domingo, 17 de agosto de 2014

El conflicto palestino de 2014

Operación Margen Protector
  
     Es uno de los conflictos que más avergonzaran a la humanidad en el futuro y, sin embargo, los gobiernos “democráticos” occidentales mantienen una actitud vergonzosa, porque son cómplices de lo que está ocurriendo en Gaza y tratan de mirar a otra parte. La historia, espero, no los perdonará.

      Sin el apoyo de EE UU, Israel no podría seguir con sus bárbaras prácticas, sus masacres y sus violaciones de los derechos humanos que ahora presenciamos en Gaza y Cisjordania, afirmaba el pacifista Edward W. Said. El pacifismo, al estilo Mahatma Gandhi, es defendido por muchas personas que piensan que la táctica de Hamás de responder con la violencia a los judíos es equivocada y solo puede traer dolor al pueblo Palestino, a la vez que presta justificación  los ataques “defensivos” judíos. Es una sinrazón enfrentarse con armamento deficiente -poco más que cohetes con cañas- de fabricación casera, al armamento más sofisticado del mundo actual.




 El resultado del último enfrentamiento, a poco más de un mes del inicio de la masacre israelí, es la casi eliminación de los palestinos de acorde con lo planificado en la Naqbah que se inició en 1947.

     La Operación Margen Protector se desencadenó el 8 de julio de 2014, cuando se movilizaron 40 mil reservistas sionistas para invadir la franja de Gaza. Las órdenes de Netanyahu son claras: aniquilar –sin pausa ni tregua- al mayor número de palestinos. Se inicia el bombardeo indiscriminado en playas, escuelas, hospitales. Cada día mueren más niños y civiles palestinos.



     El 10 de julio las moscas ya empiezan a revolotear sobre los cadáveres, la sangre de las calles y de las casas. Siempre destrozadas por los misiles sionistas, que ya llevan más de un centenar de palestinos asesinados (40).

    Los supuestos pacificadores, Kerry y Obama, demuestran su escasa talla moral y se destapan como siervos del sionismo internacional.

    El sábado por la noche (12 de julio) las bombas y el fuego arrasan la zona. 22 palestinos son asesinados de golpe, en un bombardeo lleno de crueldad y agresividad en el barrio de Tuffah. El domingo por la mañana, con lágrimas en la voz, rabia en el corazón, y miedo a morir en la psique, buscan los restos de sus familiares entre los escombros de cemento, sangre, e incomprensión por tanto dolor (41). 



Destrucción del barrio de Tuffah

      Los judíos lanzan octavillas y amenazas sobre la población, al estilo mafioso, con el mensaje de “Estáis avisados. Las muertes se acercan a los dos centenares, 34 de ellas son niños. El sionista Avigdor Liebermann (Ministro de Asuntos Exteriores) pide que se realice un ataque terrestre inmediato para matar mayor número de palestinos.



Avigdor Liebermann pide que se realice un ataque terrestre inmediato para matar mayor número de palestinos


     Mientras, prosiguen los bombardeos (15 de julio) que producen 213 muertos, 39 de los cuales son niños, y 1.500 heridos. Los palestinos son conminados a que abandonen de inmediato sus casas. Las bomba siguen cayendo.

    Finalmente se inicia el anunciado ataque terrestre (17 de julio) que deja a 300.000 gazatíes sin agua. Los bombardeos preceden a la invasión terrestre de Beit Lahia y Beit Hanún, con la matanza de sus ciudadanos ante la indiferencia del mundo. Obama, mientras tanto, ofrece su respaldo y sus dólares para que no falle la invasión terrestre y la masacre de palestinos.



Niños asesinados en Beit Lahia


Matanza de  Beit Hanoun

     Diez días después del ataque israelí sobre gaza, los muertos civiles palestinos son 330, de ellos 50 niños. El día 20 de julio se bombardea a la población durante 12 horas seguidas, mientras jóvenes soldados israelís, entrenados en el odio, cumplen su misión de matar palestinos que les garantizará sus “status” de riquezas en la sociedad sionista.

     Trece días de conflicto y 500 muertos y más de 100 niños asesinados. Se ataca al hospital de Al-Aqsah. Israel sigue quedando impune.


Ataque israelí en Rafah (2014)

      Los palestinos, aterrorizados, intentan huir, pero no saben a dónde dirigirse, porque los judíos han cerrado la frontera de Rafah, al sur, y las fronteras con Israel han quedado hermética y militarmente cercadas. Sólo queda huir al mar. Obama sigue preocupado, pero financia las metrallas que se hunden en los pechos de los niños palestinos (42).

     El 24 de julio Israel lleva a cabo una matanza en una escuela palestina que forma parte de la ONU. Escuela, que como todas las de Gaza, se ha convertido en refugio para los palestinos que huyen de las bombas. Refugio improvisado. Lugar que parecía seguro. Pero 16 palestinos fueron asesinados en la escuela de la ONU Beit Hanina, más de 200 heridos.

      El 26 de julio se decretan 12 horas de alto el fuego. Se comprueba como los barrios de Shiyaiya, al este de Gaza, y Beit Ham están en ruinas.


Barrio de Shiyaiya, al este de Gaza.


Palestinos huyendo de los bombardeos de Beit Ham

      Llega el final del ramadán y las familias palestinas lo celebran con el fesij, plato preparado con pescado del mediterráneo: lubina, dorada… El barrio de Beit Lahiya sigue siendo bombardeado. No hay tiempo de celebraciones, sólo de huir, si se puede. El 28 de julio, la fiesta del Eid al Fitr (Fin del ayuno) se viste de amargura por la muerte 1050 palestinos desde el inicio del ataque sionista bautizado como el Margen Protector. Más de 200 son niños y niñas asesinados. La escalada cruel e infernal se recrudece sin pausa, sin piedad.


Avión israelí F-16

     Esa noche es la más cruel de la contienda: “Bombas lanzadas por F-16, fuego de artillería, cañones, misiles a través de drones… Fue como un terremoto. El objetivo eran los civiles y las infraestructuras; pretenden aniquilar Gaza, en lo que es terrorismo puro; con un F-16 atacaron un parque infantil, de lo que resultaron diez niños destrozados mientras celebraban el Eid-Del-Fitr. Y saben perfectamente que atacan a niños (han matado a más de 300) en un parque infantil, aunque digan que es un error; como han atacado a niños en la playa o han bombardeado al menos cuatro hospitales y el colegio de la ONU (donde se refugió gente tras abandonar sus casas”, afirma Tamer Hamdan, palestino de Gaza residente en València que participa en la Fundación Comité de Apoyo al Pueblo Palestino.

      El 29 de julio Israel ataca la planta de electricidad de Gaza, provocando un incendio y dejando herido el ya de por sí frágil sistema de suministro eléctrico de Gaza. La luz se apaga en los ojos y en las casas de Gaza. Esta noche acaba con 100 palestinos asesinados. Israel dice que el objetivo es «neutralizar los túneles» que utilizan las milicias de Hamas para obtener los cohetes que lanza en tierras israelíes causando sólo daños materiales.


La única planta de electricidad de Gaza destruida por Israel

       Al día siguiente se castiga de nuevo el barrio de Shiyaiya y el campo de refugiados de Yabaliadonde un ataque israelí contra la escuela ha matado a 16 personas. Entre los muertos había un bebé, y varios niños, así como dos trabajadores de la UNRWA (Agencia para la ayuda de los refugiados palestinos desde 1948).


Escombros en la escuela de la ONU en Yabalia atacada el 30-07-14 por un bombardeo israelí. (afp)

      Tras 23 días de muerte y dolor en Gaza Israel prepara 16.000 reservistas más para proseguir con su ataque y crueldad. Mientras tanto, EE UU y Europa sancionan a Rusia sobre el sector financiero e industrial de manera inmediata por su implicación en el conflicto de Ucrania. Pero Israel continúa asesinando de manera impune, cometiendo crímenes contra la humanidad, sin ser sancionado de ninguna manera.

     Los países árabes miran hacia otra lado. Egipto, en manos del militar Abdulfattah Al-Sisi que derrocó a los Hermanos Musulmanes en un golpe de estado, ayuda a los judíos. Los egipcios dejaron de apoyar a los palestinos en la época de Hosni Mubarak, quien no sólo tenía cerrada la frontera de Gaza (a los palestinos) sino que le vendía el gas a los israelíes a un precio inferior al de mercado.

     El presidente Morsi, elegido democráticamente, abrió dicha frontera y restableció las relaciones con el gobierno de Gaza. La primera declaración que hizo el golpista general Al-Sissi al llegar al poder fue la de acusar de traición a Morsi… por su diálogo con Hamas. Inmediatamente volvió a cerrar la frontera de Rafah para complacer así a sus protectores del Pentágono. Al-Sissi y la casta se saqueadores que representa han llevado a Egipto a la degradación moral de la cultura y de los productos intelectuales y estéticos egipcios (43).


Abdulfattah Al-Sisi que derrocó a los Hermanos Musulmanes en un golpe de estado, ayuda a los judíos.

      Según Joseph Massad, la matanza de palestinos que está cometiendo Israel actualmente, resultó ser el plan B de los enemigos de Palestina, puesto que el plan A consistía en la  invasión egipcia por tierra de Gaza y la destrucción de los túneles que sirven de cuerda de salvamento a Gaza, llevadas a cabo por el general Sisi, con la aparente intención de volver a instalar a Muhammad Dahlan como caudillo de Gaza (44) y librarse de Hamás y de la resistencia palestina.


Un soldado judío en un túnel de Hamás

***

      Así pues, como hemos visto, la destrucción del pueblo palestino tuvo sus puntos álgidos durante el conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009, denominado Operación Plomo Fundido, una ofensiva militar desde el aire, tierra y mar, precedida por una campaña de bombardeo aéreo sobre la Franja de Gaza (Territorios Palestinos), en teoría dirigida contra la infraestructura de Hamás, aunque en realidad se trataba de causar el terror absoluto entre los civiles palestinos.

      El impulsor de la masacre fue el ministro de defensa Ehud Barak, quien causó la muerte de más de 1400 palestinos (y 11 soldados profesionales israelíes y 3 civiles). Este conflicto provocó el mayor número de bajas en los últimos cuarenta años de conflicto árabe-israelí. Según el Centro Palestino para los Derechos Humanos, de los 1.434 palestinos fallecidos durante el conflicto 960 eran civiles, 288 de ellos menores de dieciocho años. Además, 5.033 personas resultaron heridas.


El ministro de defensa israelí Ehud Barak

      La Franja de Gaza resultó seriamente dañada y miles de edificios fueron destruidos, la mayor parte de ellos residenciales. Las Fuerzas de Defensa de Israel fueron acusados de haber cometido crímenes de guerra durante el conflicto por distintos informes de Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

      La guerra actual, llamada Operación Margen Protector, ha superado con creces a su predecesora en asesinatos de civiles y niños, así como destrucción de infraestructuras. Sin embargo Israel continúa haciendo lo que le da la gana, mientras la “civilización” occidental permanece muda y callada.

     En la masacre se ha destacado la brigada acorazada Golani y la aviación israelí que ha llevado a cabo 2.100 bombardeos, ha matado a 1500 palestinos (la gran mayoría de ellos civiles y 400 niños), ha herido a 8.260 y ha provocado la huida de su hogar de 140.000 personas.


La Brigada Golani ha masacrado a la población palestina

     Como es normal, los sionistas declaran que el comportamiento de las tropas, así como el de los oficiales del ejército judío, es excelente, con una conducta moral intachable, lo que nos recuerda que –una vez más- continúan apelando al mesurado ejercicio de la havlagá: «Uno de los principios fundamentales de la sociedad israelí es que su ejército no comete crímenes de guerra y opera según los "más altos estándares éticos", aun en tiempos de guerra. Lo llaman "pureza de armas» (45).

     Sin embargo, han ido apareciendo testimonios más o menos espontáneos de soldados que dicen que mataban a mansalva: “Iban matando a civiles palestinos sin que éstos supusieran ninguna amenaza para ellos”; “la vida de los palestinos son mucho menos importantes que las de nuestros soldados”; “disparar contra sin avisar antes a los residentes”… (46).

      Un soldado le explica a Danny Zamir, director de instituto militar Isaac Rabin: “Ves a alguien en la calle, que no necesariamente está armado, y puedes tirarle sin que pase nada". Otro le comentó el porqué de esos asesinatos a sangre fría: “Porque son árabes”. (cit. p. Kessel y Klochendler, ob. cit.).

     En realidad, desde la masacre de Jenin en 2002, este es el comportamiento habitual de los ejércitos de ocupación, entre los que destaca el “Ejército de Defensa” israelí. Estas masacres cometidas sin remordimientos ni escrúpulos surgen del llamado “orgullo ético” que impregna los mandos militares judíos, lo cual nos verifica que los sistemas opresivos tienen una excelente opinión de sí, muy divorciada ciertamente, de la triste verdad.

      Los nazis no fueron los únicos limpiadores étnicos de nuestra azarosa historia humana. Los nazis están muy lejos de tener la exclusividad del “mal”. Sus descendientes sionistas van por el mismo camino.Uri Avneri, un judío defensor de los derechos palestinos, enfrentado a los sionistas desde hace décadas, refiriéndose a Moshé Dayán en su época de comandante en jefe, en los ’60 y ’70, lo califica de indianfighter. Por el estilo de los matadores y cazadores de indios norteamericanos cuando los yanquis se van adueñando del suelo de los nativos americanos, a sangre y fuego. Como bien explica Per Gahrton(Palestinas frihetskampCarlssons, Estocolmo, 2008) ese comportamiento, ese estilo de conquista y colonización está totalmente fuera de época: la consolidación sionista coincidió con la emancipación de una enorme cantidad de países y naciones hasta la segunda guerra mundial todavía coloniales.



Moshé Dayán y el matón Ariel Sharon

      Los judíos sionistas, como Ariel Sharon, son matones que se expresan como los señores colonialistas de siglos pasados, algo intolerable actualmente. Se podría pensar que sus almas estén compungidas y conmocionadas por los sucesos de la II Guerra Mundial. Pero los sionistas son enfermos que también son repudiados por sus compatriotas judíos, pues como explica Yakov Batkin, es mucho más lo que los separa que lo que los une (47).

     La ONU ha permitido que durante años se esté exterminado a los palestinos son mover un dedo. Los judíos utilizan el terrorismo de forma creciente para completar su exterminio de palestinos.

      En el artículo de José SteinslegerLa "moral" del soldado judío, publicado en La Jornada, aboga porque abandonemos los planteamientos simplistas y reduccionistas para explicar lo que sucede en Palestina como un conflicto árabes vs. Judíos.

     Porque así como las "democracias occidentales" fueron cómplices junto con Alemania nazi de la suerte de los judíos en Europa central, ningún Estado "árabe" se muestra hoy apurado en ayudar a Palestina. Con excepción de Irán, país islámico, pero no "árabe" que, cuando se llamaba Persia, salvó a los judíos en dos ocasiones: con Ciro II (Libro de Esdrás), y Jerjes I (Libro de Ester).

     Hemos visto que el bagaje moral del soldado judíos se basa en las mentiras de sus libros sagrados y en las dolosas interpretaciones de Leo Pinsker (1882) y Teodoro Herzl (1895), que fundamentan la doctrina sionista.

     Con esa "moral", los soldados del ejército que se jacta de ser "el más ético del mundo" asesinan a bebés, mujeres y ancianos, destruyen escuelas y hospitales, disparan con artillería pesada, lanzan bombas de racimo y proyectiles revestidos con uranio "enriquecido", y han convertido "la venganza en un valor occidental aceptable” como dice Gilad Atzmon, un saxofonista de jazz, activista político, escritor y novelista nacido en Israel, de nacionalidad británica.

      En 2007, el diario Haaretz de Tel Aviv publicó un reportaje acerca de los soldados judíos que usan camisetas, gorras y sudaderas exaltando el asesinato de embarazadas palestinas. Soldados de agrupaciones ultras como el batallón Lavi o la brigada Givati, exhibían en sus camisetas: "Un disparo, dos muertes", inscrito bajo un dibujo de un punto de mira que apunta al vientre de una palestina embarazada vestida con la típica túnica islamita. Otra de las camisetas llevaba el mote "Mejor usa Durex", junto a un bebé palestino muerto con su oso de peluche al lado, y su madre llorando junto a él.



Foto: Foros Perú


       La oficina de relaciones públicas del Tsahal (Ejército de Defensa, sic) se justificó diciendo que si bien son de "mal gusto" (sic), se trata de "… ropas privadas, impresas por empresas privadas, a petición privada de los soldados que terminan los cursos" (La Jornada).

      El artículo Las continuas e interminables mentiras de Bernard Henri Lévy (BHL), de Alain Gresh en Le Monde diplomatique,  que denuncia los embustes que vierte el “filósofo” en la web de la revista que dirige, La Régle du jeu, nos puede servir de ejemplo para hacernos una idea de las “razones” que aducen los sionistas (48).

     Estos individuos –a la cabeza de los cuales se sitúa BHL- tratan de imbéciles y canallas a los hombres y mujeres que se manifiestan a favor de Palestina, acusándoles de ser partidistas y de no protestar por otras injusticias, como las que comenten los países de ideología “socialista”.

      Una de las aficiones preferidas de la denominada caverna mediática  consiste en meterse con los demócratas, sobre todo si son de izquierdas, como manera (pienso yo) de agraciarse con los bancos que les dan de comer. Los sionistas, así como los  periodistas de la derecha, suelen amenazar a la izquierda con la ley: por ejemplo,  advierten que confundir a judíos e israelíes en la misma reprobación es el principio de un antisemitismo que, en Francia, está castigado por la ley. Sin embargo, se olvidan de condenar a Israel por los reiterados incumplimientos de las disposiciones de la ONU, que son de cumplimiento universal.

       Bernard Henri Lévy es el ejemplo de un antiguo “joven filósofo” caído en el más absoluto descrédito por su pensamiento retrógrado. Al referirse a la izquierda democrática dice: “A esos canallas además de imbéciles, o viceversa, hay que repetirles que unirse tras los cohetes de cartón piedra que representan los proyectiles lanzados a ciegas sobre mujeres, niños o ancianos, en resumen civiles de Israel, no es un acto trivial, sino un gesto de apoyo a una organización terrorista”. Además, pide que también se manifiesten y lloren por los muertos en Siria. El filósofo de ultraderecha sigue a rajatabla la ideología neocom de los americanos liberales.


Bernard Henri Lévy, antiguo  y desareditado“joven filósofo”,  defiende el sionismo

       Tan “sutil” argumento se puede repetir hasta el infinito a lo largo de las luchas de los últimos decenios. Si te movilizas por la guerra de Argelia, ¿por qué no haces nada contra las dictaduras árabes? Si te movilizas contra la agresión estadounidense a Vietnam, ¿por qué no protestas contra el gulag? Si denuncias el apartheid de Sudáfrica replican: mira los crímenes cometidos en el Congo o en Etiopía.

     De todas maneras, resulta un poco difícil averiguar en que datos se basó BHL para asegurar que los manifestantes contra Israel no se movilizan por otras causas. Muchos sí lo hacen.

       Comprobamos que BHL sufre alguna incapacidad mental o afectiva, cuando escuchamos su cuento sobre un grupo de terroristas palestinos ocultos en un edificio de vecinos, camuflados entre civiles adrede para disparar misiles iranís contra el pueblo judío. Estos terroristas, al disponerse a disparar el misil,  advierten a los vecinos que van a disparar; entonces, los monstruosos terroristas palestinos piden a los civiles que se queden y ejerzan de escudos humanos: “que nadie se mueva; que todos permanezcan en sus puestos; que diez, cien mártires ofrezcan su sangre a la sagrada causa, inscrita en nuestro mapa, de la destrucción del Estado de los judíos».

      En primer lugar es evidente que la cita de BHL «que nadie se mueva», etc., es pura invención. Está claro que los palestinos dudan de abandonar sus casas por miedo a que se las saqueen o destruyan, como siempre que el ejército israelí invade un territorio. Amnistía Internacional denunció en su informe de 2010 (sobre la invasión israelí de Gaza) la utilización de palestinos por parte del ejército israelí como escudos humanos.

      No hay dos ejércitos que luchen con las mismas armas. Recordemos otra vez la fórmula del dirigente del Frente Nacional de Liberación de Argelia Larbi Ben M’hidi, arrestado en 1957 por el ejército francés y preguntado por los periodistas con respecto al FLN que ponía bombas en los cafés escondidas en cestas: «Dadnos vuestros aviones y os daremos nuestras cestas».


«Dadnos vuestros aviones y os daremos nuestras cestas».

      Los sionistas suelen cebarse en sus ataques a los medios de comunicación que no apoyan a los judíos,  a quienes les acusan de haber convertido Gaza en una “prisión”, a los que hablan de la “espiral de violencia y venganza” judía como si fuese consecuencia de una “locura colectiva”... Niegan que Israel haya agredido a Palestina y dicen que los judíos lo que hacen es defenderse de la lluvia de misiles palestinos que cae en sus ciudades.

      Afirman que Gaza, en efecto, es una especie de prisión, pero no israelí, sino de carceleros de Hamás, que tienen el enclave bajo su yugo. Por mucho que se empeñen en mentir, no hay carceleros en Gaza. Obviamente los carceleros están en el exterior.

     La Franja de Gaza continúa siendo un territorio ocupado: las Naciones Unidas siguen considerándola como tal porque sus accesos terrestres, marítimos y aéreos siguen dependiendo de Israel -que impide el acceso a grandes zonas de Gaza (al 30% de las tierras de cultivo) así como al mar más allá de seis millas-, porque el Estado civil sigue en manos de los israelíes, porque el bloqueo impuesto por Israel en 2007 sigue vigente a pesar de las condenas «verbales» unánimes de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos.

     Sobre los actos de violencia y venganza que perpetran ambas partes, los sionistas dicen que hay diferencias morales, pues mientras que las autoridades judías condenan y capturan a los criminales, los terroristas palestinos siguen libres.


Franja de Gaza. Fuente: Adribosch

     Estos individuos olvidan las campañas de odio que estimulan las autoridades sionistas con su turismo de estudiantes que son conducidos a los pocos sitios donde se ha producido alguna muerte judía, para exacerbar su odio hacia los palestinos y aumentar el deseo de expulsarlos de la “tierra santa”. Ignoran también el papel de los colonos y los grupúsculos de extrema derecha que gozan desde hace años de una impunidad absoluta y multiplican las agresiones contra los árabes.

     Como hacen todos los intelectuales de derechas, aseguran que defienden un supuesto grupo de “hombres y mujeres de buena voluntad” que desean la paz, por el contrario, atacan a Hamás, a la que califican de organización  “fasciislamista” de la que hay que liberarse urgentemente. En cuanto al jefe de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, le recomiendan que en vez de dirigirse a las Naciones Unidas para que presionen a Israel, lo que debería hacer es frenar a los “terroristas” de Hamás y pedirles que depongan las armas.

     Deponer las armas, como pide la derecha sionista ¿conducirá a la paz? Hace unos diez años, desde la muerte de Yasser Arafat, Mahmud Abbas negocia con Israel y mantiene con el ejército de ocupación una cooperación de seguridad que califica de «sagrada». Hamás no forma parte de las negociaciones y tampoco lo hará en el futuro ya que no es el Gobierno palestino el que negocia, sino la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). ¿Y cuál es el resultado de esas negociaciones? Más colonias, más colonos, más represión, un rechazo total a devolver los territorios ocupados en 1967.

     En cuanto al supuesto «fascismo» de Hamás, hay que recordar que en el Gobierno israelí hay partidos que si fueran elegidos en cualquier país europeo serían denunciados por nacismo. ¿Un fascista israelí judío es más aceptable que un fascista holandés o austríaco?

      Los sionistas y sus lacayos no hacen más que cacarear pidiendo la paz y la rendición palestina, pero si queremos conseguir la paz –como dice el autor del artículo Alain Gresh  “apliquemos las sanciones contra Israel para que por fin acepte las resoluciones de la ONU, renuncie a la colonización y evacue los territorios ocupados”.

Consideraciones finales

     Olga Rodríguez (Israel, Palestina: Cómo empezó todoeldiario.es) resume acertadamente lo que está ocurriendo en Gaza: “...se inició hace mucho tiempo. Comenzó con los pogromos, las persecuciones racistas de judíos primero en Rusia, después en Europa. Comenzó con el antisemitismo europeo, con el nazismo, con el genocidio contra los judíos y con la posterior decisión de Europa, motivada por la culpa de lo ocurrido, de apoyar y fomentar el sionismo -surgido en el siglo XIX- y la masiva emigración judía a Palestina”    

     Los agricultores y pastores palestinos usaban la tierra, generación tras generación se traspasaban los terrenos, a menudo sin tener ningún papel de propiedad, sino mediante tenencias de hecho. Sin embargo, había en la capital, en algún establecimiento notarial un título de propiedad, verdadero o hecho ad hoc, que atribuía esa propiedad, la tierra trabajada por toda una aldea, pongamos por caso, a unefendi (un ricachón de la ciudad). Los judíos sionistas, a menudo agrupados colectivamente en moshavim (granjas agrícolas individuales y promovida por el sionismo laborista durante la segunda aliyá, con individuos de derechas, individualista y defensores de la propiedad privada a ultranza) o kitubtzim gestionaban la compra ante ese “propietario” ausente o simbólico. Luego venían y con apoyo de la policía colonial exigían la tierra a los agricultores así despojados.
     
      Los colonos conforman una especie de ejército israelí paralelo al oficial, ya que ejercen una función paramilitar, la de invadir y ocupar, motivados por razones políticas, religiosas y también económicas, ya que el Estado concede préstamos y subvenciones a aquellos judíos que se instalan en la tierra de los palestinos.

      En el territorio palestino de Cisjordania viven 450.000 colonos judíos, con una población total de más de dos millones de habitantes. Las colonias judías consumen un promedio de 620 metros cúbicos de agua por persona (para llenar piscinas y regar jardines) al año, frente a los menos de 100 metros cúbicos de los palestinos, que a penas pueden regar sus huertos. Esto sucede porque los asentamientos se apropian de parte de los acuíferos (alto Jordán) y de las áreas con más reservas.

     Los colonos pueden llevar armas. Además, sus asentamientos están protegidos por el Ejército israelí, que de este modo legitima la ocupación. Es el propio Estado el que administra los terrenos de Cisjordania.

      A través de las colonias, Cisjordania se ha convertido en una zona acantonada, sin continuidad territorial, donde los pueblos y ciudades están desconectados entre sí, convertidos en islotes rodeados por controles militares israelíes y por asentamientos judíos. Un Estado palestino con esta Cisjordania actual no contaría con conexión territorial y tendría tantas fronteras como colonias hay.

      Para controlar a la población palestina, Israel limita sus movimientos, lleva a cabo arrestos arbitrarios, aplica la llamada ley de detención administrativa, que permite mantener encarcelado a un palestino sin cargos ni juicio hasta al menos dos años, impide a los palestinos salir de su localidad o les obliga a esperar horas para hacerlo, les niega servicios públicos fundamentales, les prohíbe construir viviendas y de hecho destruye algunas de sus casas, con la excusa de que no cuentan con permisos de construcción que se les deniegan de forma sistemática.

    En la práctica aplica un apartheid y se guía por la ley del talión. Si alguien mata a un israelí, es el propio Estado el que se encarga de la venganza, derribando la casa de la familia del presunto culpable, torturándole a él, a sus amigos o familiares, o impulsando una ofensiva militar en su barrio o en otro, como la actual contra Gaza. Al contrario de lo que debería ser la actuación de un Estado democrático, Israel opta por la venganza en vez de por la vía judicial.

     Ante ello, Estados Unidos o la Unión Europea, se limitan a murmurar con tibias condenas que son simple tinta sobre papel, porque mientras las emiten, mantienen a Israel como socio comercial preferente, le venden armas, le brindan apoyo diplomático y estratégico. Nuestros gobiernos son corresponsables -desde hace décadas- del destino de palestinos e israelíes.

    Este año Hamás y Al Fatah anunciaron su reconciliación y un acuerdo incipiente para un gobierno de unidad nacional. Las autoridades palestinas han hablado incluso de estar dispuestas a recurrir a la vía judicial para denunciar a Israel en tribunales internacionales. Ante ello, la respuesta de Tel Aviv ha sido más mano dura. No quiere al pueblo palestino unido, porque eso también amenaza el carácter judío de su Estado.

    La radicalización está llegando a tal punto que han brotado nuevos grupos extremistas israelíes que atacan a los manifestantes israelíes que salen a la calle para pedir paz y libertad para Palestina.

      Cada día que pasa los palestinos son reducidos a números o al olvido, recubiertos por esa perversa sospecha que persigue a tantas víctimas, y que susurra “algo habrán hecho”, porque resulta increíble que los crímenes se cometan con tanta impunidad. La entidad que se erige a sí misma como árbitro moral para decidir qué debería ocurrir y qué no en Palestina es la misma que robó y sigue robando la tierra de otros.

     No hay solución militar posible porque a pesar de todo, a pesar de lo que dijera Golda Meir en 1969, Palestina y los palestinos existen. La única solución pasa por poner fin a la ocupación, a los asentamientos, a la exclusión.

    Israel es un estado racismo, pues según el semiólogo Walter Mignolo, el racismo es la decisión de aquellos que están en el poder de clasificar y evaluar el grado de humanidad de los otros con el objetivo de controlarlos y dominarlos.

     Dicho en palabras de la académica israelí Nurit Peled, “el Estado de Israel, que se declaró oficialmente un Estado de apartheid, se distingue por lo que ha sido siempre el método del racismo más típico y exitoso: la clasificación de los seres humanos”.




     El derecho del pueblo palestino a retornar a sus tierras, a tener su patria donde ha estado (y sigue estando) a lo largo de la Historia, a través de sus antepasados cananeos (los judíos son cananeos, según las últimas investigaciones históricas), fenicios y filisteos es un hecho que ha sido reconocido a nivel mundial. La legalidad internacional exige el regreso del pueblo palestino a su tierra y respalda sus derechos nacionales, hay numerosas resoluciones de la ONU que lo respaldan.

     Israel (gracias al apoyo que tiene de EE.UU a todos los niveles) se está comportando como un país genocida en el territorio palestino. La propaganda israelí y su política en general niegan el derecho a la existencia de un territorio palestino autónomo, ya decíamos que es un derecho reconocido a nivel mundial. Israel impide y niega el derecho a que los exiliados palestinos vuelvan a sus casas, a su tierra (donde se asentaron en muchísimos casos colonos israelíes) algo que es un derecho inalienable de cualquier persona que ha sufrido un exilio forzoso.

      Israel es un Estado sin constitución ni fronteras declaradas y reconocidas por el propio Estado, que permite a cualquier judío de cualquier parte del mundo retornar y obtener de inmediato la nacionalidad israelí sólo por el hecho de ser judío. Hay autores como Grossman y Wiesel que defienden mediante lamentos el retorno de los judíos (aunque no tuvieran parientes que hubieran vivido allí) a Palestina, su "derecho" a ocupar territorio y casas palestinas echando a sus legítimos dueños (dicha afirmación es, en sí misma, absurda y estúpida) a la vez que niegan dicho derecho al retorno de los refugiados palestinos.

***

Notas.

1. Norman FinkelsteinLa industria del Holocausto. Reflexiones sobre la explotación del sufrimiento judío, Siglo XXI de España Editores, Madrid, 2002.

2. Alfred Dreyfus 1859-1935, un capitán del ejército francés de padres judíos, fue condenado a cadena perpetua, degradado y deportado a la isla del Diablo por un delito de espionaje a favor de Alemania que no había cometido. Dreyfus fue finalmente amnistiado, rehabilitado, readmitido en el ejército y condecorado con la Legión de Honor. El caso Dreyfus se presenta como un ejemplo histórico de antisemitismo, de búsqueda de un chivo expiatorio para los males de un país.

3. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion.

4. Shlomo SandLa invención de la Tierra de Israel. AKAL, Madrid, 2012, p. 21.

5. Miguel IbarlucíaIsrael, Estado de conquista. Editorial Canaán, Buenos Aires, 2013.

6. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion.

7.Richard Stevens y Abdelwahab ElmesseriIsrael and South AfricaCaptivation, N.Y., 1976

8. Wilfrid, “Travail et immigration en Israël”, Les Temps maudits, nº 20, París, oct.-dic. 2004

9. Carta al Papa Francisco de Papa Francisco de Saad ChedidRebelión.

10. Carta al Papa Francisco de Papa Francisco de Saad ChedidRebelión.

11. Israel y su ley del talión, por David Pavón-CuéllarPDF.

12. Ver Deuteronomio 32-8/9. René Dussaud. “Yahwéfils de El”, en Revue Syrie, XXXIV, 1957, pp. 232-242. Otto Eissfeldt. “El and Yahweh”, Journal of Semitic Studies. Manchester University Press, 1956, pp. 25-37. Marvin H. PopeEl in the Ugaritic Texts, Leiden, E.J. Brill, 1955. Jesús Luis Cunchillos. Cuando los ángeles eran dioses. Salamanca. Universidad Pontificia. 1976. Saad Chedid y Nur Masalha(eds.) La Biblia leída con los ojos de los cananeos. Editorial Canaán. Buenos Aires, 2011. La Diosa en Israel

13. Shlomo Sand. La invención del pueblo judío. AKAL, Madrid, 2011; La invención de la Tierra de Israel. AKAL, Madrid, 2013; Comment j’ai cessé d’être juifFlammarion, París, 2013, pp. 134 y 15.

14. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion.

15. R. S. Sugirtharajah. La Biblia y el imperio. Exploraciones poscoloniales. AKAL, Madrid, 2009, p. 94-103

16. Israel Finkelstein y Neil Silberman, titulado La Biblia desenterrada. Una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los origines de sus textos sagrados. Siglo XXI, Madrid, 2005

17. Shlomo SandComment j’ai cessé d’être juifFlammarion, París, 2013, p. 73

18. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion.


20. Saad ChedidPalestina o Israel. Editorial Canaán, Buenos Aires, 2004. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion


21. Jay GonenPsychohistory of Zionism. New York, 1975.

22. El Estado de Israel es un Estado terroristaSaad ChedidRebelion.

23. En agosto de 1929 se produjo una manifestación política sin precedentes ante el Muro de las Lamentaciones, organizada por militantes sionistas de derechas. Al clima de tensión que entonces reinaba entre judíos y palestinos, el incidente siguieron enfrentamientos en todo el país. Hubo muertos en uno y otro bando, los palestinos fueron reprimidos con especial dureza por el ejército británico.) En agosto de 1929 se produjo una manifestación política sin precedentes ante el Muro de las Lamentaciones, organizada por militantes sionistas de derechas. Al clima de tensión que entonces reinaba entre judíos y palestinos, el incidente siguieron enfrentamientos en todo el país. Hubo muertos en uno y otro bando, los palestinos fueron reprimidos con especial dureza por el ejército británico.

24. La reunión se celebró en la ciudad de Nueva York en el prestigioso Hotel Biltmore del 6 al 11 de mayo de 1942, con 600 delegados y dirigentes sionistas procedentes de 18 países

25. Comunidad judía.

26. El holocausto como industria y justificación de la masacre de los palestinosde Renán Vega CantorPdf Rebelión

27. El Alzheimer del pueblo palestino por Marcos Aguinis.

28. En los primeros meses de 1948 las fuerzas armadas judías clandestinas  elaboraron el Plan Dalet, cuyo fin era, entre otras cosas, hacerse con el control de la vía que unía Jerusalén con Tel Aviv, una zona que no figuraba como futuro territorio israelí en el plan de partición de la ONU. De ese modo expulsaron a miles de personas y asesinaron a cientos. Es decir, ya hubo entonces un plan de limpieza étnica.

29. El rey Abdullah o Abd Allah fue un personaje poco popular entre los árabes de Oriente Medio debido a su política clientelar respecto de Estados Unidos y Gran Bretaña, su cercanía a Israel y la represión que desató contra sus detractores. Por otro lado, Abd Allah -y su hermano Faysal-, no abandonó nunca la ambición hachemí de ser rey no de la artificial Transjordania sino de un reino árabe unificado, lo que le granjeó la enemistad de las capas dirigentes de otros Estados árabes, y en especial la de los saudíes. Los hermanos Faysal y Abd Allah fueron colocados a la cabeza de sendos países creados artificialmente por el gobierno británico y sometidos a su tutela: Iraq y Transjordania, en realidad un corredor a través del desierto que comunicaba las dos zonas de influencia británicas importantes: Irak y Palestina.

30. "En conclusión, si la agresión árabe hubiese triunfado, no existiría Israel. Pero la historia fue diferente. La guerra la quisieron y forzaron los árabes, no Israel. Y perdieron. Aquí comenzó la tragedia palestina. Por culpa de sus dirigentes. De haber actuado con sensatez, en 1947 ya hubieran tenido su estado propio". ("El Alzheimer del pueblo palestino" por Marcos Aguinis)

31. Las anécdotas de las visitas finiseculares a Palestina se las debemos a Per GahrtonPalestinas frihetskampCarlssons, Estocolmo, 2008.

32. Golda Meir. Declaración al Sunday Times, el 15 de Junio de 1969

33. Cit. p. Jalid Amayreh, “Israel RabbisDon’t Spare civilians” (2004), futuros no 10, otoño 2007

34. Noam Chomsky, “Politicidio: el asesinato de una nación”, Znet, 2009.

35. Documento de los archivos alemanes con el número E 234158, de fecha 11-1-1.941.

36. Juanjo Sanz Vigo, Kaos en la Red.


38. Israel, estado terrorista, estado canalla,  Guillermo AlmeyraRebelión. Los servicios secretos de Israel ayudaron a crear, junto a las monarquías de la península arábiga, movimientos extremistas islámicos como Hamas para debilitar a la laica y pluralista OLP, que hace años Tel Aviv consideraba el principal enemigo. Ahora, cuando los mismos se reforzaron y se le fueron de las manos, quiere cerrarles el camino a una solución política y pacífica del problema de la coexistencia palestino-israelí emprendido por Hamas al aceptar formar un gobierno de unidad nacional con la OLP.

39. Editado por Editorial Canaán, Buenos Aires, 2007

40. Escenas de un julio de sangre y cenizas en Gaza, de J. Jesús Camargo, publicado en Pdf en Rebelión.

41. Escenas de un julio de sangre y cenizas en Gaza, de J. Jesús Camargo, publicado en Pdf en Rebelión.

42. Escenas de un julio de sangre y cenizas en Gaza, de J. Jesús Camargo, publicado en Pdf en Rebelión.

43. Los propagandistas de Egipto y la masacre de Gaza de Joseph Massad en The Electronic IntifadaJoseph Massad es autor del libro que se publicará próximamente Islam in LiberalismUniversity of Chicago Press, 2015.

44. Véase “El factor Dahlan” de Josep Massadhttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=182550

45. Jerrold Gahrton y Pierre Klochendler, “Israel: el ejército más ético del mundo permite asesinar civiles” boletín-e RECOSUR, núm. 1082, Montevideo, 24/3/2009.

46. Testimonios recogidos y publicados por Ha’aretz, un periódico israelí de oposición. Cit. p. Ag. Walsh, 23/3/2009.

47. Contra el Estado de Israel. Historia de la oposición judía al sionismo, Buenos Aires, Martínez Roca, 2008

48. Véase el dossier de Le Monde diplomatique, “L’imposture Bernard-Henri Lévy”. Fuente: http://blog.mondediplo.net/2014-07-21-Israel-les-juifs-et-Gaza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...