miércoles, 2 de octubre de 2013

Holodomor: los manipuladores

     El tema histórico sobre una hambruna que ocasionó la muerte de muchas personas en la U.R.S.S., no tan sólo en Ucrania, despertó mi interés  cuando observé repetidamente en Internet titulares como el “horror silenciado” o el “genocidio ucraniano”.

     Aquello me hizo sospechar  que el asunto histórico lo hubiesen convertido en una cuestión política manipulada por los sectores revisionistas de la derecha, muchos de ellos cristianos.


    A poco que profundicé en las consultas sobre el tema de la manipulación, me encontré inmediatamente con los primeros falsificadores de la historia, entre los que destaca Robert Conquest y su libro El Gran Terror, así como el francés Stéphane Courtois con El Libro Negro del Comunismo (Capítulo 7. "La gran hambre”, Ediciones B. 2010, p. 213-236) y el expresidente ucraniano Víctor Yúshenko. Su labor de desinformación se ve reflejada, en parte, en el artículo sobre el Holodomor de la Wikipedia y en páginas o foros como este.



Leonid Denysenko, Why!? Fuente: Wikipedia.  Los alemanes presentaron unos «carteles representando el retrato trágico de un niño alemán de Rusia sufriendo la hambruna», informó el Embajador francés en Berlin.

      El magnate William Randolph Hearst, padre de la prensa amarilla y condecorado con la cruz de hierro por Hitler, también enmascaró la realidad. Su corresponsal en Moscú, el periodista M. Parrot, envió reportajes sobre las excelentes cosechas en Ucrania que jamás se publicaron. En cambio, publicó las crónicas de un “periodista enviado” a Ucrania, el cual resultó un farsante.

     Como demostró Louis Fisher, corresponsal en Moscú del periódico americano The Nation, y el periodista canadiense Douglas Tottle en Fraude, hambre y fascismo: el mito del genocidio ucraniano, de Hitler a Harvard (9), el millonario Hearst publicó falsos reportajes y falsas fotografías de un supuesto periodista llamado Thomas Walker, que en realidad se llamaba Robert Green, que se había escapado de una cárcel de Colorado. Cuando Green regresó a Estados Unidos fue detenido y confesó al tribunal que jamás había estado en Ucrania y que sólo estuvo cinco días en Moscú.





El magnate William Randolph Hearst, padre de la prensa amarilla

     En su libro, D. Tottle indicó que las fotografías publicadas con escenas de niños muertos de hambre, en realidad, procedían de publicaciones de 1922 mostrando las muertes de hambre que se produjeron como consecuencia de la intervención de ocho potencias imperialistas en la guerra civil rusa de 1918-1921. Por cierto, la colectivización se inició a finales de 1929 y el hambre apareció en 1934 por causas ajenas a ella.

 Los nazis ucranianos de  Stepan Bandera.   


      Hemos revisado la historia soviética y descubrimos serias dificultades en la URSS al finalizar la guerra civil, como el desabastecimiento de alimentos en las ciudades industriales, la falta de suministros en el campo, reacciones individualistas de los kulaks, las colectivizaciones forzosas, el consumo por parte de los campesinos de sus propias cosechas… Sin embargo, la hambruna que causó tantos millones solo aparece en la mente de los manipuladores.

    Los que hablan del holomodor tendrán que demostrar que efectivamente existió y aportar pruebas, como demanda el método científico. Cuando los nazis –creadores del mito del holomodor- ocuparon Ucrania,  durante cuatro años no encontraron un solo cadáver de la terrible hambruna, ni fosas cunes, ni piras humanas…, pero causaron a los rusos 1.169.000 bajas (Wikipedia) durante la llamada Operación Barbarroja.





Sello postal  de Ucrania para la conmemoración de los 100 años del nacimiento de Stepan Bandera. Fuente: Wikipedia

      Los habitantes del oeste de Ucrania en 1941 dieron la bienvenida a los nazis con flores, comida y bebida, les halagaron con música y bailes, dando las gracias a los libertadores. Los ucranianos de la parte occidental del país habían formado parte, administrativamente, de Polonia hasta que Stalin tomó posesión de la zona en 1939. Los ucranianos detestaban a los comunistas rusos porque les cerraron las iglesias y represaliaron a los intelectuales nacionalistas.

     Sin embargo, el ansiado "libertador" Hitler, en realidad, veía a los ucranianos como una etnia inferior, no como sus aliados y ocupó Ucrania para arrebatarle a la Unión Soviética su almacén de grano, a la vez que proporcionaba espacio vital (Lebensraum) a los colonos arios. Hitler encargó la ocupación de Ucrania al despiadado Erich Koch que empezó el despoblamiento del país con la exterminación de judíos y gitanos, a lo que siguió las deportaciones en masa y masacres de ucranianos. Siguiendo lo dispuesto en el plan Bocas de más (1941) -referido a judíos y ucranianos-, el grano se desvió hacia Alemania, provocando grandes hambrunas entre los ucranianos.

    La organización nazi S.S. azuzó las masas ucranianas, a sabiendas de su antisemitismo, para lanzarlas a cometer matanzas contra los judíos. Los nazis se ahorraron un gran trabajo al lograr que ucranianos, rusos y bálticos asesinaran por cuenta propia a millares de judíos. El principal movimiento nativo fue la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) liderado por Stepan Bandera.



Una mujer judía es desnudada públicamente bajo las risas de los ucranianos. Detrás de ella a la izquierda hay un civil listo con una espada para clavársela. Fuente: Eurasia 1945
     Los fusilamientos de ciudadanos llegaron a realizarse en grupos de 400 personas en represalia por las desobediencias, sabotajes y otras razones absurdas, como volar palomas, poseer una radio, o tener un par de botas… Los fusilados eran abandonados en las aceras para que sirvieran de escarmiento. Otras formas de exterminio consistieron en la desatención sanitaria para favorecer la propagación de las enfermedades. Los nazis transportaron en masa, subidos en carros de ganado, a los vecinos de ciudades como Kiev para que sirvieran de mano de obra en Alemania.




Colaboración de la iglesia ortodoxa y los nazis. Fuente: fotos.miarroba




Los nazis queman la casa de una mujer ucraniana acusada de colaborar con los partisanos. Fuente: The Atlantic




Ahorcamiento de civiles ucranianos acusados de ser partisanos. Fotos: fotos.miarroba

Dos hombres y un chico en llanto momentos antes de ser fusilados por los alemanes en la plaza de Bydgoszcz, Polonia. el 9 de septiempre de 1939.Todo está perdido, la desesperación se ha apoderado de los civiles momentos antes de su ejecución y solamente pueden esperar el final. Fuente: gophoto.it


Nacionalistas ucranianos ahorcando judíos. Fuente: Eurasia1945
     Los revisionistas de la derecha dicen que no hay pruebas de la masacre soviética porque los comunistas quemaron 5 millones de cadáveres muertos de hambre para ocultarlas. Sin embargo, no hay testimonio de persona ucraniana alguna que haya visto esas enormes piras funerarias, ni nadie tomó fotografías.

     Ante esas evidencias, los falsificadores de la historia recurren a otras posibilidades que demuestran que las pruebas desaparecieron. Dirán los falsificadores que los rusos enterraron los cadáveres en fosas comunes, pero la realidad se impone: nadie las ha encontrado todavía.
       Sin embargo,  hay fotos de personas que han sufrido los efectos del hambre. Esas fotos las presentaron a la prensa los nazis, pero se guardaron bien de indicar su lugar de procedencia y, sobre todo, el año en que fueron tomadas. En realidad, las fotografías son de la hambruna de 1922,  y ocultaron la fecha para hacerlas pasar por recientísimas fotos de 1932-33.

     ¿Por qué los nazis se molestaron en trucar unas fotos? ¿Quizás porque no tenían ni una sola fotografía, es decir, ni una sola prueba visual de tan tenebroso acontecimiento? Por toda Ucrania se paseaban cónsules alemanes e italianos, repartidos por varias ciudades, que no pudieron obtener ni una sola foto de los muertos de hambres para acompañar sus tremebundos mensajes a sus ministros exteriores de Berlín y Roma.


   La respuesta es bien sencilla: si hubiesen encontrado un solo muerto de hambre, le habrían hecho cientos de fotos y esas fotos aparecerían hoy en los libros de historia de nuestros escolares.
     Ahora que Rusia es “libre” y se han abierto los archivos secretos del KGB (y del NKVD), así como los del C.C. del PCUS tampoco aparece un sólo documento que mencione -aunque sólo sea de pasada- semejante mortalidad. Y esto es así porque el Holodomor es una patraña de la llamada "revolución naranja" en Ucrania, de la que ya nadie se acuerda. Ni siquiera Nicolas Wearth se atrevió a tanto en ese panfleto llamado Libro Negro del Comunismo, como los creadores del bulo del Holodomor.
     Para muchos el mito del “Holodomor” persiste debido a que es el “mito fundacional” del nacionalismo ucraniano de derechas, los mismos que ahora quieren entregar su país a las garras del capital financieros occidental. Los nacionalistas ucranianos que invadieron la URSS, junto con los nazis, mataron a millones de personas, entre ellas muchos ucranianos soviéticos. Su única “excusa” fue propagar la mentira de que habían “luchado por la libertad” contra los comunistas soviéticos, que eran “peores que los nazis”. Hoy en día, continúan con la misma farsa: la defensa de la democracia.

      La derecha europea sostiene que ese supuesto genocidio fue intencionado para erradicar el nacionalismo ucraniano. Cualquier historiador sabe que en la Ucrania de los años 30 los nacionalistas sólo eran un puñado de intelectuales universitarios, es decir, una ínfima minoría. Sólo un cretino sería capaz de sostener  que el hambre sabe distinguir a las personas por sus ideas. Es absurdo que un gobierno, para acabar con un puñado de intelectuales de un medio urbano, tenga que someter a la inmensa mayoría de la población, rural y no nacionalista, a una hambruna.
 El Libro negro del comunismo

      El Libro Negro del Comunismo: crímenes, terror y represión es un libro escrito por varios académicos europeos y editado por Stéphane Courtois que pretende documentar una historia de represión de políticos y civiles por los estados comunistas, incluyendo genocidio, ejecuciones extrajudiciales, deportaciones y artificiales hambrunas.

Stéphane Courtois


     Los autores del libro han sido criticados por sus inexactitudes históricas y datos que rozan lo ridículo, según el profesor Peter Cenaz de la Universidad de California. Las falsificaciones de datos han sido demostradas por el periodista francés Gilles Perrault en Le Monde Diplomatique (10). 

    Dos de los colaboradores del Libro Negro, Nicolas Werth y Jean-Louis Margolin, se desvincularon de las cifras que dió Courtois en la introducción del libro. El historiador Jean-Jacques Becker afirmó que el libro carecía de valor histórico: "La valeur historique est nulle" (11). Así mismo, muchos historiadores rechazan la ecuación de que la represión soviética es igual que el genocidio nazi. Werth sostiene que aún hay una diferencia cualitativa entre el nazismo y el comunismo. Declaró a Le Monde: "no existen campos de exterminio en la Unión Soviética", y "cuanto más se compara el comunismo y el nazismo, más evidentes son las diferencias" [Le Monde, 21 de septiembre 2000]
    También se afirma que es un libro imparcial (12), pues si se trataba de hacer una crónica de la violencia y de los crímenes contra la humanidad, también se deberían de haber incluído las víctimas causadas por el otro bando, ya que cantidades superiores de víctimas  -a las causadas por los comunistas- surgen a partir del análisis del colonialismo y el capitalismo en el siglos XIX y XX.

     Noam Chomsky sostiene que, aplicando la metodología del Libro Negro a la India (en referencia a la denuncia de Amartya Sen, quien estimó que el exceso de mortalidad en los años 80 en la India -sobre la media- fue causada por las compañías farmacéuticas occidentales y su falta de interés en la distribución de medicamentos) podríamos afirmar que el capitalismo democrático "ha causado más muertes que toda la historia del comunismo desde 1917: más de 100 millones de muertes en 1979 y decenas de millones más, sólo en la India" (13). Los muertos como consecuencia de la mala política del gobierno no deben contarse como si fueran equivalentes a los asesinatos intencionales y ejecuciones. Serían los actos propios de la incompetencia gestora de algunos políticos (14). 





Holodomor:



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se observa en sus escritos mucha defensa de la parte moscovita y ensombrecimiento de la parte ucraniana. En éste artículo por ejemplo segun Vd. hay una fotografía de una mujer judia y una persona ucraniana segun lo que Vd. dice listo para clavarle la espada. ¿Tiene usted algo que verifique que eran ucranianos los de la fotografía y si ese civil clavó la espada que segun Vd. se la iba a clavar? Desde mi punto de vista, no observo mucha objetividad en sus argumentaciones.

Gonçal Vicens Bordes dijo...

Señor, mire la fuente. ¿Tiene usted otra mejor?

Una mujer judía es desnudada públicamente bajo las risas de los ucranianos. Detrás de ella a la izquierda hay un civil listo con una espada para clavársela. Fuente: Eurasia 1945

Anónimo dijo...

La fuente puede exponer una cosa u otra y ser más veraz o menos, lo que ocurre es que el texto puede llevar a engaño, es como si pongo una fotografia de una manifestación con unos policias delante los cuales llevan pistola y digo los policias matan a los manifestantes. Aquí lo que me da la impresión es que Vd. busca con mucho celo las sombras de una determinada zona (Ucrania) y las sombras de la otra zona (la de la actual F. Rusa) pasa de puntillas o no las expone con la misma intensidad, teniendo las mismas sombras o incluso más en su historia (no veo titulaciones como podríamos poner "La maquinaria propagandística de Stalin", "Soviéticos apoyando a la Alemania Nazi", "Mujeres violadas y asesinadas por soldados rusos en su camino hacia Berlin", etc. Todos los países han tenido y tienen sombras en su historia (hasta España cuando conquistó América las tiene) pero si buscamos con tanta intensidad las sombras de uno tambíén hay que exponer con la misma intensidad las de la otra parte.
Añadir que por ejemplo reconozco que hubo gente de étnia ucraniana que respaldaron a Alemania en la II Guerra Mundial pero también le digo que hubo gente de étnia rusa respaldando a Alemania en la II Guerra Mundial (Stalin/Hitler eran como se suele decir coloquialmente primos hermanos).

Pedro dijo...

Lo conocido como Holodomor ucraniano es un hecho que sucedió incuestionable e incontestable. Murieron miles y miles de personas de hambre habiendo comida como para que no sucediera lo que sucedió y la mayoría en la parte de las tierras de lo que hoy es Ucrania (en esos tiempos el que mandaba allí era Stalin y lo hizo aposta y si no lo hizo aposta, segun gente que opina otra cosa, pudo actuar y no lo hizo estando dentro de su jurisdicción). Por cierto, Stalin al igual que Hitler no eran precisamente la Madre Teresa de Calcuta. Lo único que se podrá cuestionar es sobre si le es aplicable el concepto literal de genocidio. Decir también que en todas esas tierras eslavas (incluyendo lo llamado como la antigua Rusia, después URSS)de siempre ha habido mucha división siendo igual de eslavos (ya desde sus inicios, en tierras de Ucrania -Rus de Kiev- había disputas entre distintas tribus y que encima eran las mismas gentes, uno viviendo aquí otro viviendo 10 kilómetros más allá hablando llanamente).

Anónimo dijo...

Ahora resulta que lo que ocurrió allí es un cuento de hadas. El gobierno si que se caracterizaba por la manipulación y tergiversación. Que se lo pregunten a familias enteras que murieron de hambre porque el gobierno les quitaba las cosechas y los dejaban sin nada, gentes que se comian a los difuntos porque no había nada, tierras que al morir de hambre o enfermedad sobrevenida por la hambruna sus auténticos propietarios (familias enteras) el gobierno que tenía su sede en Moscú se las daba a gentes venidas de otras partes y curiosamente mucha de la parte moscovita.

Gonçal Vicens Bordes dijo...

Señor anónimo, de persistir en su tozudez de remendarme la página me veré en la obligación de informarle que usted también puede crear una cuenta en Blogger y escribir aquello que le apetezca y le venga en gana.

Por favor, no se empeñe en recomponer mi blog, que yo tengo bien claro lo que sucedió en Ucrania. Si usted quiere averiguar lo sucedido, le sugiero que estudie Historia, que se saque un Grado en el tema y discuta con los especialistas.

Como Usted habrá comprobado, mi blog es generalista, trata sobre la cultura en general y, ahora por ejemplo, ya no me preocupa el tema del Holodomor, sino que estoy interesado en temas sobre la evolución humana.

Anónimo dijo...

Sr. Vicens desconozco a que se refiere usted con lo de tozudez ya que yo sólo he realizado un comentario a sus ideas. Sólo añadir que cuando se publican unas ideas o exposición debemos de ser conscientes de las críticas, sean éstas positivas o negativas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...