lunes, 7 de septiembre de 2015

Castro-urdiales

     Castro Urdiales es una ciudad costera situado en el extremo oriental de Cantabria (España). Con una superficie de alrededor de 96 km², Castro Urdiales es el noveno municipio de la autonomía en extensión y el tercer municipio más poblado de Cantabria con 32.144 habitantes, (después de Santander y Torrelavega.       Hoy en día es una ciudad turística y residencial que en verano  ve incrementado su población en una gran cuantía, superando con creces su población de hecho durante dicha época.


Ayuntamiento de Castro-urdiales


Puerto de Castro-urdiales

       Citada por Plinio el Viejo en su Historia Natural como el Portus Amanum o puerto de los Amanos, que forman parte de los Autrigones y del Castrum Vardulies o castro de los várdulos. En cambio, Ptolomeo dice que esa parte de la costa pertenecía a las tierras de los autrigones. Una posible explicación de estas discrepancias sería que caristios y autrigones fuesen parte de los várdulos. En el año 74, se establece en ese territorio la colonia romana de Flaviobriga, que debe su nombre al emperador romano Tito Flavio Vespasiano y cuya terminación en briga indica un origen inequívocamente céltico.

Iglesia de Santa María de la Asunción

    Entre sus monumentos destaca la Iglesia de Santa María de la Asunción de estilo gótico. Construida bajo la protección del rey Alfonso VIII de Castilla en el siglo XIII (aunque se finalizó en el siglo XV) es un templo de planta basilical formada por tres naves. Fue declarada Monumento Nacional en el año 1931. 



Iglesia de Santa María de la Asunción


Iglesia de Santa María de la Asunción

     En su interior sorprenden las amplias naves, elevadas bóvedas, arbotantes y contrafuertes que soportan el peso del edificio, destacando la luz tamizada de las vidrieras que iluminan el templo con variado colorido. Las bóvedas son de crucería, destacando la nave central que dispone de tres pisos: el primero con arcadas, comunes a las naves laterales, el segundo con triforio y arcos ciegos y el tercero con grandes ventanales. Los pilares característicos de esta iglesia son circulares, con columnas adosadas, a excepción de los que sustentan las torres que son más complejos y voluminosos.



Iglesia de Santa María de la Asunción

      Está iglesia se considera que está enferma, al padecer el mal de la piedra, nombre que se le da a una serie de patologías por las cuales se producen unas reacciones químicas que transforman la piedra en arena.

      Llama la atención en todo el exterior los arbotantes que descargan las tensiones de los muros en gruesos contrafuertes. Estos son rematados por dobles pináculos unidos por una balaustrada que estilizan todo el edificio.



Iglesia de Santa María de la Asunción. A la izquierda la Virgen Blanca


Virgen de piedra policromada a tamaño natural de finales del siglo XIII o principios del XIV

     La escultura monumental de la iglesia es rica y variada, localizándose en portadas, capiteles, cornisas, gárgolas, etc., predominando los motivos vegetales de tradición cisterciense, aunque también aparecen figuras de animales, de monstruos y figuras humanas, algunas de notable calidad. En el interior se pueden observar las imágenes de la Virgen Blanca y el Cristo Yacente atribuido a Gregorio Fernández y las tres tallas góticas de los Reyes Magos. También reposa allí un Cristo gótico en madera policromada a tamaño natural, de principios del XIV, una Virgen de piedra policromada a tamaño natural de finales del siglo XIII o principios del XIV, algunas piezas de platería de gran calidad. Destacando el retablo del Santo Cristo, de estilo prechurrigueresco, que posee un lienzo de Zurbarán en su centro. 



Virgen de piedra policromada a tamaño natural de finales del siglo XIII o principios del XIV


Retablo del Santo Cristo, de estilo prechurrigueresco, que posee un lienzo de Zurbarán en su centro.



Castillo de Santa Ana (Castro-Urdiales)

      El castillo de Santa Ana es una fortaleza situada sobre un promontorio rocoso en Castro Urdiales, en una península donde también está la iglesia fortificada Sta. Mª de la Asunción (siglo XIII), las ruinas de otra iglesia anterior (la de San Pedro, del siglo XII), y la ermita de Santa Ana, construida a modo de atalaya, unida al castillo mediante un puente. El conjunto posee muy buenas vistas al mar, al puerto y al pueblo. Dentro del recinto se construyó un faro en 1853, cuya maquinaria ocupó la capilla. Se trata de uno de los castillos mejor conservados del norte de España.


Ruinas de la iglesia de San Pedro, del siglo XII


Desde el castillo observamos la ermita de Santa Ana, construida a modo de atalaya, unida al castillo mediante un puente

     Es de planta pentagonal con torreones cilíndricos esquineros de 15 metros de altura, que protegen un recinto rectangular y un salón cubierto por una bóveda de cañón. Otra defensa, almenada y más baja, es visible en la parte del faro. Carece por completo de huecos, de modo que la defensa sólo podía hacerse desde las torres. La fábrica es de piedras ciclópeas tomadas con cal. El castillo, así como la ciudadela, estuvo protegido por una muralla de entre 6 y 7 metros de altura, que conserva un pequeño lienzo muy deteriorado con las almenas y merlones originales. El acceso se sitúa por el lado del mar, a través de una pequeña puerta.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Gernika

      La iglesia de Santa Maria fue construida sobre un antiguo monasterio, el de Saraspe, que en 1015 pertenecía a San Millán de la Cogolla. A su alrededor se formó la población de Lumo y, posteriormente, Gernika.


    El edificio actual se inició como templo gótico en el siglo XV, siendo su fachada principal obra de Sancho de Emparán. El templo se salvó del bombardeo de la Villa en 1937, pero sus cristaleras fueron reconstruidas. En el interior del templo se custodia una estatua de San Roque (s. XVIII) patrón de la Villa y una tumba de 1450 de la familia Múgica, una de las familias más notables de la zona.


Iglesia de Santa María. Fot: Gonçal Vicenç


Jardines del Ferial. Fot: Gonçal Vicenç

      El 26 de abril de 1937, Gernika-Lumo fue destruída por las bombas incendiarias arrojadas por la  Legión Cóndor alemana que participaba en la Guerra Civil en apoyo de los militares golpistas de Franco. Tan sólo sobrevivieron a la masacre, la iglesia de Santa María, las mansiones y palacetes de los alrededores y la cercana Casa de Juntas,  edificios anexos y  el  Árbol, símbolo ancestral del pueblo vasco.



Jardines del Ferial. Gernika. Fot: Gonçal Vicenç


Destrucción de Gernika

     En Guernica se encuentran dos de los símbolos políticos más importantes del País Vasco: la Casa de Juntas y el Árbol de Guernica. Esto se debe a que es en ambos lugares donde los Señores de Vizcaya y los políticos vascos se han reunido a lo largo de la historia para decidir el destino de los vascos.



Casa de Juntas. Fot: Gonçal Vicenç


Salón de reunión en la Casa de Juntas. Fot: Gonçal Vicenç


Casa de Juntas. Sala de la Vidriera en la que aparecen retratados el Árbol de Guernica y la historia de las asambleas. Fot: Gonçal Vicenç

    El Árbol de Guernica es uno de esos árboles, ya que era utilizado como lugar de reunión para las comunidades vascas y el Señor de Vizcaya. Fue bajo sus ramas donde los Señores de Vizcaya juraron respetar las libertadas de Vizcaya y donde se estableció un conjunto de leyes denominadas “fueros”, las cuales otorgaban autonomía a los vascos.



Árbol de Gernika y Casa de Juntas. Fot: M. Eugènia Perelló

     Aunque no fue el primer bombardeo de la historia que una población civil fue atacada con el aparente propósito de producir su destrucción total, su repercusión ha hecho que sea mundialmente conocido. El ataque lo realizaron cuarenta y dos aviones Heinkel He 111, Dornier, Junkers y Messerschmitt, que estuvieron machacando la población desde las cinco de la tarde hasta las siete y media de la tarde. Al parecer, también había cierto número de aviones italianos, siendo esta su primera colaboración bélica con los alemanes.

    Posteriormente de la masacre, declararon que su objetivo era un puente de entrada a la ciudad y la fábrica de armas, los cuales resultaron intactos, mientras que la población fue convertida en escombros. El verdadero objetivo de los nazis y de Franco fue aterrorizar a la población civil y desmoralizar el bando republicano. La prensa franquista afirmó que Guernica, como Irún, había sido incendiada por los propios republicanos en su fuga porque practicaban una política de tierra quemada.

     El bombardeo de Guernica es el bombardeo de saturación que más muertes causó en la guerra española, y se ha convertido en un símbolo de los horrores de la guerra para todo el mundo. El hecho tuvo un gran impacto en su época e inspiró Pablo Ruiz Picasso para su cuadro más famoso, el Guernica.



Picasso, Guernica (1937)

    Entre 1940 y 1950, el casco de Gernika fue reconstruido por  la “Comisaría General de Regiones Devastadas”, un organismo franquista creado para reconstruir las ciudades destruidas durante la Guerra Civil. Los trabajos fueron llevados a cabo por prisioneros de guerra y opositores al Régimen.



Plaza de los Fueros, junto al Ayuntamiento. A la derecha el ayuntamiento y a la izquierda el Museo de la Paz. Fot: Gonçal Vicenç

viernes, 4 de septiembre de 2015

Zugarramurdi

   Urdax, junt a la Muga francesa, és un monestir molt antic i aïllat, enclavat en un paratge solitari de Nafarroa, al costat del Lapurdi basc. Aquesta terra estava poblada de bruixes, segons els catòlics, o com diuen els estudiosos,  adoradores d'una divinitat pagana anomenada "Dama d'Amboto", que pren el nom de la muntanya en què se situa la cova de la llegendària Mari, arrelat personatge de la mitologia basca precristiana.


Monestir d’Urdax. Fot: Gonçal Vicens


Monestir d’Urdax. Fot: Gonçal Vicens

      La Bruixeria basca és coneguda al món gràcies al procés de les bruixes de Zugarramurdi en 1610 i als escrits del jutge de les bruixes del Laobur (Lapurdi) Pierre de Lancre i la seua memorable repressió. 




Caseriu al voltant del Monestir d’Urdax. Fot: Gonçal Vicens

    En aquesta història veurem els casos protagonitzats per una persona racional com l'inquisidor Alonso de Salazar i Fredes i els excessos protagonitzats per un tocat de l'ala intolerant com Pierre de Lancre, inquisidor n’acut  a Bordeus, però basc d'origen (Arostegi era el seu cognom), el qual va arribar a Lapurdi en l'any 1609.

    Era un místic, influït de manera funesta per la religió,  i en arribar,  la terra dels seus avantpassats se li va fer molt sospitosa , començant per la llengua i el caràcter de la gent: mariners, poc amants de la terra, que passaven tot l'any al Canadà o Terranova i tornaven al hivern per beure i menjar-se tot el que havien guanyat amb les seves famílies, tornant pobres a la pesca.  Mentre tant, les dones quedaven tot l'any solitàries esperant el retorn dels marits.


Compendium Maleficarum di F.M.Guazzo, 1608, Milano

     Malgrat considerar-territori francès i veí d'Espanya, es va adonar que els labortans no eren en realitat ni francesos ni espanyols i ho va atribuir a la tasca diabòlica. No li van agradar ni la forma de vestir, ni les maneres de treballar, ni les danses, etc.

     Els labortans, espantats per les males accions del inquisidor,  van començar a fugir cap a Espanya i Terranova perquè Lancre es va dedicar a caçar bruixes, interrogant 500 nens. Segons la "investigació" 3.000 labortans eren bruixots i, en una ocasió a Hendaia es van reunir 12.000 bruixots en un aquelarre. Les conseqüències no són difícils d'imaginar: nombroses condemnes a mort.



Cova de Zugarramurdi. Fot: Gonçal Vicens

     En Zugarramurdi (a la mateixa frontera amb el Labour) estan les famoses coves on es reunien les bruixes en els seus “aquelarres”, paraula que en eusquera significa el prat  (el nom del prat immediat a les coves). Aquest túnel natural va ser excavat pel rierol Orabidea, i compta amb dues galeries elevades sobre la llera. Rep el nom de «Sorginen Leizea», que en basc vol dir, precisament, «la cova de les bruixes».

     El terme «aquelarre» va néixer en aquesta localitat navarresa, ja que al costat de la gruta hi ha un prat anomenat «Akelarre» o «Camp del Mascle Cabró»; on cada 18 d'agost se celebra el «Zikiro Jatea», una festa gastronòmica on el protagonista és el be rostit.


«Brujas asando un niño», xilografía del libro de Francesco Maria Guazzo, Compendium  maleficarum, Milan: Apud Haeredes August Tradati, 1626.

     La seva cavitat principal es llepi «Infernuko Erreka», o el que és el mateix, «regata de l'infern». Era allà precisament on es duien a terme ritus pagans i pràctiques de medicina natural, molt comuns en la societat fins que es vincularion amb el satanisme.

      El cas de les bruixes de Zugarramurdi va adquirir notorietat pel sumari que va emprendre la Inquisició contra elles a Logronyo l'any 1610, que va arrestar 53 vilatanes, 11 dels quals van ser cremats a la foguera.



Cova de Zugarramurdi. Fot: Gonçal Vicens

      Pressionats pels seglars, sobre tot pels ignorants alcaldes, les autoritats religioses es van veure obligades a actuar per les denuncies d’aquests. Els ignorants pobletans creien en la reencarnació del dimoni i la bruixeria. Per tot arreu, contaven que les bruixes es reunien en la muntanya denominada «Baltearín» i que una vegada, en una nit il·luminada per la tènue llum de les estrelles, uns joves van atrapar un be per celebrar un festí. En aquell precís instant es van escoltar a la llunyania les campanes de l'església, marcant les hores del temps.

-Quina Hora ha sonat? va preguntar el jove que portava la presa atrapada.

-Les dotze, va contestar el xai amb la veu metàl·lica d'una coneguda bruixa de la localitat.

        Els nois, deixant anar l'animal, van fugir aterrits, mentre les orelles seguien escoltant una estrident rialla que interrompia el silenci de la nit.



Cova de Zugarramurdi. Fot: Gonçal Vicens

       Les actuacions del procés de Logronyo (1610-14) es van iniciar per la denúncia d'una jove... «i és que una bruixa (de nacionalitat francesa que s'havia criat a Zugarramurdi), va ser persuadida per una  dona francesa de la muga  per a que fos amb ella a un camp on es folgaria molt, instruint-la en la resta que havia de fer i donant-li notícies de com havia de renegar i havent-la convençut,  la va portar a l'aquelarre i posada de genolls en presència del dimoni i d'altres molts bruixots que la tenien envoltada, va renegar de Déu, però, no es va poder acabar amb ella que renegués de la Mare de Déu,  la seva Mare, tot i que va renegar de les altres coses i va rebre per déu al senyor al dimoni ... que en any i mig que va ser bruixa va fer totes les coses que feien els altres bruixots, sempre caminava amb recel semblant-li que no podia ser déu aquell dimoni... » Va caure malalta i penedida de delatar els bruixots que havia conegut.



Goya. El vuelo de las brujas

   Així de ximples eren aquella gent que creia amb el dimoni, que fins i tot asseguraven que els portava pels aires d’aquí cap allà, per causar tempestes i destruir navilis o sembrar el Mal, destruint fruits i collites.



Cova de Zugarramurdi. Fot: Gonçal Vicens

     Les vespres de les grans festes les bruixes es reunien i el dimoni realitzava una paròdia de la Missa en eusquera. Els bruixots i bruixes de Zugarramurdi també realitzaven accions generalitzades en la història de la Màgia i Bruixeria, com dur a terme metamorfosi, tempestes, maleficis contra camps i bèsties, maleficis personals i vampirisme i necrofàgia.

    Segons els estudiosos, les dones d’aquelles terres practicaven una antiga religió d’origen prehistòric, on era fonamental el coneixement de certes plantes i altres ritus acústics,  o la privació sensorial... etc,  que els permetia entrar  en èxtasis i experimentar la sensació de que volaven i anaven a visitar el mes enllà, on reposaven els seus avantpassats morts. Aquestes idees, mal conservades, van ser barrejades amb la idea del dimoni i el mal que escampava i predicava per tot arreu la Iglesia catòlica, junt a el poder de convicció que atorgava la tortura, va fer que centenars d’aquestes dones confessessin el que mai havien fet.



El prat de l’aquelarre (Zugarramurdi). Fot: Gonçal Vicens

       Per por, i amb la promesa de que si confessaven es salvarien, dient que el dimoni s’apareixia assegut en cadires d'or o fusta negra, amb gran tron, majestat i gravetat i amb un rostre molt trist, lleig i irat ... en figura d'home negre amb una corona de banyes petites i tres d'ells molt grans. .. el del front dóna llum i llum a tots els que estan en l'aquelarre ...; els ulls té rodons ... encesos i espantosos; la barba com d'oca ... la veu espantosa i, quan parla, sona i sona com un mul quan brama ...

    El teòleg Pedro de València no creia en les bruixes, ni tampoc es creia que volaren..., en un llarg memorial, es va escandalitzar de les infàmies comeses per «gents cegades pel vici i que amb desig de cometre fornicacions, adulteris o sodomies, hagin inventat aquelles juntes i misteris de maldat en què algun, el major bergant, es “finxa Sathanas” i es compongui amb aquells i traxe horrible d'obscenitat i brutícia que conten». Goya tampoc creia amb les bruixes i les seves pintures negres són una crítica en imatges de fortes matisos d'un món obsessionat per un terror impulsat a l'irreal. L'inquisidor Alonso de Salazar i Fredes també era d’aquest parer, es a dir, era un escèptic en referencia a la bruixeria.



El prat de l’aquelarre (Zugarramurdi). Fot: Gonçal Vicens

      En realitat, més tard es va demostrar que els acusats van ser incapaços de posar-se d'acord per informar dels llocs en què se celebraven aquelarres, així com les formes de desplaçament que utilitzaven. Molts beuratges van ser investigats i no tenien alcaloides actius, eren inofensius i fets amb burla; de dones que deien haver mantingut relacions carnals amb el Mascle Cabró es va comprovar que eren verges; noies que deien volar i desplaçar-se als aquelarres, van ser lligades al llit en presència de les seves mares i dels inquisidors i se'ls va convèncer que d'allà no es movien.

    Mai s’ha tingut un testimoni directe de la celebració d’un aquelarre.

    Els investigadors creuen que la majoria dels casos no eren més que delacions entre veïns i famílies enemigues, sempre per causes econòmiques: el desig d’una herència, el voler ocupar unes terres, fer-se amb els diners d’un difunt... Els grans processos estan relacionats amb causes polítiques.  Això succeïa en l'època de màxima rivalitat entre els bàndols de famílies existents al País Basc, i probablement també estava relacionat amb la formació de grups partidaris dels antics reis de Navarra (agramontesos), en una època en que Castella s'annexionava Navarra. La majoria dels acusats podrien pertànyer al bàndol dels antics reis de Navarra (agramontesos)

lunes, 31 de agosto de 2015

Valdeolea

     Al regresar de nuestra visita a Euskadi nos adentramos  por el enclave de la Valdeolea, un nudo importantísimo de comunicaciones entre Palencia y el Cantábrico. La zona conserva los mejores restos del proceso de romanización de la Cantabria antigua, incluidos tramos de la calzada romana que unía Pisoraca (Herrera de Pisuerga) con Portus Blendium (Suances).


      Su territorio y sus campos estaban marcados por numerosos términos augustales -se han localizado casi una veintena- que separaban los prata (los soldados cultivaban terrenos fuera del campamento en los prata) de la Legio IIII Macedonica del ager (lugar de asentamiento) de Iuliobriga, el asentamiento romano más importante que hubo en el antiguo territorio cántabro y cuyos restos se alzan en el vecino Campoo de Enmedio. De aquellos tiempos sobresale el castro cántabro de Santa Marina de Monte Ornedo y el yacimiento romano de Camesa-Rebolledo.


Castro cántabro de Santa Marina de Monte Ornedo




Antigua vía romana y el pequeño puente de Casasola


Camino de la ruta de los menhires



Menhir del Peñuco (Mataporcquera). Fot: xfiles2008


Menhir la Llaneda (Mataporquera)

    Pero antes de los romanos, los primitivos habitantes prehistóricos ya utilizaban los menhires para marcar las vías de comunicación que cruzaban aquel territorio. Hace 5000 años grupos de agricultores y ganaderos se asentaron en el valle del río Camesa, erigiendo estos megalitos. Algunos piensan que su función es funeraria: de hecho, se han encontrado enterramientos debajo de ellos. Otros piensan que son monumentos relacionados con ritos solares. En Valldeolea, cerca de Mataporquera, se encontraron 8 menhires alineados en línea recta, orientando sus caras principales hacia el suroeste, allá donde muere el sol.


     En tiempos más modernos, la construcción del trazado del ferrocarril Alar del Rey-Santander en 1857 y el de vía estrecha Bilbao-La Robla en 1894 convierten a Mataporquera en un nudo importantísimo de comunicaciones que va a ser tenido en cuenta por diversos inversores industriales. El pueblo, agrícola, pierde rápidamente sus señas de identidad para ser sustituidas por estaciones, fábricas, almacenes, viviendas para los obreros y edificios públicos.

    Su objetivo principal era acercar la importante producción carbonífera de las cuencas mineras leonesa y palentina a su consumo en la poderosa industria siderúrgica de Vizcaya. Se instalaron grandes industrias, pero no tardó en llegar un declive económico acusadísimo para toda la comarca de Valdeolea.



   Este hecho hace que la vista del casco urbano de Maporquera no sea demasiado interesante. Allí se levantan mezcladas viviendas obreras desocupadas y de escaso valor arquitectónico, con edificios administrativos modernistas. Actualmente sólo queda la  fábrica de Cementos Alfa, con quien es imposible competir en escala, dado su gigantismo.



    Para finalizar, como venimos haciendo, también tenemos que hablar de la olla ferroviaria, un excelente puchero del que no tuvimos ocasión de catar.



      Aparte de las vías del tren y una hermosa estación de ferrocarril, el tránsito ferroviario también trajo a Mataporquera la olla ferroviaria, empleada por los maquinistas de La Robla que guisaban sus ollas en el vapor de la máquina del tren. Actualmente se utiliza una versión de esta olla que funciona con carbón –incluso las hay con gas butano.

    La olla consta de dos elementos: uno exterior de metal y la olla de barro del interior. El puchero tomado por las asas del collarín se introduce en el cuerpo externo, quedando suspendido. Así, el aire caliente de la combustión está en contacto con el fondo y todo el contorno del puchero, antes de salir al exterior por las perforaciones de la parte alta. La cazuela/olla/puchero, rodeada de aire caliente a temperatura constante y no muy elevada, realiza una cocción lenta y garantiza el éxito culinario de la olla ferroviaria.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...