jueves, 15 de agosto de 2013

La odisea de los arroceros valencianos II



     En Isla Mayor, durante muchísimos años se celebraron las fiestas del arroz. Seguían en todo el programa de las fiestas valencianas,  con la elección de la Reina de las Fiestas y sus damas de honor. La reina y sus damas iban acompañadas por niñas vestidas de falleras, el traje regional de Valencia y, por supuesto, no era “como un hermanamiento entre las dos regiones”, sino por que los que mandaban allí eran los valencianos, aunque no les gustase a los andaluces.



 



     El verdadero amo del lugar, en principio, eran  los hermanos Beca, de origen italiano, que buscaron a los valencianos para prosperar en sus negocios. Estos señores se comportaron como auténticos caciques: eran los propietarios del terreno, de los almacenes, de los secaderos… Al final, consintieron en vender sus tierras a los valencianos para procurarse su afianzamiento en la zona, ya que temían que regresaron a sus tierras y dejaran los arrozales sin cultivar.




Sacando las garbas de arroz para llevarlas al secadero. Fuente: La Isla del Arroz. Pasado y presente

     En sus molinos y en sus almacenes los valencianos organizaban concursos de paellas y se repartía paella gratis por el pueblo. No era raro que se repartieran también pasteles valencianos como el brazo de gitano relleno de boniato confitado y los buñuelos de calabaza, dulces muy populares en tierras valencianas.

      La primera falla de Isla Mayor se plantó en 1967 frente al molino del Sr, Beca, según pude leer en el blog de  Salud Cano  titulado Historias de Isla Mayor.





Las “festeras” de Isla Cristina




     Al principio, los valencianos impusieron sus costumbres, pero con el paso del tiempo se sintieron presionados por forasteros que los tildaban de “forasteros” y cedieron a las presiones.





Reunión de valencianos en una comida (1958-1961)



  

Los valencianos introdujeron la mecanización en IslaMayor
 



Horno donde los valencianos cocían sus pasteles y sus arroces.




Asno con angarillas para el reparto del pan en Alcalá de Guadaira.




José Beca visitando Colinas y la Isla en un coche de la época.


      Rafael Beca, supervisando los trabajos de la trilla. Se utilizaban camellos para sacar las garbas de arroz y trasladarlas a la trilladora (ésta, de la marca Ajuria-Victoria). Después de separar el grano de la paja, éste se escampaba por las eras para que se secara .


      Los camellos los trajo al Coto un conde para ir de cacería a principios del siglo XIX.Se reprodujeron con rapidez, pero los furtivos de Sanlúcar los cazaban. Cuando la compañía R. Beca, fue a por ellos, solo quedaban 15 ó 20 camellos. Los trajeron a La Isla en 1945 y 48, se utilizaron para el trasporte en los arrozales.




 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jamás he leído una historia tan mal documentada y transgirversada, jamás, por favor lea, investigue, estudie, pregunte, haga lo que usted considere más oportuno pero, por favor, rehaga estos artículos, son un insulto a la memoria de muchas persona, no sólo valenciana, no sólo andaluzas si no de cientos y cientos de lugares que, desde muchos puntos de España, llegaron a la Isla. ¡Qué atrevida es la ignorancia!

Gonçal Vicens Bordes dijo...

Senyor anònim, gràcies pel seu suport i pel valor que demostra i la fe que té en vostè mateix escrivint aquestes paraules des de l'anonimat, lloc que freqüenten els covards.

Permeteu-me que sigui jo mateix qui decideixi quan refaig o desfaig els meus articles. Del present em sento bé satisfet i no penso canviar ni una mica del mateix.

Li agrairia que a part de despotricar fos capaç d'aportar alguna cosa en contra de l'article, encara que siguin quatre paraules demostrant el que vostè és incapaç d'expressar en la seva verborrea desbaratada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...