Passa al contingut principal

Inteligencia artificial vs alma

      Sobre la inteligencia artificial (IA) reflexiona Santiago Sánchez-Migallón Jiménez, La Inteligencia Artificial aún no está aquí (La máquina de Von Neumann, 18/10/2014) el cual viene a decir que el cerebro produce pensamientos, consciencia y emociones. En la fabricación de estos productos intervienen múltiples cálculos que se realizan entre millones de conexiones neuronales, cuya finalidad es proporcionar al ser humano sus sentimientos, sus emociones o sus previsiones, sus modelos de la realidad. 

      Aunque hoy en día existen ordenadores que pueden realizar cálculos complicadísimos, son incapaces de crear sentimientos. Esta incapacidad depende de los materiales con los que están construidos, fundamentalmente silicio, para poder interactuar con un ser humano.



      Un ordenador puede calcular cantidades infinitas, pero no sabe qué pretendemos calcular con él. Por muy impresionante que sean sus capacidades, los ordenadores son incapaces de emular la nostalgia o el cariño que sentimos por nuestros seres queridos. Nuestro cerebro también necesita procesar información para crear, por ejemplo, la imagen de un tigre en nuestra mente (conexiones neuronales, descargas eléctricas… esta sería la parte más parecida a la del circuito de un ordenador), pero nuestro cerebro (vinculado a un todo que es el cuerpo humano) es capaz de segregar sustancias químicas y descargas eléctricas capaces de generar el miedo que sentimos ante la emulación de un animal peligroso.

    Dice Santiago Sánchez-Migallón Jiménez: “Yo puedo hacer un programa de ordenador que simule bastante bien el funcionamiento de las glándulas mamarias de una vaca, pero, ¿me dará ese ordenador leche? No, porque la tesis de la independencia de sustrato que muchos ingenieros sostienen ingenuamente no es plenamente cierta”.

     De esta manera defiende la existencia de algún tipo de relación entre las sustancias químicas y los neurotransmisores del cerebro con los estados mentales. “Es posible que la dopamina, la adrenalina o el glutamato tengan que ver con lo que siento o pienso… Estos compuestos tienen unas propiedades químicas únicas que es posible que sean imposibles de emular… Seguramente que el pensamiento humano dependa mucho de las propiedades químicas de los componentes del cerebro, propiedades éstas de las que carecen por completo los componentes electrónicos de un ordenador



      De la misma manera que para hacer fuego se necesita leña, para hacer una mente se necesita algo que se parezca mucho físicamente a un cerebro. Se han creado muchos modelos de cerebros, Aristóteles pensaba que era un sistema de refrigeración del cuerpo; Galeno diseccionó varios cerebros y comprobó que era una víscera casi hueca, cuyas espacios vanos eran llamados ventrículos, donde había un líquido, cuyo misión era realizar las diferentes funciones cerebrales: el sentido común (en los ventrículos anteriores), el juicio (en el tercer ventrículo) y la memoria (en el cuarto ventrículo). Ya en nuestro tiempo se comparó el cerebro con una centralita telefónica o, más recientemente, con un ordenador.

     Santiago Sánchez-Migallón Jiménez concluye diciendo que “a la Inteligencia Artificial le ha ido mucho mejor cuando ha avanzado sin tener en mente el objetivo de simular al ser humano, que cuando lo ha tenido. El ordenador personal que utilizo para escribir ahora mismo es un instrumento maravilloso. Me sirve para reproducir música, vídeo, hacer operaciones matemáticas complejas, editar fotografías, etc. Que yo sepa, ningún humano tiene esas cualidades y, sin embargo, son fabulosas. Mi ordenador se fabricó sin la intención de ser un humano y así funciona maravillosamente bien. Quizá la Inteligencia Artificial deba seguir su camino sin la obsesión de emular al humano. Es más, quizá así será cuando consiga cosas incluso mucho mejores que un sapiens”.



2005: IBM pone en marcha el Blue Gene, un supercomputador que se hace con el título de ordenador más rápido del mundo, con una capacidad de 36.01 teraflops (billones de operaciones de punto flotante por segundo) superando al Earth Simulator japonés.

Historia natural del alma
(Basada en la obra de L. Bossi y la historia del pensamiento de Arthur O. Lovejoy)

1. ¿Que es el alma?


2. El alma en la Antigüedad


3. El alma de los animales


4. El racionalismo y el hombre máquina

5. El Idealismo


6. Transformismo: la escala en movimiento


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

La clasificación actual de los seres vivos

En 1969 R. H. Whittaker(1920–1980) propuso el esquema de clasificación que reúne a los seres vivos en los cinco reinos.  Whittaker separó a los hongos en un reino aparte de las otras formas de tipo vegetal, ya que los hongos no podían ser considerados vegetales.


Robert Harding Whittaker (1920–1980)
Esta clasificación está basada en el tipo de organización celular: distinguiendo entre una estructura procariota (su contenido intracelular está esparcido en el citoplasma) o eucariota, con membrana que encierra el núcleo separándolo del citoplasma; en la forma de nutrición: autótrofa por fotosíntesis o heterótrofa por absorción; en la morfología y bioquímica de los organismos sin incluir análisis moleculares ni características evolutivas.





Los cinco reinos (Animalia, Plantae, Fungi, Protista y Monera) según  Whittaker.
     El primero en intentar una clasificación de los seres vivos fue Linneo, quien en 1735 los catalogó en dos reinos: Animales y Plantas. En 1886 Haeckel había dividido a …

Transformismo: Lamarck y Darwin

Dediquemos un momento a analizar las últimas etapas deltransformismo, la teoría de Lamarck y  la teoría de la evolución de Darwin. Hemos seguido sucintamente el artículo Darwin: el genio de los orígenes, publicado en Sin Dioses.



Fuente: Sin Dioses

     En 1809, Jean Baptiste Lamarck propone la idea del transformismo en la evolución. Este proceso fue explicado como una progresión continua, desde los organismos más sencillos y pequeños, pasando luego a las plantas y animales más complejos, hasta llegar al máximo de la perfección: el hombre. La teoría evolutiva de Lamarck fue formulada tomando en consideración los siguientes principios evolutivos: existencia de un impulso interno haca la perfección en todos los seres vivos; la capacidad de los organismos para adaptarse a los cambios ambientales y, finalmente, el principio de uso y desuso de los órganos.
La teoría de Darwin se basa en la herencia de los caracteres adquiridos. Darwin regresó de su viaje en 1836 y en sus notas expone tres…

La refutación del Libro negro del comunismo