sábado, 19 de octubre de 2013

Exploraciones rusas: segundo periódo.

  Según el “calendario”, con la llegada de Pedro el Grande (1672-1725) se volvieron a enviar embarcaciones desde las desembocaduras de los ríos Lena Yndigirka y Kolima para que reconocieran la costa norte de Siberia hacia el Noreste de nuevo y, doblando los “Promontorios o Cabos Iwetoi-Noss, y Talatschoi ó Tschukotskoi-Noss”, navegando hacia el sureste, intentaran llegar al mar Pacífico. Otras tenían como misión, saliendo de Kamchatka, navegar hacia el Nordeste y reconocer “aquel Mar, y las Tierras, ó Islas que pudiesen descubrir en aquellos parage” (1). 

 
     A partir de entonces se producirán los descubrimiento de Bering que llegó en el año 1728 hasta el Golfo de Anadir y exploró la península de Kamchatka, el mar Pacífico y las tierras e islas situadas más allá de aquél mar, hacia al Este, hacia el Sur y hacia el Norte.

      Con Catalina II, como hemos visto, se incentivaron las expediciones para potenciar el comercio. Según el “calendiario” de 1774 bajo su reinado se produjo el descubrimiento de unas islas “[…] situadas al otro lado del Golfo llamado Olutora de donde se sacan las más preciosas peleterías de raposas negras y de Castores” (2). 

     Por su parte, la Compañía de Kamchatka realizó su primera salida en varias embarcaciones en el año 1764, al frente de las cuales se encontraba Syndo, teniente del Departamento de Marina. En los años 1765 y 1766 descubrieron un archipiélago situado entre los 56 y 67 grados de latitud septentrional. Esta expedición modificó el mapa publicado por la Academia de las Ciencias en 1758, principalmente respecto a las costas e islas que rodean el mar de Anadir.

     El Calendario fue traducido al castellano, enviando una copia, así como de los documentos de Lacy, al  virrey de México, a fin de que pudiera adoptar las medidas oportunas destinadas a evitar que esta expansión rusa amenazara California y, por extensión, Nueva España.

     La presencia rusa en América quedó consolidada y se convirtió en oficial cuando, en 1799, el zar Pablo I declaró la América Rusa como una colonia de la Corona rusa, aprobando la creación de la Compañía Ruso Americana para gestionar su comercio.

Almodóvar, el embajador español en Rusia

      Almodóvar, el embajador español en San Petersburgo, informó a la Corte española sobre el viaje del danés E. Isbrand Ides (1693) hacia China para ejercer como embajador ruso; este viajero hablaba de Kamchatka como de una villa o lugar muy al Norte. También  informó que en 1701 Vladimir Atlásov había establecido un asentamiento permanente ruso, que quedó agregado administrativamente al gobierno de Siberia. A su regreso a Moscú para dar cuenta de lo que había visto, Atlásov contó que a las costas de Kamchatka habían llegado “Navíos grandes y gente desconocida”. Fue este relato de Atlásov, según informó posteriormente Almodóvar, el embajador en San Petersburgo, el que dio mayor impulso a la navegación rusa por el mar Pacífico.

      La fuente principal para estas informaciones proviene de los informes de la diplomacia española en el siglo XVIII. La información antes citada la encontramos en una carta fechada el 1 de octubre de 1761 que envía el marqués de Almodóvar a la Corte informando sobre los descubrimientos de los rusos desde Kamchatka a través de expediciones marítimas hacia América (3). 

      En el año 1711 los rusos llegaron por primera vez a las islas Kuriles, desembarcando en la isla más cercana a Kamchatka. Sin embargo, no sería un ruso quien explorara estas áreas, sino un marino de origen danés, Vitus Bering, que en 1725 partió de San Petersburgo para emprender el primero de sus afamados viajes exploratorios. La Corte española de Carlos III, casi cuatro décadas después (1761), recibió un prolijo informe de estos viajes, a través de su embajador en la capital rusa, el marqués de Almodóvar.

Vitus Bering y sus viajes


Retrato habitualmente considerado de Bering (mediados del XVIII). Actualmente se le atribuye a su tio, el poeta e historiador.  Fuente: Wikipedia
 

     Vitus Bering tardó tres años en llegar por tierra hasta Kamchatka y el 14 de julio de 1728, después de construirse el navío Gabriel (en ruso, Sviatoi Gavriil) en aquel terreno, zarpó para acometer las exploraciones encargadas por la Corte del zar. El día de San Lorenzo, el 10 de agosto (estilo antiguo) de 1728, descubrió la Isla San Lorenzo. La isla fue el primer lugar conocida en Alaska que fue visitado por los exploradores occidentales. El 16 de agosto redescubrió las islas Diómedes, a la que bautizó por ser el día de San Diómedes según el calendario ortodoxo ruso. Tras navegar durante más de dos meses, Bering regresó a puerto el 8 de septiembre, habiendo reconocido la costa oriental de Kamchatka y del País de Chukchi, conjeturando que no había unión entre las tierras de Asia y América. El invierno de 1728 lo pasó en Kamchatka y al año siguiente zarpó de nuevo, llegando el 23 de julio de 1729 al río Okhota y Ochozk (El mar de Ojotsk). A San Petersburgo no regresó hasta el 1 de marzo de 1730.



Thomas Jefferys (c.1719–1771) The Russian Discoveries, del mapa publicado por la Imperial Academy of St. Petersburg. London, impreso por Robert Sayer, Map & Printseller, No. 53 in Fleet Street. Published as the Act directs March 2d, 1775., London 1776

     Mientras tanto otro descubrimiento tendría lugar de un modo casual en ese mismo año de 1730. El capitán de infantería Pawluzki y Schestakow, jefe de los cosacos de Yakustiki (hoy en día Yakutsk, la ciudad capital de la República de Sajá, la región más grande de Rusia, en Siberia oriental), “tuvieron la orden de reducir a la obediencia a los Tschuktschi, pueblo feroz y obstinadamente rebelde” (4). 

     Pawluzki encargó a un hombre a su mando, Gwosdew (Mijaíl Spiridónovich Gvózdev, 1700-04-después de 1759), que le trajese del mar de Ojotsk las provisiones que el capitán Bering había dejado en su navío cuando concluyó su expedición. Gwosdew, así lo hizo y desde Ojotsk viajó a Serze-Kamen (En la edición alemana de Atlas Russicus, 1745 Serdze Kamen aparece como una montaña en el centro de la península Chukchi), pero al no encontrar allí a Pawluzki emprendió el viaje de vuelta. En uno de estos recorridos, el viento le arrastró hasta las costas de América “[…] que están enfrente y mui proximas del Pais de los Tschuktis […]” (5). Aunque a este descubrimiento no se le dio mucha importancia.
 


 Serdtse-Kamen, Serdce-Kamen, Mys Serdtse-Kamen’ ca. 63 m (Мыс Сердце-Камень). Cabo de Rusia RU, Chukotskiy Avtonomnyy Okrug.  Coordenadas 66.91169-171.63653 UTM (N 66°54′42″ W 171°38′12″)

Segunda expedición a Kamchatka (1733-43)

      En su primera expedición, Vitus Bering bordeó la costa oriental de Siberia, pero debido a las malas condiciones meteorológicas suspendió la exploración, regresando a San Petersburgo. Vitus Bering en 1731 recibe instrucciones para que, partiendo de Kamchatka, explore las costas americanas. Con este objetivo salieron en la primavera de 1733 de San Petersburgo, adonde los exploradores tardarían en volver alrededor de diez años,  durante los cuales los problemas logísticos y las desavenencias entre los miembros del grupo se convirtieron en la moneda de cambio. 

     La segunda expedición de Kamchatka con sus 3 000 participantes, directos e indirectos, fue una de las mayores expediciones de la historia. El coste total de la empresa, financiada por el Estado ruso, tuvo un coste increíble para aquella época, pues  se pagaron 1,5 millones de rublos, más o menos una sexta parte de los ingresos de Rusia en 1724.

Ojotsk, el punto de partida

    Ojotsk, en el krai de Jabárovsk, está situado en la desembocadura del río Ojota en el mar de Ojotsk. En 1647 los cosacos fundaron un asentamiento y en 1649 construyeron una fortaleza. Desde allí comenzó la exploración de Kamchatka y en 1716 Kuzmá Sokolov construyó allí el primer barco, llegando por mar a Kamchatka. Ojotsk se convirtió en 1731 en un puerto y ciudad permanente gracias a António Manuel de Vieira (en ruso: Antón Manuílovich Devier). Se cree que era hijo de un judío portugués exiliado en Ámsterdam. Conoció al Zar Pedro I durante su estancia en los Países Bajos, y fue su paje, llegando a alcanzar el puesto de ayudante general en 1718. Continuó bajo la protección de la zarina Catalina I, siendo nombrado conde. Sin embargo, se enemistó con Pedro II y fue desterrado a Yakutia, donde permaneció años hasta la llegada de Vitus Bering en 1731 y fue nombrado gobernador de Ojotsk.
 



      La expedición llegó a una pequeña población a orillas del Mar de Ojotsk (1735), donde, con la ayuda de los artesanos locales Makar Rogachev y Andrey Kozmin, construyó dos navíos: el Sviatoi Piotr (San Pedro) y Sviatoi Pavel (San Pablo), con los que partió en 1740, acompañado por capitán Tschirikow (Aleksei Chirikov, 1703-1748).

    En 1738 el capitán Spangenberg, miembro de la expedición de Bering, partió de Ojotsk y tuvo que pasar el invierno en Bolscherekoi-Ostrog, al Sureste de la península de Kamchatka, donde construyó un barco con el que partió en el verano de 1739 hacia el Japón, en cumplimiento de las órdenes que había recibido. Bering, mientras tanto, llegaba a Kamchatka donde fundó el puerto de Petropavlovsk (1740) en honor a estos dos barcos, a partir del cual se desarrolló la que hoy es la capital de la región: Petropavlovsk Kamchatsky.
 



Mapa de la Fortaleza de Ojotsk. 1737 (Archivo Estatal de la Marina, San Petersburgo). Fuente: Wikipedia

    El mando supremo de la expedición recaía en Bering. A bordo del San Pedro iba el capitán Bering junto a setenta y cinco hombres; en el San Pablo, el capitán Aleksei Chirikov con un número igual. El 4 de junio de 1741, a las 9 de la mañana, con tiempo y viento favorable salieron de puerto, juntos, tal y como habían decido antes de partir, para poder socorrerse en caso de accidente, pero al cabo de ocho días de navegación se perdieron de vista a causa de la espesa niebla y el mal tiempo. En un primer momento se dirigieron al Sudeste hasta la altura de 46 grados, pero como no encontraron señales de tierra se dirigieron al Noreste y llegaron a las costas de América, aunque cada uno de los buques tocó tierra en el continente a una altura diferente.
 





      Almodóvar al informar sobre estos acontecimientos, sitúa las expediciones rusas, pues cuenta que “Si quando los dos Navios rusos estavan a la Altura de 45 grados en vez de mudar su rumbo al Nord-este lo hubieran seguido en derechura acia el este, hubieran arrivado mui cerca dela California; y si hubieran continuado al sud-este como empezaron pudieran aver arrivado à alguno de nuestros Puertos de America: […]” (6).
 



Aleksei Chirikov (1703-1748). Fuente: Wikipedia

     El San Pedro de Bering vio la tierra el 16 de julio en los 57º de latitud y 239º de longitud (según DE LAPORTE, El viagero universal…, p. 242), lo que correspondería a la isla Kayak (próxima al Monte St. Elias, 57ºN-135º,60’W), hasta que el 21 de julio decidieron volver al puerto de Avastcha. Las duras condiciones de la región obligaron a Bering a regresar. En el camino de regreso, descubrió alguna de las islas del archipiélago de las islas Aleutianas, a las que llamó islas Shumagin (en la que observaron indicios de población, pues vieron fuegos y canoas, aunque no consiguieron entablar contacto con ningún habitante) en honor a un marinero de su barco que murió y fue enterrado allí. Bering enfermó y al no poder gobernar su navío, tuvo que refugiarse en las islas del Comandante (Komandorskiye Ostrova), al suroeste del mar de Bering.

          El regreso fue lento y doloroso para los tripulantes debido a los números casos de escorbuto que sufrieron. El 6 de septiembre continuaron con su rumbo, con muchas dificultades debido al estado del mar, “[…] fueron infinitos los embarazos y riesgos con que lucharon en las costas […] y que les hicieron conocer quan poco merecia en aquellas partes aquel Mar el nombre de Pacifico.”, hasta que el 5 de noviembre el navío naufragó en una isla no habitada (la isla de Bering). A pesar del naufragio, la tripulación consiguió llegar a tierra a salvo, aunque poco después, el 8 (19 según Wikipedia castellana, no la inglesa) de diciembre fallecía Bering, pues había dejado de comer y beber. Vitus Bering murió –según decían- de escorbuto en la isla que lleva su nombre, una isla donde también murieron 28 de los miembros de su tripulación. El resto de la tripulación consiguió sobrevivir, construir una barca y tras nueve días de navegación, el 17 de agosto de 1742 llegaron al puerto de Avatscha.
 



Las dos expediciones de Bering
 



Las dos expediciones de Bering

     En agosto de 1991, los restos de Bering y cinco de sus tripulantes fueron descubiertos por un transporte marítimo ruso-danés. Los cuerpos fueron transportados a Moscú, donde los médicos lograron establecer su apariencia. Sus dientes no tenían signos evidentes de escorbuto, lo que conduce a la conclusión de que murió de otra enfermedad. En 1992, los cuerpos de Bering y los otros marineros fueron reenterrados de nuevo en la isla de Bering.

      Por su parte, el capitán Aleksei Chirikov, se detuvo el 15 de junio de 1741 al norte de California, donde echó el ancla y envió a algunos de sus hombres a reconocer la zona, pero como ninguno regresó ni volvió a tener noticias de ellos, el 27 de agosto decidió emprender rumbo hacia Avatscha. Respecto al lugar al que llegó Aleksei Chirikov, Almodóvar, informa de que “[…] la tierra más próxima a nuestros establecimientos es la que descubrió el capitán Tschirikow a 56 grados de latitud y, por consecuencia, distante trece grados del cabo Blanco, que está a la extremidad septentrional de la California” (7).
 




Isla Baranof o Baranov (también isla de Sitka Shee, según los nativos Tlingit), es una isla al norte del Archipiélago de Alexander en el Panhandle de Alaska. Su nombre fue dado en honor  del capitán ruso Alexander Andreyevich Baranov (1805). Es la más pequeña de las islas ABC de Alaska.

     El lugar donde Chirikov vio la tierra fue la Isla Príncipe de Gales en el extremo sur de Alaska Panhandle, a 450 km de donde había llegado Bering allá por el Mount St. Elias (¿tal vez, la isla de Kruzof?) en el extremo norte de la península. Chirikov, incapaz de encontrar un puerto, navegó hacia el norte a lo largo de la isla de Baranov, instalando su base en Sitka. Perdió dos lanchas de exploración y regresó a Siberia pasando por la Península de Kenai, la isla Kodiak y la isla de Adak, cerca del extremo occidental de las islas Aleutianas. Con agua demasiado baja llegó a Petropavlovsk (Bahia de Avayscha) el 12 de octubre 1741.

    En 1743 Chirikov regresó a San Petersburgo con muestras de pieles e información que despertaron el interés de la Corte por desarrollar el comercio y la exploración en Alaska.
 



Regreso de Chirikov



Notas:


1. Fernández Rodríguez, Manuela. La presencia rusa en el Pacífico Noroeste. Dialnet.unirioja.es
2. Fernández Rodríguez, M., Op. Cit, p. 116. AGI, Estado, Legajo 86B, Documento 100, Folio 160. El Olutora también es un caudaloso río de Siberia.
3. AGI, Estado, Legajo 86B, Documento 100, Folios 3 a 9.
4. AGI, Estado, Legajo 86B, Documento 100, Folio 12.
5. AGI, Estado, Legajo 86B, Documento 100, Folio 13
6. AGI, Estado, Legajo 86B, Documento 100, Folios 15 a 23.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...