lunes, 23 de septiembre de 2013

URRS: el gobierno traiciona al pueblo


    Comencé este artículo a raíz del deseo que tenía de informarme -sin demasiadas pretensiones-, sobre la exploración rusa en los inmensos territorios de Siberia. Así por encima, lo único que pretendía era pasármelo bien y, en plan aventura colonialista, encontrar un buen relato sobre el valor y el sacrificio de los rusos que abandonaron la comodidad de su hogar y se lanzaron a explorar un mundo donde reinaban el frío, las taigas desoladas y las húmedas tundras. Con afán “civilizador” y deseos de conocimiento sacrificaron sus vidas por el bien de la humanidad. ¿O no? ¡Sino todo lo contrario!






Fuente: GeoCurrents

    En este blog he publicado unos cuantos capítulos de la exploración rusa en Siberia, donde un puñado de cosacos atraviesan los Urales y van descubriendo los inmensos territorios de la llanura central rusa, explorando ríos como el Lena y el Yeniséi y tomando contacto con las diferentes etnias que habitan aquellos territorios. Su afán es enriquecerse con el comercio de las pieles y, a medida que avanzan hacia los confines siberianos, van creando las bases de un gran imperio, edificado sobre el latrocinio, el pillaje y la expoliación de otras naciones. 

    A medida que avanzaba en el conocimiento de lo ocurrido en aquellos lares, iba recibiendo informaciones más contemporáneas sobre la URSS y su sistema de gobierno y, lo que más me extrañó, era el número exagerado de blogs, páginas web y organizaciones en Internet que atacaban al comunismo, a Stalin y, de paso, criminalizaban al pueblo ruso en general.




Informaciones aparecidas en 1935, dos años después de la hambruna, exagerando el número de muertos. Este diario, el Chicago American, en su portada dijo que fueron 6 millones. ¿Extraño, no. Cómo contó las víctimas? Fuente: GoFoto





Madre en 1933” de Nina Marchenko, Kiev 1998-2000. De la colección de pinturas “El Holodomor visto a través de los ojos de artistas ucranianos

    Evidentemente, un consenso tan grande respecto a una nación sólo puede surgir de la manipulación. Entonces, sin duda alguna, las conclusiones expuestas en los llamados “blogs liberales” no surgen de un estudio científico, sino que sólo pueden ser producto de la propaganda antisoviética por parte de quien controla el poder en Occidente, utilizando los medios de comunicación que controlan. Así al menos, lo pienso yo, ya que por sistema suelo dudar de todo lo que proviene de esos medios de comunicación. 

      ¿Por qué soy un escéptico? Las personas racionales y escépticas tienen la obligación de evitar que determinados "cuentistas sigan engañando a la gente; se trata de los que, tomando el idioma y la apariencia de la ciencia, no hacen más que propagar creencias sin fundamento racional alguno” (Manuel Toharia).

1. La propaganda anticomunista

     Retomando el hilo de la cuestión, obviamente, la mayoría de las acusaciones son meros eslóganes, falsificaciones de la historia fácilmente desmontables aplicando el método científico en su análisis. Los difamadores son, por lo general, periodistas ineptos y políticos peleles del capitalismo, que a deshora y con retraso, les han llegado noticias de alguna obra anticomunista del siglo pasado, aquellas que escribieron furibundos anticomunistas que no dudaron en respaldar sus falsas acusaciones con datos estadísticos, documentos y fotografías falsas o que no retrataban lo que rezaba en sus títulos. Sin embargo, nunca pensé que estos anticomunistas fueran tan duros de pelar, tan cabezotas y con tan poca capacidad de crítica. 

     Sobre las evidencias de que el llamado Holodomor no fue sino una invención liberal para desacreditar el sistema soviético -y de paso al socialismo, al comunismo y al marxismo-, preparo una entrada para el próximo artículo del blog.

1a. El Libro negro del comunismo

    Típico eslogan del vago mental: “El marxismo causo más 100 millones de muertos. Solo trajo hambre, terror y represión”. Seguramente, tal fantástica “información” la habrá obtenido de cuarta o quinta mano de algún foro de futbol o coches,  de las web nazis, o de los blogs católicos… etc. que consideran como catecismo anticomunista El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión (1997), obra escrita por profesores universitarios (como Nicolas Werth o Jean-Louis Margolin) y “experimentados investigadores” europeos y editado por Stéphane Courtois, director de investigaciones del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), la mayor y más prestigiosa organización pública de investigación de Francia. No quiero ni pensar cómo serán las otras organizaciones de investigación francesas, teniendo en cuenta cómo es ésta. Su propósito es catalogar diversos actos criminales (asesinatos, tortura, de… bla, bla, bla!) (Wikipedia). La mayoría de los que participaron en esa difamación de la Unión Soviética declararon su arrepentimiento público al diario Le Monde.






    El Libro Negro del comunismo, editado por Stéphane Courtois, es una calumnia contra los soviéticos que busca desacreditar y criminalizar el legado histórico e ideológico del comunismo en la Historia. Se podría decir que es la Biblia de todo anti-comunista que se precie, especialmente entre la extrema derecha. No es de sorprender, por tanto, que aparezca para descarga gratuita en  portales de Internet de claro contenido neonazi, o que buena parte de la traducción de esta obra al castellano esté al cargo de César Vidal, escritor y periodista conocido por sus posiciones conservadoras, en ocasiones cercanas al fascismo”. (Arqueo-historia crítica)
 



César Vidal y Jiménez Losantos, dos liberales de pro.

     Los que defienden esta Biblia anticomunista son lectores de derechas, acérrimos seguidores de los disidentes rusos como Solzhenitsin, Grossman, Shálamov, Vitaly Shentalinski sobre los procesos a los intelectuales o el libro del discípulo de Robert Conquest (al que muchos califican de nauseabundo por sus falsedades) La risa y los veinte millones de Martin Amis Koba.




 





      Los grupos de poder occidental y sus editoriales trabajan sin cesar. La colección La Tragedia de la Cultura (Círculo de Lectores-Galaxia Gutenberg) reúne a escritores asesinados, perseguidos o silenciados por el estalinismo. Caballería roja de Isaak Bábel; La patria de la electricidad y otros relatos de Andréi Platónov; Corazón de perro de Mijaíl Bulgákov,  Un espíritu prisionero de Marina Tsvietáieva, La infancia de Liuvers y otros textos de Borís Pasternak y Réquiem y otros escritos de Anna Ajmátova. Todos para denunciar los crímenes de Stalin y, de paso, vender buena literatura burguesa.
 




Pensamiento tradicional burgués expuesto con prosa literaria de máxima calidad.

1b. Vitali Shentalinski

      Nacido en 1939, fue el primero de los investigadores rusos en trabajar en los archivos del KGB donde se conservan los expedientes de los escritores y de lo que hicieron con ellos. De esa inmersión en los dosieres secretos de Bulgakov, Mandelstam, Pilniak, Babel, Platonov y otros escritores asesinados o conducidos prematuramente a la muerte sale un testimonio pavoroso en tres volúmenes  titulados Esclavos de la libertad, Denuncia contra Sócrates y Crimen sin castigo, una documentación de gran valor.

     No voy a discutir yo la sangrienta represión de los escritores que se vivió en la Unión Soviética. Sin embargo, la finalidad de su publicación, como siempre, huele a antisovietismo y anticomunismo. Lo justo hubiese sido acompañar la denuncia con datos de los crímenes cometidos en todas partes del mundo contra los escritores, encuadrándola dentro de una especie de historia universal de la infamia. Esto nos retrata al tema del Libro negro del comunismo y su respuesta en el Libo negro del capitalismo.

      Explica Jesús Aller en Vitali Shentalinski en los archivos de la Lubianka (Rebelión) que “la represión del pensamiento disidente por parte del poder es algo universal y la diferencia está en las formas y grados de esta represión. La persecución de escritores en la época post-estalinista de la URSS analizada cuantitativamente mostraría probablemente índices no muy distintos de los que se dieron y dan en otros regímenes autoritarios”.
 



      Vitali Shentalinski en su estudio de la destrucción de la intelligentsia rusa, encontró abundante documentación sobre la miseria moral, la ambivalencia, la delación, el terror y los asesinatos. Este drama existió, pero no sólo en la URSS, sino en muchos países dictatoriales y “democráticos”, y todavía sigue existiendo.

   El mismo escritor hizo estas declaraciones al diario El Paísla popularidad de Stalin crece en Rusia cada día y la sociedad rusa está partida en dos. El otro día se hizo un sondeo en el que preguntaba de qué lado te pondrías si mañana se repitiese la revolución de 1917, y las respuestas fueron del cincuenta por ciento para los rojos y cincuenta por ciento para los blancos. Da la impresión de que estemos en vísperas de la Revolución, que hemos vuelto a 1917, que no hemos aprendido nada. Por eso creo que este trabajo es importante” (El País. Martes, 20 de enero de 2009. Entrevista a Vitali Shentalinski. Investigador de los escritores represaliados por el KGB. Ignacio vidal-Folch)
 




Amor a Stalin. La popularidad de Stalin está creciendo en Rusia.

     Por supuesto, no todos los intelectuales tenían la catadura moral y el valor del poeta Ossip Mandelstam o Mihail Bulgakov (El Maestro y Margarita, Los días de Turbin…), presionados para que escribieran sobre la clase obrera, nunca claudicaron de sus ideas y prefirieron la muerte a traicionar su consciencia.

1c. Los falsos intelectuales liberales

     Pero yo, cuando hablo de intelectuales liberales me refiero a los que se han vendido al capital. ¿Quiénes son estos intelectuales tan ilustres que defienden la democracia –según ellos, claro-? Durante la década de los 70, en los EEUU, toda una generación de intelectuales americanos, liderados por Norman Podhoretz y Irving Kristol, se pasó de la izquierda radical a la derecha republicana. En el Estado español el fenómeno también tuvo sus imitadores. Se trataba de  Pio Moa, Federico Jímenez Losantos o Jon Juaristi, se pasan a la derecha.

      Estos “intelectuales” provenían de organizaciones armadas sanguinarias como el GRAPO o ETA (el caso de Pio Moa y Jon Juaristi) o de organizaciones revolucionarias con vocación totalitaria. Parten de una izquierda radical antidemocrática para bascular hacia una derecha radical antidemocrática. De esta forma, Pío Moa reivindica las bondades del franquismo y Jímenez Losantos (Organización Comunista de España -Bandera Roja, de ideología maoísta, y Partit Socialista Unificat de Catalunya, de ideología comunista) resucita el concepto de las “dos Españas”, reverdeciendo los laureles de la teoría de la conspiración rojo-separatista (Aberriberri bloga de Imanol Lizarralde). Todos ellos se han convertido en desinformadores profesionales, al servicio del capital.
 







       Y los que no provenían de organizaciones armadas sanguinarias eran unos auténticos falsarios. César Vidal –el traductor de El Libro negro del comunismo- ha escrito muchos libros y, según la mayoría de los investigadores lo ha hecho con referencias bibliográficas imprecisas, falsas o inexistentes. Se inventa fuentes y sus traducciones son erróneas. Algunos historiadores le acusan de plagiador (Wikipedia)

         Sus obras suelen contener muchas páginas vacuas, sin contenido, y resulta difícil saber cuáles son los objetos de análisis en sus libros. Cuando realiza una crítica de algo, suele utilizar notas improcedentes o de relleno, con siglas que pertenecen a fuente ignotas, una bibliografía contextual  que no se utiliza en el texto y, además, con títulos deliberadamente poco accesibles al lector español, que se citan de forma incompleta o que no aparecen en la relación final. Este sería el método de investigación de César Vidal según el historiador Eduardo González Calleja (Wikipedia).

      Entre las críticas más fuertes recibidas por César Vidal destacan la de los historiadores Ian Gibson y Ángel Viñas que lo acusan de tergiversar la historia, de citar fuentes falsas y no comprobarlas. Ángel Viñas dice que "Vidal se ha basado en la tergiversación y distorsión de documentos a sabiendas que muy pocos de sus lectores estarán en condiciones de comprobar sus afirmaciones. Si falsifica datos que cualquiera puede encontrar fácilmente en hemerotecas, ¿qué no hará cuando alega basarse en archivos menos asequibles?" (Ángel Viñas (2007), «Tergiversaciones calumniosas». El escudo de la República. Barcelona: Crítica. p. 69).
 





Ruiz Gallardón y César Vidal. Fuente: Gatopardo

A CÉSAR VIDAL

No me mueve, ¡ay, Dios!, para ofenderte
el rostro que te tienes merecido,
ni el presumir de lo que nunca has sido,
falto de títulos que puedan defenderte.

Muéveme, sí, el hecho de saberte
digno de que te llamen malnacido,
pues, a fuerza de ser un resentido,
tu pluma lo que toca lo pervierte.

Calla, César, que puede serte caro,
si insistes tú en ir de hijo de puta,
pues en tu albarda pesa el equipaje.

Ya que eres en Historia tan ignaro,
deja el pasado en paz, cambia de ruta,
dedícate a los toros... o al encaje.

Autor: Gerald Widemann. Fuente: Gatopardo

    Para ampliar información sobre el “método Vidal” podéis consultar el artículo de la Wikipedia “César Vidal”. Desenmascarando uno de estos “sabios liberales”, ya podemos hacernos una idea de cómo son los demás: ¡Idénticos! Carecen de prestigio en cualquier universidad mundial que no sea de pago. Y, además de cretinos, le gusta presumir modestamente (valga el antónimo) de borricos -que lo son-, afirmando cosas como que “no está probado que unas especies hayan evolucionado desde otras”.

     Para César Vidal, el castellano es casi perfecto. Cuando a finales del siglo X allá por la Rioja, al pie de la Sierra de la Demanda, se desglosó una obra escrita en latín con palabras castellanas, surgió el idioma más perfecto y universal del mundo, en opinión de Vidal (apellido de origen aragonés –donde no queda ni uno- muy abundante en Barcelona, Tarragona y Valencia, junto con los 5276 de Madrid, procedentes de la migración). Sin embargo, el romance que se hablaba en el siglo X por aquellos lugares de la Rioja, era el dialecto riojano, una mezcla de otras lenguas, pues la región sufría interferencias de otros pueblos y sus lenguas, según Alarcos Llorach, E. en El español, lengua milenaria (y otros escritos castellanos).Valladolid, 1982, pág. 12. Ver La datación y procedencia de las glosas emilianenses y silenses de Claudio y Javier García Turza, en Valdenajerilla

     En el siglo X se estaban produciendo divergencias a la hora de hablar el latín en toda la península. El habla riojana estaba muy impregnada de los caracteres navarro-aragoneses, del euskera y castellanos, junto con los específicamente riojanos. Menos el euskera, todos estas hablas que hemos nombrado derivaron del latín. César Vidal afirma que todas, menos el catalán, que es una especie de jerga o jerigonza derivada del provenzal. ¿Y el valenciano? Es otra lengua diferente del catalán, seguramente bereber o un resto de alguna tribu hispano-valentina cobijada bajo el domino musulmán.

     Asimismo, también ha negado la existencia del asturleonés como grupo lingüístico autónomo y con entidad propia, calificando el asturiano de «dialecto del castellano», caracterizado únicamente «por finalizar las palabras en u».
 




César Vidal, premio Torsón de Oro 2013, junto Federico Jiménez Losantos. Fuente: LibertadDigital. “Las cualidades indispensables al cultivador de la investigación son: la independencia mental, la curiosidad intelectual, la perseverancia en el trabajo, la religión de la patria y el amor a la gloriaReglas y consejos sobre investigación científica, de Santiago Ramón y Cajal (Centro Virtual Cervantes). Dios los crea y ellos se juntan.

1d. El baile de cifras    

    César Vidal ha sido reconocido internacionalmente con numerosos premios otorgados por instituciones liberales, agrupaciones de derechas y ultraderechas y otras entidades afines ideológicamente. Se supone, como ya habíamos dicho, que ha traducido parte del catecismo del perfecto facha titulado El Libro Negro del comunismo, proporciona los siguientes datos (la mayor parte falos):

Baile de cifras estadísticas (Seguramente, casi todas falsas o defectuosas. A usted le conviene saltarse este apartado si no quiere perder el tiempo. ¡Se lo he advertido!

Terror nazi: 15 millones de civiles muertos en los países ocupados; 5,1 millones de judíos; 3,3 millones de prisioneros de guerra soviéticos; 1,1 millones de deportados muertos en los campos; varios centenares de miles de gitanos; 8 millones de personas condenadas a trabajos forzados y 1,6 millones de detenidos en campos de concentración que no murieron. En total 25 millones de muertos, y un total de 35 millones de represaliados.
 




Felix Nussbaum, el pintor del terror nazi. “Triunfo de la muerte”,  fechado el 18 de abril de 1944, pocos meses antes de que fuese asesinado.

Terror en la URSS:

1º. Fusilamiento de “decenas de miles” prisioneros, asesinato de “cientos de miles” de obreros y de campesinos rebeldes entre 1918 y 1922. Según el lumbreras Horacio Vázquez-Rial de Libertad Digital, -autor de lo que acabamos de reproducir- esto es “más que el total de los muertos por el terror zarista en 400 años, en sólo cuatro”.

     Planteado así, el problema es difícil de resolver, porque desconocemos el número de los muertos por el terror zarista. Si utilizamos la lógica, más de una decena serían decenas y, los mismo vale para cien y cientos. Por lo tanto, 2 decenas de prisioneros son 20.000 fusilados y 200.000 obreros y campesinos asesinados; en total 220.000 muertes. ¿O no están conformes con el cálculo? Pues, entonces, exíjanle al que facilita los datos mayor precisión.

2º. Hambruna –planificada– de 1922: 5 millones.

3º. Liquidación y deportación de los cosacos del Don en 1920 y asesinato (entre 1918 y 1930) de decenas de miles de ellos. Total 20.000 cosacos muertos.

4º. En la Gran Purga de 1937-38 mataron a 690.000 personas.

5º. Entre 1930-32 deportación de 2.000.000 de kulaks. Muerte por hambre provocada de 6.000.000 de ucranianos.

6º. Entre 1939-41 y 1944-45 deportación de “miles” de personas procedentes de Polonia, Ucrania, los países bálticos, Moldavia y Besarabia.

7º.  En 1941 deportación de los alemanes del Volga; deportación y abandono de los tártaros de Crimea en 1943, de los chechenos en 1944, de los ingusetios en 1944.
    Total: 20 millones, asegura el lumbreras Horacio Vázquez-Rial.
 




Imagen que se reproduce en miles de webs achacando la matanza a los soviéticos, cuando en realidad se trata de las puertas del crematorio del campo de Dachau. Fuente: Recuerde no repita






Holocausto Nazi - Campo de concentracion de Dachau. Fuente: El Vocero Digital
 




Dachau, 1945. Fuente: Fragments de vida
 



Todas las fotografías de cadáveres pertenecen a los montones que se hacinaban en la puerta del crematorio de Dachau. Sólo los malnacidos pueden olvidarse del sufrimiento de estas personas y utilizar sus cuerpos para difamar un sistema, el soviético, que no puede compararse ni, por asomo, con los crímenes nazis.

    Según mis cálculos (como no tengo estadísticas, me limito a interpretar literalmente lo que dice Horacio Vázquez-Rial) el asunto quedaría, más o menos, así.

 Apartado 1: 220.000 muertos; apartado 2: 5.000.000; apartado 3: 20.000 muertos; apartado 4: 690.000 muertos; apartado 5: 2.000.000 deportados y 6.000.000 muertos; apartado 6: 2.000 deportados; apartado 7: no hay cifras. Total muertos 11.930.000 y 2.002.000 deportados, faltando sumar los alemanes, tártaros, chechenos y ingusetios, de los que carecimos de cifras. TOTAL: 13.932.000 víctimas.

     Disculpen ustedes por haberles hecho perder tanto tiempo. Les he mostrado como se inventan las cifras esos supuestos “historiadores” del Libro Negro.  Ahora ustedes tienen elementos para juzgar y decidir. Pero no crean que esto ha terminado. Los manipuladores nunca descansan y  todavía no les he enseñado las cifras de muertos que predican, por ejemplo, para la China 75 millones de muertos, 2 millones en Camboya, 1 millón en Vietnam, 2 millones en Corea… Todo eso, por supuesto, dicen que lo hicieron los comunistas, como si los americanos hubiesen estado echando rosas, en vez de napalm. 




Fuentes

El Libro negro del comunismo, editado por editado por Stéphane Courtois (PDF de Defenderlapatria)
El Gran Terror, Robert Conquest (PDF de Archipíelago Libertad)
Jesús Aller en Vitali Shentalinski en los archivos de la Lubianka (Rebelión)
El País. Martes, 20 de enero de 2009. Entrevista a Vitali Shentalinski. Investigador de los escritores represaliados por el KGB. Ignacio vidal-Folch
César Vidal según el historiador Eduardo González Calleja (Wikipedia)
Ángel Viñas (2007), «Tergiversaciones calumniosas». El escudo de la República. Barcelona: Crítica
A César Vidal, poesía de Gerald Widemann. Fuente: Gatopardo
Información sobre el “método Vidal” podéis consultar el artículo de la Wikipedia “César Vidal”.
Alarcos Llorach, E. en El español, lengua milenaria (y otros escritos castellanos).Valladolid, 1982
La datación y procedencia de las glosas emilianenses y silenses de Claudio y Javier García Turza, en Valdenajerilla
Reglas y consejos sobre investigación científica, de Santiago Ramón y Cajal (Centro Virtual Cervantes)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...