sábado, 16 de noviembre de 2013

La sociedad de la época de las exploraciones

1. La imprenta

      A comienzos de la era de las exploraciones, en el siglo XV, Johannes Gutenberg inventó uno de los objetos que más ha cambiado el curso de la historia: la imprenta de caracteres móviles (1450).


Imprenta del siglo XVI y Grabado de Gutenberg en la imprenta, 1447. Fuente: Historiadores histéricos

    De esta manera simplista redactan la mayoría de cronistas anglosajones sus “historias”, de manera que, sin engañar a la gente, faltan a la verdad. En realidad, el primer sistema de caracteres móviles fue ideado entre 1041-1048 por el chino Bi Sheng, que utilizó piezas de porcelana. Los caracteres móviles de metal aparecieron en Corea alrededor del año 1230. El sistema no cuajó en Asia porque imprimir en una lengua con miles de caracteres diferentes resultaba muy difícil. En cambio, cuando se utilizó el sistema alfabético con sólo veintiséis símbolos, resulto sencillo montar las páginas de los libros a imprimir.
  

 Los tipos móviles los inventó Bi Sheng entre el 1041-1048. Fuente: Historiadores histéricos

 



Corea innovó en los tipos móviles y los hizo en cobre en el s.XV. A la derecha, tipos modernos. Fuente: Historiadores histéricos

     La relevancia del invento es de capital importancia para la Era de los descubrimientos porque, por primera vez, en distintas regiones del mundo se podía tener el mismo conocimiento global del planeta y reunir las aportaciones de portugueses y españoles principalmente.

2. Las Guerras italianas

     Desde finales del siglo XV hasta la segunda mitad del siglo XVI tuvieron lugar las llamadas Guerras Italianas (1494-1559), que son un conjunto de conflictos europeos que tuvieron lugar entre Francia, España, Sacro Imperio Romano Germánico, Inglaterra, Escocia, la República de Venecia, los Estados Pontificios y otras ciudades estado italianas. Inicialmente se trató de una disputa dinástica acerca de los derechos hereditarios de Francia sobre el Ducado de Milán y el Reino de Nápoles. Tras la primera guerra el rey español Fernando el Católico salió victorioso tras la firma con Luis XII, el sucesor de Carlos VIII, el Tratado de Marcoussis (1498). Sin embargo, el rey francés inició de nuevo las hostilidades (1499-1501) invadiendo el Milanesado y expulsando a Ludovico Sforza. A continuación, Luis XII, comenzó el ataque sobre Nápoles, aunque tuvo que repartirse el reino con Fernando II de Aragón (Tratado de Granada, 1500).


      Los franceses no respetaron el tratado y no tardó en surgir la guerra por Nápoles por divergencias en el reparto. En los enfrentamientos armados que se siguieron, las tropas del Gran Capitán derrotaron contundentemente a las francesas a lo largo de 1503 en las batallas de Ruvo, Seminara, Ceriñola y Garellano (1503), En 1504 Luis XII cedió la totalidad de Nápoles a Fernando de Aragón mediante el tratado de Lyon. Nápoles permanecería bajo soberanía española hasta 1707.


Federico de Madrazo y Küntz. El Gran Capitán recorriendo el campo de la Batalla de Ceriñola o El Gran Capitan tras la batalla de Ceriñola encuentra el cadáver de Luis de Armagnac (1835). El lienzo muestra a Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como "el Gran Capitán", contemplando el cadáver del duque de Nemours, comandante del ejército francés en la batalla de Ceriñola, en la que el ejército francés resultó derrotado y el duque de Nemours perdió la vida.

3. Las Guerras de Religión        

    A lo largo del siglo XVI un grupo de religiosos, filósofos y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia Católica en la Europa Occidental, reaccionándolo que provocó una reacción en contra  del papado y los reyes católicos.


Representación de la Matanza de San Bartolomé de François Dubois

      La Reforma Protestante empezó mediante la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero. Como respuesta a la misma surgió la Contrarreforma cuyos objetivos fueron renovar la Iglesia y evitar el avance de las doctrinas protestantes.    Como consecuencia de estas acciones, durante la segunda mitad del siglo XVI se desencadenaron una serie de ocho conflictos que fueron bautizados bajo el nombre de Guerras de religión de Francia. En estos sucesos se enfrentaron los hugonotes (protestantes franceses de doctrina calvinista) y los católicos, con grandes matanzas y barbaridades cometidas por ambos bandos.

       Luis XIV de Francia, el Rey Sol, decide revocar el Edicto de Nantes (autorizaba la libertad de cultos) y reiniciar el exterminio sistemático de los franceses protestantes, utilizando, entre otras iniciativas, el Batallón especial, un grupo de soldados dedicados exclusivamente a la tarea de reprimir a los protestantes. Numerosos hugonotes huyeron a los Países Bajos, Suiza, Inglaterra y a diversas ciudades evangélicas alemanas, como Kassel, Erlangen y Berlín, así como a Prusia. Otros muchos se instalarían en las colonias británicas del Cabo y la América británica y comenzarían sus propias iniciativas colonizadoras, cuyos descendientes contribuirían a la fundación de naciones modernas como Sudáfrica y los Estados Unidos de América.


Una mañana a las puertas del Louvre, pintura de Edouard Debat-Ponsan, del siglo XIX. Catalina de Médicis aparece vestida de negro. Ante el poder creciente de los hugonotes, encabezados por el almirante Gaspar de Coligny, la reina madre Catalina de Médicis concertó el matrimonio de su hija Margarita con el príncipe protestante Enrique de Navarra, futuro rey Enrique IV de Francia, La boda disgustó al papado y a Felipe II de España. Temiendo cada vez más a los hugonotes, el rey Carlos IX de Francia y su madre, Catalina de Medici, ordenaron el asesinato de miles de ellos. La matanza se conoce como la Noche de San Bartolomé (1572)

     Sucesos semejantes ocurrieron en las islas Británica o los Países Bajos, lo que provocó en muchos protestantes el deseo de crear una nueva sociedad en las nuevas tierras descubiertas, lo que podría sumar otro factor más para explicar el arrojo de los europeos por todo el mundo, tanto descubriendo como colonizando nuevos territorios en América y África (Arnold, 2002).

     Richard Rowlands (1550-1640), anglo-holandés anticuario, cuyo verdadero nombre era Verstegen, grabó un libro titulado Theatrum Crudelitatum haereticorum nostri temporis (Teatro  de las crueldades de los herejes de nuestro tiempo,1587), en los que mostraba las crueldades cometidas por los protestantes -sobre todo ingleses- y los hugonotes contra los católicos.


 Richard Verstegen (1550-1640 y su Theatrum Crudelitatum haereticorum nostri temporis (Teatro  de las crueldades de los herejes de nuestro tiempo,1587) denunciando las crueldades cometidas por los protestantes contra los católicos. Martirio de Sta Margaret de York.


Protestantes, calvinistas y hugonotes martirizando católicos. Richard Verstegen en Theatrum Crudelitatum haereticorum nostri temporis (1587)


Richard Verstegen, Theatrum Crudelitatum haereticorum nostri temporis, 1587. Hugonotes arrojando católicos al mar y matándolos a cañonazos


Escena de tortura y mutilaciones provocadas por los protestantes contra los católicos en el 'Teatro de la Crueldad' | Crédito: Flickr - Peacay (Licencia CC).


La obra de Verstegan se convirtió en un auténtico martirologio para los católicos de toda Europa | Crédito: Flickr - Peacay (Licencia CC).


    El embajador inglés en Francia declaró que estas imágenes eran libelos. Richard Verstegen en Theatrum Crudelitatum haereticorum nostri temporis (1587) trató de registrar en detalle las horripilantes torturas, crueldades y asesinatos de los mártires católicos en Europa, a manos de los herejes protestantes. Tras su publicación en Inglaterra, el autor fue detenido y encarcelado por difamación en contra de la Corona y los libros fueron confiscados y destruidos. Verstegen fue capaz de lograr su liberación y huyó del país, en última instancia, instalándose en Amberes.

 
  

Leonardo Da Vinci
  
    En esa época dominaba de forma hegemónica en Europa una corriente filosófica, filológica, intelectual, artística y educativa denominada Humanismo, el cual estaba estrechamente ligado al Renacimiento. Este hecho marcaría el comienzo de la expansión mundial de la cultura europea, lo cual rompe la concepción medieval del mundo, fundamentalmente geocéntrica. Este movimiento cultural tuvo representantes geniales como Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Miguel de Cervantes, el ya nombrado Martín Lutero, Alberto Durero, Johannes Kepler, Tycho Brahe, Joachim Patinir, Quintín Metsys, Antonio Moro, el Bosco, Erasmo de Rotterdam y Bruegel el viejo.


 Fuente: Historia UniversalLa Enciclopedia del Estudiante. El País. Santillana. Madrid, 2005

     En 1453 los turcos otomanos toman Constantinopla y cierran el estrecho del Bósforo a la navegación por medio de una cadena. Esto dificultó el comercio con Europa y encareció todos los productos venidos de Asia e incluso haciéndolos inaccesibles.


Fuente: zonu.com

     Durante el siglo XVII tuvieron lugar la expulsión de los moriscos de España y  la Guerra de los Treinta Años. Como consecuencia de la reforma luterana se instauró un odio irreconciliable entre católicos y luteranos, llegado a firmar una frágil Paz de Augsburgo (1555) entre el emperador Carlos V de Alemania (Carlos I de España) y los príncipes luteranos.

     Se acordó que los príncipes alemanes pudiesen elegir la religión de sus súbditos en sus señoríos de acuerdo con su conciencia. Era el principio de “cuius regio eius religió”. También se acordó que los luteranos podrían practicar su religión en un estado católico, o que los obispos de la Iglesia Católica que se convirtiesen al luteranismo tenían que entregar su diócesis.


Batalla de Rocroi (1643) por Augusto Ferrer-Dalmau (2013). En 1643 las tropas españolas de Felipe IV -que se enfrentaba en la península a la Sublevación de Cataluña- eran derrotadas en la fortaleza de Rocroi


    En los inicios del siglo XVI se incrementaron las tensiones entre las naciones de Europa. España estaba interesada en los principados alemanes, debido a que Felipe II (hijo de Carlos V) era un Habsburgo y tenía territorios alrededor de la frontera oeste de los estados alemanes (Flandes, el Franco Condado). Francia también estaba interesada en los estados alemanes porque deseaba recuperar la hegemonía a costa del poder de los Habsburgo, como había tenido durante la Edad Media. Suecia y Dinamarca estaban interesadas por razones económicas en los estados germánicos del norte que rodeaban al Mar Báltico.



     El Renacimiento del siglo XVI es la puerta de entrada para zafarse del viejo molde de la Iglesia que implantaba métodos rígidos de comportamiento y actuación. Para los religiosos el hombre común era una especie de enano que avanzaba gracias a los esfuerzos de hombres gigantes. Sin embargo, el humanista valenciano Juan Luis Vives escribió "ni nosotros somos enanos ni aquellos hombres gigantes, sino todos de la misma estatura". Así el autor español rebatía una postura que inicialmente fue de humildad, pero terminaría siendo utilizada por los escolásticos más conservadores para sojuzgar la libertad del hombre.


Juan Luis Vives (1492-1540), nació en Valencia en 1492, el mismo año en que los Reyes Católicos conquistaron el último reino musulmán de la península, el reino nazarí de Granada.


     En España y Portugal se habían puesto en duda conceptos como la forma plana de la Tierra o la no circulación de la sangre (Miguel Servet) mucho antes que en otros reinos. De la misma manera en estas naciones la investigación y las demostraciones empíricas eran más aceptadas que las disertaciones escolásticas, mientras que sucedía lo contrario en las universidades centroeuropeas, donde una de las polémicas más urgentes desde que la plantease Santo Tomás de Aquino era "¿cuantos ángeles entran en la cabeza de una alfiler?" (Osho Osho (2011). El peligro de la verdad. Traducción de Esperanza Moriones Alonso. Barcelona: Randon House Mandadori, S.A.)


Miguel Servet (1509 o 1512–1553). Parte de su fama posterior se debe a su trabajo sobre la circulación pulmonar descrita en su obra Christianismi Restitutio.

4. Exploradores en los reinos ibéricos

      Es posible que la superior tecnología y afán investigador de portugueses y españoles fuera una de las causas que los colocase delante de sus futuros competidores europeos. También es posible que la ubicación geográfica de las dos naciones, orientadas al océano Atlántico, supusiera el desencadenante auténtico para empujarlos tras nuevas rutas y lograr reanudar el comercio con Asia. Otra explicación estriba en que las demás naciones europeas parecían más preocupadas de sus problemas territoriales, caso de Inglaterra conquistando Irlanda, que en la exploración geográfica, por tanto no se ocuparon de desarrollar flotas nacionales o escuelas de cartografía como hizo Portugal.

    Todos estos puntos de vista muestran la diversidad de teorías sin negar la postura unánimemente asumida de que la Era de los descubrimientos se desató por razones comerciales, especialmente alimenticias. Dejémoslo en que los comerciantes vieron posibilidad de enriquecerse comerciando con especias.

     Las especias habían cobrado especial importancia durante el Renacimiento ya que los métodos tradicionales de conservación, caso del salado o el ahumado, eran muy deficientes, retrasando poco los procesos de putrefacción de los alimentos, sin poder casi enmascarar su sabor repugnante.


Especias. Fuente: Paradisinfo

     Rojo sostiene que la colonización de África tuvo su primer objetivo en conseguir un suministro permanente de pimienta para evitar el tener que consumir carne casi podrida (Rojo, Alfonso (1993). La odisea de la tribu blanca. Barcelona: Planeta, p. 21), pero esta necesidad de pimienta y canela es muy antigua ¿por qué en ese momento?


El bazar más buscado en Estambul, el Misir Çarsısı, también llamado bazar egipcio. Fuente: mansionvitraux

      La historiografía actual no ha cerrado la polémica de por qué razón o razones los europeos se hicieron a la mar y en menos de dos siglos habían explorado casi todo el Planeta, como tampoco existe consenso en porqué unas naciones lo hicieron mucho antes que otras. Consultando distintos autores se obtienen distintas respuestas, si bien es cierto que todos están de acuerdo en la gran demanda de productos asiáticos, pero sin haber unanimidad en porqué los portugueses y españoles fueron casi dos siglos por delante de franceses, daneses, ingleses u holandeses.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...