martes, 19 de febrero de 2013

Amor entre neandertales y sapiens

      El estudio del genoma de personas actuales demuestra que neandertales y sapiens tuvieron descendientes fértiles. Fruto de aquellas cópulas todos los humanos modernos llevan entre un 1% y un 4% de ADN neandertal, a excepción de los africanos subsaharianos.



     Sin embargo, los que realizaron el estudio publicado en PLoS ONE (octubre 2012) aseguran que los sapiens y neandertales a penas se cruzaron. Hemos visto que se encontraban feos entre ellos, llegando  a ver con recelo una posible relación “interracial”, la cual sería objeto de vergüenza e incluso de exilio de la tribu (Sexo entre neandertales y sapiens). 

      Armando Neves, de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil) y  Mauricio Serva, de la Universidad de Aquila (Italia), con unas complicadas ecuaciones, han calculado que sólo se emparejaron unos 10.000 neandertales y sapiens, lo cual es muy poco durante todo el abismo de 130.000 años que coexistieron juntos.



Texto del estudio procedente de PLoS ONE (octubre 2012)

      Si te gustan las estadísticas, te diré que solían emparejarse cada 1500 años, aproximadamente. Esto se deduce por la escasa aportación de ADN neandertal entre los humanos, que oscila del 1% al 4%. Afirman que cada 77 generaciones se formaba una pareja de ambas especies. 




      Si se toma un tiempo de convivencia de 130.000 años, los individuos que se habrían cruzado serían 11.207, explica el investigador. A su vez, el valor de 10.000 individuos de ambas especies corresponde a un tiempo de convivencia de 116.000 años.

      Otro trabajo similar hizo lo mismo con resultados diferentes: los cruces ocurrieron en Europa y Asia Central, muy lejos de Oriente Medio, que es donde afirman los del estudio anterior que se produjeron los contactos. Ambos trabajos, sin embargo, coinciden en que los cruces eran rarezas, excepciones a la regla de dos grandes especies con territorio propio que coincidían muy pocas veces.

Dónde y cuándo se amaron los sapiens y neandertales.




      Los científicos aceptan que las dos especies se relacionaron sexualmente después del estudio publicado por Svante Pääbo el año 2010. Esto explica por qué todos los Homo sapiens del planeta, con la excepción de los africanos, poseemos en nuestro ADN la huella neandertal.

     Los investigadores del primer estudio afirman que durante 130.000 años convivieron neandertales y sapiens en Oriente Medio, un dato que se basa en algunos datos arqueológicos que no son concluyentes. Las estadísticas también son compatibles con el lugar de los cruces, que habrían sucedido en Oriente Medio, según el estudio original de 2010 que destapó la hibridación.

      Una investigación publicada en la revista PLoS Genetics asegura que los encuentros “amorosos” se produjeron cuando los humanos modernos emigraron fuera de África, por eso los africanos no tienen genes neandertales. Sin embargo, otra investigación contempla otro escenario en África, donde se mantuvieron separadas durante cientos de miles de años poblaciones ancestrales de neandertales y otras de ancestros de los humanos modernos, hasta que llegó el momento en que aquellos más relacionados con los neandertales salieron de África posteriormente.

       Los científicos midieron la longitud de fragmentos de ADN en los genomas de sapiens y neandertales, resultando que son similares.  Dado que la recombinación entre los cromosomas cuando los óvulos y los espermatozoides se forman reduce el tamaño de las piezas de este tipo en cada generación, las piezas relacionadas con el Neandertal serán menores cuanto más tiempo haya pasado en los genomas de las personas actuales. Así se puede calcular que humanos y neandertales intercambiaron genes entre 37.000 y 86.000 años atrás, mucho después de que los humanos modernos aparecieran fuera de África, pero potencialmente antes de que comenzaran a propagarse a través de Eurasia.

Los norteafricanos muestran huellas de hibridación con los neandertales




Porcentaje de ascendencia neandertal por población. / CSIC

      Sin embargo, una nueva investigación publicada en Plos One (vía elcorreo.com) asegura que las poblaciones del norte de África (desde Egipto hasta el Sáhara Occidental) muestran en sus genes la huella de hibridación con los neandertales. Hasta ahora se pensaba que esta señal de mezcla entre esta especie desaparecida hace entre 30.000 y 24.000 años y el Homo sapiens podía hallarse sólo en humanos no africanos.

     Los investigadores han aislado aquellas poblaciones con un sustrato local más antiguo, anterior a hace 40.000 años, y han constatado que estas son precisamente las que tienen más señales de cruce con los neandertales. Los resultados indican que los únicos humanos modernos sin rastro genético de los neandertales son las poblaciones africanas situadas al sur del Sáhara, según Carles Lalueza‐Fox, que trabaja en el Instituto de Biología Evolutiva, un centro mixto del CSIC y la Universidad Pompeu Fabra. El estudio confirma que el encuentro entre los antepasados de la especie humana y los neandertales tuvo lugar en Oriente Próximo hace entre 40.000 y 80.000 años y no en Europa y Asia Central, muy lejos de Oriente Medio.

     El trabajo sugiere, por tanto, que las poblaciones norteafricanas son el resultado de una migración de vuelta a África, tras el contacto de los humanos modernos con los neandertales en Oriente Próximo. Estos resultados no significan que hubiera neandertales en el continente africano, ya que las evidencias del registro fósil norteafricano muestran poblaciones arcaicas, pero sin rasgos neandertales, aclara Lalueza‐Fox.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...