miércoles, 21 de mayo de 2014

Santiago Caruso


      Santiago Caruso es un artista vanguardista con cimientos surgidos durante el siglo XIX, inspirado en las fuentes del simbolismo, así como del surrealismo, según sus propias confesiones. Sus ilustraciones están llenas de elementos de la imaginería hermética, de la alquimia, de los manuscritos iluminados del Medioevo y de la brujería.










      El Simbolismo nació en Francia y en Bélgica. Para los simbolistas, el mundo es un misterio por descifrar, y el poeta debe para ello trazar las correspondencias ocultas que unen los objetos sensibles. La Wikipedia pone el ejemplo del poeta Rimbaud, quien establece una correspondencia entre las vocales y los colores en su soneto Vocales. Para ello es esencial el uso de la sinestesia., un fenómeno de tipo neurofisiológico por la cual el cerebro del individuo asimila conjuntamente o sufre interferencia de varios tipos de sensaciones o sentidos en un mismo acto perceptivo.

       Un sinestésico puede, por  ejemplo, oír coloresver sonidos y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada. No es que lo asocie o tenga la sensación de sentirlo: lo siente realmente. La sinestesia es un efecto común de algunas drogas psicodélicas, como el LSD, la mescalina o los hongos psilocibios.


La muerte del sepulturero de Carlos Schwabe forma un compendio visual de los principales temas del simbolismo. Muerte, ángeles, nieve y las dramáticas poses de los personajes. Fuente: Wikipedia

      El movimiento tiene sus orígenes en Las flores del mal, libro emblema de Charles Baudelaire. El escritor Edgar Allan Poe, a quien Baudelaire apreciaba en gran medida, influyó también decisivamente en el movimiento, proporcionándole la mayoría de imágenes y figuras literarias que utilizaría. La estética del Simbolismo fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine en la década de 1870. Para 1880, el movimiento había atraído toda una generación de jóvenes escritores cansados de los movimientos realistas.



Coin de table, retrato colectivo de los simbolistas. Paul Verlaine y Arthur Rimbaud sentados a la izquierda

     Santiago Caruso (Quilmes, Argentina-1982) estudió en la Escuela de Bellas Artes “Carlos Morel” y dibujo de historietas con Oscar Capistro “Sensei”. Eligió entre sus primeras lecturas las de la literatura fantástica de autores como Edgar Allan Poe, las cuales empezaron a marcar su destino y estilo gráfico.









      Comenzó como dibujante profesional el año 2001 dedicado al fantastique y la poesía, un subgénero de la fantasía que puede definirse como la intrusión de lo sobrenatural en un marco realista, o sea, la aparición de hechos inexplicables, aunque en teoría, el cultivador del género no renuncia a buscarle una explicación más o menos racional al fenómeno. Según el teórico Tzvetan Todorov los cultivadores del género dudan entre la aceptación de lo sobrenatural como tal, y una tentativa de explicación racional.




GoyaEl sueño de la razón produce monstruos

     Sus ilustraciones fantásticas se encuentras entre sus libros ilustrados más importantes: Jane Eyre (Folio Society); El Horror de DunwichLa Condesa Sangrienta y El Monje y la Hija del Verdugo (Libros del Zorro Rojo); El Eco de mis Muertes (edición de autor); The Walls of the Castle (Black Labyrinth); Senhorita Christina (Tordesilhas), Historias de Vampiros (Longseller); Tarshishim y The Peacock Escritoire.


      Entre 2005 y 2011 ha publicado sus imágenes en portadas y notas de la mítica revista Caras y Caretas. También realiza portadas de libro para Tartarus Press, Nightshade Books, Miskatonic River Press,White Wolf Publishing, Random House Mondadori, Planeta,  Sudamericana y Páginas de Espuma, entre otras. También ha desarrollado el concepto visual de álbumes musicales de diversas bandas de América y Europa.







     Después de leer lo que manifiesta en varias entrevistas, llegamos a la conclusión de que en sus dibujos pretende plasmar visualmente "la dualidad, la luz y la sombra, la muerte y la vida y el otro que habla a través de ella", según sus propias declaraciones (abajo os dejo varios vínculos).

      Esta predilección por la fantasía le llevó a ilustrar una obra extraña, por sus escasas páginas y por su bizarro tema, que tuvo un resultado final de extrema belleza al ser escrita con prosa concisa y sin adornos por Alejandra Pizarnik en 1971. “La condesa sangrienta (Libros del Zorro Rojo) es un ensayo perturbador y sádico que reescribe la famosa historia de la francesa Valentine Penrose.  Cuarenta años después, Santiago Caruso se convirtió en el primer ilustrador de esta obra, cuyos esgrafiados originales se exponen en "El deseo y la palabra", un homenaje a la escritora en el Museo Enrique Larreta.

      La condesa sangrienta de Alejandra Pizarnik la podeis contemplar en es.scrib.



     Las ilustraciones de La condesa sangrienta se basan en los colores rojos y negros sobre blanco para iluminar una glosa brutal. La novela ilustrada se ha convertido en una obra de culto, por la mezcla de la brutalidad y lo cruento de la historia que Pizarnik convierte en poesía de gran belleza. Según declaraciones del ilustrador: “es un texto difícil de encarar en lo visual, por el peligro de caer en el gore. Traté de desentenderme del sadismo explícito y concentrarme en el discurso metafórico sobre la belleza, lo animal en el ser humano, la locura de buscar el dominio de los poderes de la muerte. Me propuse construir un retrato de la locura y el poder absoluto”.

      Santiago Caruso viene ilustrando a autores como H. P. Lovecraft, Ambrose Bierce, Marcel Schwob o Mikhail Bulgakov, además de numerosos libros de género fantástico, aquí y en otros países. Casi todo su trabajo está influido por el simbolismo y el decadentismo (el reflejo artístico de la transición de la economía basada en el capitalismo familiar a la economía de las grandes concentraciones financieras e industriales que supuso un aumento de tuerca en la globalización inhumanitaria del mundo).
      









      El decadentismo arremete contra la moral y las costumbres burguesas, pretende la evasión de la realidad cotidiana, exalta el heroísmo individual y desdichado y explora las regiones más extremas de la sensibilidad y del inconsciente

      Su estética demuestra interés por el exotismo de los países lejanos, especialmente los orientales, que ejercieron gran fascinación en autores como el francés Pierre Louÿs, en su novela "Afrodita" (1896) y en sus poemas "Las canciones de Bilitis" (1894). Así como en el también francés Pierre Loti o el inglés Richard Francis Burton, explorador y traductor de una polémica versión de "Las mil y una noches". 

      La máxima expresión del decadentismo lo constituye la novela "A rebours" (A contrapelo), escrita en 1884 por el francés Joris Karl Huysmans, quien narra el estilo de vida exquisito del duque Jean Floressas des Esseintes, que se encierra en una casa de provincias para satisfacer el propósito de sustituir la realidad por el sueño de la realidad. Este personaje se convirtió en un modelo ejemplar de los decadentes, de tal manera que se consideran descendientes directos de Des Esseintes, entre otros, personajes como Dorian Gray, de Oscar Wilde, y Andrea Sperelli, de Gabriele D'Annunzio.






    Pero de todos los autores que eligió o le tocaron, ninguno lo conmovió tanto como Alejandra Pizarnik y su imagen de poeta romántica, entregada a la escritura con una pasión completamente arrasadora. Romanticismo que se complejiza al interior de los poemas, en donde sus procedimientos no se quedan sólo en lo romántico, sino que se ligan a la sangre, a la oscuridad, al surrealismo. Sobre la escritora opina Santiago Caruso:

      La poesía de Pizarnik es muy oscura, hay mujeres que mueren, cuchillos por doquier, temas que pertenecen a la poesía decadentista de fin de siglo XIX. Y es ese movimiento, junto con el simbolista, de los que yo me siento heredero. Los simbolistas, los decadentistas, eran pintores que estaban íntimamente relacionados con lo literario, ya sea con la mitología o con la poesía de esa época. Algo parecido me pasa a mí.”







      Por otro lado, probablemente la pintura favorita de Santiago Caruso sea El Demonio Caído de Mikhail Vrubel (Ver sus explicaciones). El pintor realizó toda una serie de obras que plasmaban al protagonista del poema de Lermontov, El Demonio. El Demonio Caído (1902), fue uno de los últimos diablos que Vrubel pintó y repintó, cuando ya estaba colgado en la exposición de 1902. La obsesión por encontrar la imagen “verdadera” del personaje era hija de su pérdida de fe y de una crisis nerviosa, en los albores de la demencia. No hay nada de orden satanista en esta fijación, sino más bien el intento desesperado de construcción de una mirada compasiva del Caído, que en definitiva era él mismo y todo lo humano: bello y corrupto.




Mikhail Vrubel, Demon Downcast, 1902, Oil on canvas, The State Tretyakov Gallery, Moscow, Russia

      La Condesa Sangrienta, es una historia terrorífica, sobre todo si pensamos que la persona que describe fue una persona real: una de las dos personas que inspiran a Stocker para crear el personaje de Drácula. 


      El primero fue Vlad Tepes (el Empalador, en rumano) fue el príncipe valaco Vlad lll (nacido como Vlad Drăculea) más conocido como el conde Drácula. El segundo personaje era la condesa Erzsébet Bathory, obsesionada con preservar su juventud y belleza, llegó a la conclusión que el elemento que se lo iba a permitir es la sangre de doncellas, según le dijo una asesora bruja.
































      Alejandra Pizarnik nos relata la forma en que la condesa trae engañadas a su castillo a jóvenes de todas las castas, las tortura y mata.  Los hechos sólo pueden describirse como infames. Hay un goce extremo en la forma de torturar. Hay deleite en la vejación de los cuerpos jóvenes, desnudos, cortados, punzados. Hay placer. Verdadero placer en ello. Pizarnik nos dice claramente: ese goce es erótico.

      Cuando se descubre lo que la condesa ha estado haciendo durante años, impunemente en las catacumbas de su castillo, la condena es ejemplar. Clausuran la puerta de su aposentos: va a vivir hasta envejecer encerrada en su habitación.

    Lo llamativo de este libro es la forma en que está escrito: frases cortas y precisas que describen tremendas atrocidades y crueldades, consiguiendo una belleza casi sublime. Se puede leer en Akavaliunas: de alguna manera la escritora consigue deleitar con la narración de las escabrosas acciones de la condesa, pues cada coma, cada palabra elegida te muestra al autor, y nada más que al autor. En esta obra, Alejandra Pizarnik seduce. No las historias de Bathory, sino la forma en que Pizarnik la mira.


      El texto completo lo podéis descargar en:  






Poster de una película en proyecto del escritor-director Mark Savage









Tres imágenes de la pieza original para la impresión de lujo de Tarshishim (Ex Occidente Press, 2011) titulada “Universal Mysterium”




Aracné. Una reinterpretación del personaje de Penélope para el cómic "Segundo Círculo" de Zylberberg-Menéndez y Rodrigo Luján (Ediciones Llanto de Mudo).




De la colección “Revealers, Prophets & Liars” (2012-2013)

Una serie sobre los poderes místicos de lo femenino que se enfrentan con el mundo degradado de los hombres. La religión como instrumento de la mentira, la poesía como el camino a la verdad. Vamos a encontrar reveladores de palabras secretas ocultas en las constelaciones de mundos interiores…” (Santiago Caruso, Personal)




KANTUTA  ( El Canto Mudo ), de Santiago Caruso



LAMIA. Portada de "Transformaciones"
 Colección Cuentos Fantásticos a cargo de Ana María Shúa / Emecé 2011
  

     El blog del autor y una serie de links:

- Santiago Caruso, el ilustrador de Alejandra Pizarnik  por Leticia Pogoriles, Telam
- 
Cuidado con la pintura  por Guadalupe Treibel, Página 12
- 
Los trabajos y las noches  por Mercedes Halfon, Página 12, RADAR
- Tenebrous: An Interview with Santiago Caruso by Robyne B. R., Book Aesthete: Contemporary
-
 Somos lo que cae  por Santiago Caruso, Radar, Página 12
-
 DPI MAGAZINE , Japan
- 
Rojo y negro + Hojeando estantes  por Mariana Enríquez, RADAR
- 
Santiago Caruso, el ilustrador despiadado  por Sandra Ávila, LIBROS, NOCTURNIDAD Y ALEVOSÍA
- 
Something we like . com
- 
Una muestra sobre Pizarnik: (casi) simplemente sangre  por Ezequiel Alemian, Clarín

1 comentario:

Yomar L.R.R dijo...

Excelente nota acerca del gran poeta de la plástica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...