miércoles, 25 de septiembre de 2013

Otros factores de la derrota



     1. Cuáles fueron las causas que produjeron la caída de un gigante como la URSS, cuáles eran sus debilidades filosóficas o políticas. No fueron causas económicas, como hemos visto. Un organismo tan poderoso no supo resistir el virus del discurso liberal. Los soviéticos, cuyos padres iban al ataque con el canto de la Internacional, se mostraron indiferentes al mito comunista y no movieron un dedo cuando Yeltsin prohibía el partido comunista. En realidad, el discurso liberal sólo logró destruir las capas superficiales de la conciencia (ideológica y política) pero conservo estructuras más profundas como los estereotipos y arquetipos culturales.

     2. Otra causa la constituyó un defecto antropológico del proyecto socialista debido al componente utópico del bolchevismo ruso. Se creyó que el hombre medio, solo con darle oportunidad de vivir con las necesidades básicas aseguradas y posibilidades de crecimiento propio, conseguiría una vida creativa y llegaría a expresar las facultades de su personalidad, con lo que viviría contento. Fue un error, una utopía que no se correspondió con la realidad, ya que la elevación personal al nivel de la vida creativa dentro de las posibilidades dadas por el orden social, requiere un gran esfuerzo personal.





“Ellos están en contra de los Soviéticos”.  Alusión a los zaristas, capitalistas, los religiosos ortodoxos y el rico dueño de tierras. Fuente: englishrussia.com

     3. La necesidad de incertidumbre, de riesgo, de aventura, de obstáculos que vencer… vienen prescritos en los genes del ser humano, constituyen parte de su base instintiva, biológica y no cultural. Esta necesidad no podía ser suplantada por garantías sociales de una vida asegurada. El utopismo soviético creía que asegurada la vida, el hombre quedaba liberado para expresar su personalidad en actividades de orden superior, en lugar de gastar su tiempo en la lucha por la existencia. Pero la triste realidad era que precisamente la lucha por la existencia era, para muchos, la manera más natural y accesible para satisfacer la necesidad de la aventura. Desaparecido este factor, tal hombre se quedaba en vacío y empezaba a  aburrirse. Ante la hipótesis expuesta, se nos ocurre una pregunta: ¿se cumplió en Rusia, tal vez por el carácter del pueblo ruso, o es válida para toda la humanidad?

     Durante la revolución soviética todo era batalla: batalla por la industrialización, por el trigo, por la sanidad, etc.  En mayor parte, batalla por algo positivo, y en algunos casos contra algo negativo como el fascismo u otros "enemigos del pueblo". No había manera de aburrirse. La situación cambió al templarse la “guerra fría” y difuminarse la “imagen del enemigo” externo.






“¡Campesino, entrégale tu arma al Ejército Rojo, él sabe de mejor forma para defender tu tierra!”. Durante la revolución soviética todo era batalla. Fuente: englishrussia.com

    4. Otro factor estuvo relacionado con el alto nivel de enseñanza en la URSS que preparaba jóvenes “sobrecualificados” en relación al grado de desarrollo industrial. Estos jóvenes tenían expectativas exageradas y se aburrían con el trabajo disponible, con todas las implicaciones ideológicas. La propuesta de los técnicos era reducir el nivel de educación en función de las exigencias del trabajo. Así, los jóvenes bajarían sus pretensiones y se quedarían contentos con su jarra de cerveza y el régimen existente.

     5. Los "fósiles comunistas" de la cúpula dirigentes -aun no gorbacheviana-rechazaron esta opción, diciendo que la educación y la enseñanza sirven no tanto para la producción como para la vida en general. Un obrero culto, aunque descontento con su trabajo, tendrá una vida más plena y encontrara la compensación de la rutina de trabajo fuera de su empresa. Muy humano pero muy utópico, sentencia Serguei Kara-Murza. Precisamente los jóvenes descontentos y aburridos que no encontraron compensación adecuada, de todos los grupos sociales, han sido la base de movimientos radicales aprovechados por las fuerzas antisoviéticas.






Comunistas rusos en manifestación para celebrar el 92 º aniversario de la revolución de 1917 en Moscú el 7 de noviembre de 2009. UPI/Anatoli Zhdanov

     Irónico o no,  resulta que en la Rusia actual un joven ingeniero que hace dos años se aburría en su oficina de diseño, hoy, helado junto a la boca del metro tratando de vender una lata de sardinas, está feliz. Él se siente empresario, aventurero, luchando en la selva de la "economía de mercado". 

     6. Otra razón de la crisis de la URSS era de índole ideológica y teórica, pues siendo el marxismo una de las ideologías del industrialismo, contiene las mismas contradicciones que el liberalismo: la idea del progreso y la eficacia económica (productividad) sin fin, choco contra las restricciones naturales. Los marxistas vulgares exigieron a la sociedad los mismos objetivos que los liberales de Occidente, y empezaron a medir el éxito con los mismos falsos criterios. Pero la competencia con el capitalismo estaba de antemano perdida, ya que Occidente tenía una enorme fuente de recursos en el llamado "tercer mundo" a la que no dejaron acceder a la URSS. El “tercer mundo”, una vez más, salvó al capitalismo..-

     La URSS no supo superar la crisis de la misma manera porque los prejuicios utópicos del comunismo lo hacían inconcebible. En cambio, la mentalidad liberal de social-darwinismo ("comete a tu prójimo, apodérate por fuerza de los recursos del tercer mundo") no provocó ningún escrúpulo moral en el mundo capitalista a la hora de explotar al prójimo y esquilmarlo de sus recursos naturales, superando la crisis económica. 

     Los dirigentes socialistas no supieron remodelar la teoría del socialismo hacia una nueva visión del mundo, más competitiva con el capitalismo. La teoría socialista (base racional) entró en contradicción irreconciliable con el finito de igualdad y justicia (base emocional e idealista del socialismo en la URSS), al no conseguir proporcionar nuevos recursos materiales”. La única contradicción irreconciliable es la parrafada anterior, que contradice lo que el mismo Serguei Kara-Murza había dicho antes sobre la URSS y su excelente producción agrícola e industrial, a finales de la década de los 80 del siglo pasado. Los ideales de igualdad y justicia son un “finito”, es decir, tienen término o están limitados. ¿Por qué? Por los recursos materiales. Ahora Kara-Murza es un intelectual tradicionalista de izquierdas y maltusiano. Verdaderamente tiene un embrollo mental el hombre. 

     Esta “contradicción” (se refiere a la escasez de medios materiales) debilitó las dos partes (indispensables) de la ideología y provoco una generalizada confusión en cuanto a las ideas básicas, situación que fue aprovechada de manera eficaz por sus rivales geopolíticos. La URSS pudo atravesar esta crisis y salir del caos ideológico con importantes avances en el plano teórico, pero no lo  hizo. A la larga esta "victoria" de los liberales es una importante derrota de toda la civilización.
 




Occidente sufre una oleada de anticomunismo irracional. Fuente: Waldo Paldo en Desmotivaciones

     El socialismo actual encuentra serias dificultades políticas para su avance, siquiera en el plano teórico. En la sociedad Occidental reina el anticomunismo visceral, y el actual régimen ruso trata de aplastar todo movimiento no liberal, privando de fondos y medios de subsistencia a cualquier intelectual no comprometido con el régimen liberal. Pero más grandes todavía son los problemas conceptuales de algunos marxistas que consideran como una debilidad o una traición cualquier aproximación crítica al marxismo-leninismo.

      No menos importante es también el abandono de la lucha teórica por parte de la izquierda europea (comunistas incluidos), así como la aceptación de las tesis liberales y el lenguaje conceptual de sus oponentes en el tratamiento de la realidad mundial en general. La diferencia de los liberales radica en que los comunistas califican de mal lo que glorifican los liberales, sin llegar a cuestionar el mismo modelo del mundo y el hombre diseñado por los filósofos sociales del liberalismo. Se ignora todo lo que no cabe en este modelo, como los problemas étnicos (nacionalidades) o religiosos, no en su aspecto eclesiástico, sino como parte de los sentimientos humanos; la pervivencia de la sociedad tradicional, el problema del fascismo o el terrorismo en su lado antropológico y no político, etc.

       El discurso de la izquierda se vuelve bastante hueco, se mueve exclusivamente en el plano socio-político y no da respuestas a las preguntas existenciales que se hacen los ciudadanos en los momentos de la crisis cada vez más sentida. El hombre común resistió el durísimo impacto ideológico, cultural y económico de la crisis soviética sin respaldo de los inteluctales. Mantuvo la serenidad y no se dejó llevar por fáciles caminos de radicalismo lucrativo o vengativo. Tampoco cayó en la apatía fatalista. 

      Los ciudadanos rusos están estudiando y explorando el nuevo mundo, probando en carne propia las nuevas verdades ideológicas, experimentando con el comercio, con la criminalidad organizada o con la lucha política. Hoy Rusia es una enorme escuela y un enorme laboratorio. ¿Serán capaces los rusos de elaborar el marco teórico, ajustado al cuadro del mundo contemporáneo, que permita sobrevivir y hacer realidad la utopía de la solidaridad de los hombres y hermandad de los pueblos, o continuará Rusia con un capitalismo despiadado gobernada por un régimen mafioso?



¿Qué le ocurrió a la URSS?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...