepenkathen cerca de Stade, Hannover), o la referencia de Hald (1980: 56, no 31) sobre un poncho de cuero en Dinamarca.

Zapato de cuero de Vayotz Dzorl en Armenia de 5.500 años



     Las ropas de Ötzi, incluyendo una capa, un chaleco y zapatos tejidos de cuero, eran muy sofisticadas. Los zapatos diseñados para caminar a través de la nieve se componen de una parte interior compuesta de hierba y una red de corteza de árbol que servía para mantener en su sitio al heno (una especie de calcetín) como material de aislamiento; y una parte exterior de piel de venado. Ambas partes -la hierba malla y el cuero superior- se sujetan a una suela de forma ovalada hecha de piel de oso por medio de correas de cuero. Los zapatos se sujetaban por el empeine con un cordón de cuero que se cruzaba diagonalmente a través de la suela, lo que además, daba mayor agarre. Son unos zapatos muy cálidos, sin embargo, no son adecuados para caminar lloviendo, pues se empapan de agua.


Zapatos del “hombre de hielo”. Fuente: Iceman



Daga con su funda de cuero que fue hallada  en Wiepenkathen (Baja Sajonia) Fuente: Den Store Danske

      Otro hallazgo de piel relevante corresponde a la momia denominada “Mujer de Elling, descubierta en Silkeborg (Dinamarca) con una antigüedad de unos 2.300 años. LLevaba una capa de piel de becerro muy bien cosida (con reparaciones) y sus piernas estaban envueltas con piel de ternero sujeta con tendones de vaca (una especie de polainas). Su larga cabellera le llegaba hasta la cintura.


Mujer de Elling. Fuente: bloganavazquez

      Los estudios en traceología (huellas microscópicas en los filos de las piedras) nos informan del raspado de piel desde hace al menos 800.000 años (Homo antecessor en Atapuerca). En Sungir (cerca de Moscú), se encontró un yacimiento espectacular con varios enterramientos en los que se hacía indiscutible el uso de vestidos por parte de los cromañones. Miles de cuentas y botones de marfil se encontraron sobre los esqueletos (además de ocre), cuentas que debieron coserse sobre algún tipo de vestimenta, incluidos gorros y pantalones, seguramente de piel.
     Sabemos que los Inuit y otros grupos culturales afines, como los Yupik (península de Chukotka, en Siberia; en la isla San Lorenzo de Alaska; delta del Yukón, la cuenca del Kuskokwim, las islas Nunivak y Nelson y, al sur, en la península de Kenai, la isla Kodiak y el Prince William Sound) elaboraron impermeables usando los intestinos de foca magistralmente cosidos con pelo de tendón y agujas finísimas (ejemplos en el Museo de Altamira y en el Etnográfico de Madrid, en Atocha). Agujas como las usadas por los esquimales se han hallado en yacimientos de paleolítico superior. En Isturitz apareció una aguja finísima en el interior de un cilindro de hueso de ave (con tapa), algo sorprendente que nos indica la existencia y conocimiento de la técnica del cosido en esta época de la prehistoria.


Impermeable de intestinos de foca. Fuente: Ceres

       Recientes estudios sobre tafonomía de las articulaciones del pie de algunos homínidos (Eric Trinkauss), indican que en china ya existía algún tipo de calzado hacia el 40.000, aunque se desconoce si fueron de piel o de otro material. Hasta ahora las sandalias más antiguas son de material vegetal con una antigüedad de unos 10.000 años, usadas por nativos americanos de Oregon en Fort rock, y de unos 8000 años los de Arnold Research Cave (Missouri) o los hallazgos neolíticos (más recientes) de Albuñol, Granada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...