martes, 27 de agosto de 2013

Exploradores del río Lena

    Hemos visto como las exploraciones de Yermak marcaron el comienzo de la expansión de Rusia hacia Siberia y su posterior colonización. El primer explorador ruso atravesó los Montes Urales y exploró el río Obi, consiguiendo expulsar a los mongoles de la región. La exploración de Siberia iniciada por el cosaco Yermak se reflejó en las crónicas siberianas. Su vida y muerte han sido objetos de numerosas canciones rusas y cosacas, libros y pinturas desde el siglo XVI.

 


Fuente: Microsoft

      Entre los más importantes exploradores rusos tenemos a Demid Sofonovich Pyanda (¿?–después de 1637), quien entre 1620-24, mientras lideraba una partida que estaba en Siberia cazando y comprando pieles a los locales, se convirtió en el primer ruso que remontó el río Tunguska Inferior,  un afluente del curso inferior del río Yeniséi, con una longitud de 2.989 km y una vasta cuenca que drena una superficie semejante a la de España. Actualmente discurre por el Óblast de Irkutsk provincia (óblast) rusa localizada al sureste de Siberia, en la cuenca de los ríos Angará, Lena y Tunguska Inferior, y el Krai de Krasnoyarsk (Estado federal de Rusia: un krai), la segunda región más grande de Rusia, después de la República de Saja, con un área de 2.366.797 km² y una población de 2.847.585 habitantes (según censo de Rusia 2013), y su centro administrativo es la ciudad de Krasnoyarsk.


Territorio explorado por Demid Sofonovich Pyanda entre 1620-1624



En amarillo territorio explorado por Yermak Timoféyevich entre 1580-85 y, en azul, exploración de Demid Sofonovich Pyanda entre 1620-1624. En total, Pyanda podría haber descubierto alrededor de 8.000 km de grandes ríos siberianos hasta entonces desconocidos.

      También se cree que llegó a las proximidades del río Lena, uno de los mayores ríos del mundo. Además se cree que descubrió Yakutia y, posiblemente, fue el primer ruso que se encontró con yakutos y buriatos.

 
 
Óblast de Irkutsk y Krai de Krasnoyarsk

         Pyanda era un apodo que significa pieles unidas formando dibujos geométricos (malitsa), que era una clase de ropa samoyeda hecha con pieles de renos. Los pyanda (uniones o ajedrezados) se hacían a partir de pieles de perro de diferentes colores a los que se añadía la malitsa para embellecerlas.



Malitsa (unión) de los samoyedos. Procedente del catálogo del "Sibirische Ethnografie in den Werken Krasnojarsker Künstler" (1926). Autor A.P. Lakarenko 



Un pyanda samoyedo de invierno. El vestido constituye un mosaico hecho con pieles de renos, zorros o perros (1906). Vestido de invierno yakuto de piel de reno, las mangas de tejón. Los adornos geométricos están hechos con pieles de reno, lana y cuero. La capucha de piel de oso y las botas de reno. 

          El historiador Gerhardt Friedrich Müller (1705-83), nacido en Alemania, encontró un documento en los archivos siberianos, probando que el asentamiento invernal de Pyandino en la parte superior del Tunguska Inferior ya existía en 1624, lo que significa que se habría establecido al menos un año antes.

    La leyenda de Pyanda y su viaje por el Lena y el Angará fue recogida por el naturalista Johann Georg Gmelin (otro alemán al servicio ruso), mientras estaba de viaje en las regiones del Yenisei y Lena. También se sabe que el siglo XVII había en Siberia al menos dos personas con el apodo Pyanda. Sobre la base de las historias oídas a los cosacos, el documento sobre Pyandino y unas pocas menciones del nombre de Pyanda en otros documentos, el académico soviético Alexey Okladnikov (1908-81) reconstruyó el supuesto viaje de Pyanda, tal y como lo presentamos a continuación.




Vías fluviales de Siberia. La ruta de Pyanda iba desde Turukhansk aguas arriba por el Tunguska Inferior hasta alcanzar la cuenca del río Lena, a continuación, aguas abajo por el Lena hasta la ubicación del futuro Yakutsk, a continuación, volvía río arriba y vía el río Angará de nuevo al Yenisei. 




El viaje de Pyanda

    Demid Sofonovich Pyanda se dio a conocer alrededor de 1619 en Mangazeya -una colonia de mercaderes fundada en 1600 a orillas del río Taz, entre los ríos Obi y Yeniséi- llegando desde el ostrog de Yeniseisk (fundado en 1619).

      Pyanda tenía algo de dinero y riquezas de origen desconocido. Tomando unos 40 hombres para que lo acompañasen, se dirigió a Turukhansk en el Yenisei, cerca de la desembocadura del Tunguska Inferior (Nizhnyaya Tunguska). Mientras compraba pieles a los locales, escuchó historias acerca de la existencia de un gran río al este del Tunguska Inferior, llamado Elyu-ene, que en idioma evenki significa «río grande». Los rusos, a su manera, lo convirtieron en Lena (una forma acortada del nombre femenino ruso de Yelena, que corresponde a Elena).

 

Etapas del viaje de Pyanda

     De acuerdo con algunas notas hechas por los ingleses en Pustozërsk (Pustozyorsk de la etnia nenet, al lado del rio Pechora) en 1611-12 los cosacos siberianos ya sabían de la existencia del Lena y su legendaria riqueza en pieles.

     Sin embargo, al mismo tiempo apareció otro tipo de historia, hablando de otro gran río hacia el este, donde estaban navegando barcos de gran tamaño con campanas y cañones. Esto podría referirse a barcos chinos en el río Amur, no en el Lena, pero los rusos no sabían todavía que existían dos ríos principales diferentes al este del Yeniséi. Los cuentos de buques armados hicieron que los aventureros rusos fueran más cuidadosos y demoró su movimiento hacia el este.



Río Yenisei
 
     Pyanda fue el más resuelto de los exploradores potenciales, y en 1620 se convirtió en el líder de una larga expedición que partió de Turujansk remontando el Tunguska Inferior en varios botes. Se movían con bastante rapidez en medio de las orillas del río cubiertas de taiga, hasta que el curso del río se volvió hacia el sur y el valle se hizo estrecho, encajonando el río. Abundantes troncos de árboles flotaban por el río, impidiendo el avance de  Pyanda, que llegó a pensar que eran los tunguses que pretendían obligarle a dar la vuelta.

      Llegado a ese punto, bien fuera para evitar riesgos excesivos o para comprar pieles a los nativos, Pyanda ordenó a sus hombres detenerse y construir un asentamiento de invierno, más tarde llamado Nizhneye Pyandino (Bajo Pyandino). Estaba en la región donde el Tunguska Inferior se aproxima al río Vilyuy, un importante afluente del Lena. Los tunguses pronto les atacaron, pero los rusos los repelieron fácilmente con sus armas de fuego.


 

“Perros” tunguses. Ilustración de la Gente del Mundo de John Clark Ridpath (E Clark Ridpath, 1912). Ilustrador H. Rousseau. © Look and Learn
 


Un parto entre los tunguses. Fuente: Tomás Cabacas
 

Tunguses del Yenisei en el campamento. Ilustración de la Gente del Mundo de John Clark Ridpath (1912). © Look and Learn, Según otros, grabado de De Aarde en Haar Volken (La Tierra y sus pueblos), Vol. 14.  Haarlem, Netherlands, 1878
 



"Los brujos Tunguses y nativos", de Huyot y J. Adam,  All Around the World, Wm. Ainsworth, ed., Selmarhess, N. Y., 1880

 


Mirny es una ciudad de la República de Saja en Rusia. Está ubicada cerca del río Ireliaj, en la cuenca del Río Vilyuy, a 820 km al oeste de Yakutsk. Vemos un agujero de 525 m. de profundidad y un diámetro de 1200 metros, fue la primera y más grande de las minas de diamantes en la Unión Soviética, abandonada en la actualidad. Cuando operaba, un camión tardaba dos horas para llegar del fondo a la mina. Fuente: 20minutos

     Al año siguiente, 1621, Pyanda navegó apenas varias decenas de kilómetros río Vilyuy arriba, y en el paralelo 62°N, construyó Verkhneye Pyandino (¿Suntar?), otro asentamiento de invierno. En 1623, navegó hacia el sur (no puede ser por el Vilyuy, que discurre de Este a Oeste, por lo tanto, tendría que hacerlo por el Lena) varios cientos de kilómetros más y una vez de nuevo hizo un asentamiento invernal, en los 58°N (¿? Por el Lena no se puede bajar hasta este paralelo, por lo tanto, la única manera de bajar hasta el citado paralelo tendría que ser por uno de sus afluentes, como el Aldan) podría hacerlo. Este lento ritmo de su viaje se puede explicar tanto por la resistencia de los tunguses como por un exitoso comercio de pieles con ellos.




Las columnas del río Lena

     El último asentamiento de invierno del grupo de Pyanda estaba muy cerca del llamado Chechuysky volok, un canal de unos 20 km entre el Tunguska y la parte superior del Lena, que podría coincidir con el círculo amarillo del mapa inferior (Osetravo, Kirensk o Ust-Kut). Por último, en 1623, Pyanda acarreó por tierra sus “strugs” (barcas) hasta el Lena o construyó nuevos barcos donde estaba, antes de alcanzar ese gran río de la Siberia oriental.

 

En color rojo la ruta seguida por Pyanda por el río Lena

     Después de que el hielo en el Lena se agrietase y flotase río abajo, Pyanda lo siguió y durante varios días navegó a través de orillas rocosas. Después de pasar por la desembocadura de un importante afluente por la derecha, llamado río Vitim, el Lena se volvió más amplio y pronto giró hacia el este, fluyendo entre orillas bajas y numerosas islas. Después de pasar por la boca de otro afluente meridional, el río Olyokma, las orillas volvieron a ser rocosas. Pyanda alcanzó las tierras habitadas por los yakutos y volvió hacia atrás, evitando una invernada en medio de un indeterminado número de personas.

     Pyanda volvió a Chechuysky volok y decidió explorar otro camino de regreso al río Yeniséi. Navegó por el Lena río arriba hasta que llegó a ser demasiado rocoso y poco profundo, y luego viajó hacia el oeste a través de las estepas habitadas por nómadas buriatos. En el otoño de 1623 la partida de Pyanda llegó a la parte superior del Angará y todavía tuvieron algo de tiempo para construir nuevos barcos, ya que por lo general el Angará se congela un poco tarde. Pyanda y sus hombres pasaron con éxito los rápidos del Angará y finalmente llegaron a la desembocadura del río en el Yenisei, habiendo descubierto que el Angará era el mismo río conocido como Tunguska Superior (Verkhnyaya Tunguska), como había sido nombrado con anterioridad por cosacos yeniseyanos. A finales de 1623 o principios de 1624, Pyanda llegó a Yeniseysk donde terminó su largo viaje de unos 8.000 km. 



     Raymond Henry Fisher escribió en su trabajo de 1943 (The Russian Fur Trade, 1550-1700, antes de la publicación en 1949 de la obra de Okladnikov), que el Lena se había alcanzado en 1620 por hombres procedentes de Mangazeya, que descendieron el río Vilyuy hasta su confluencia con el Lena. Esto no está comprobado y hay quien piensa que Pyanda descubrió el río Lena cuando estableció su asentamiento de Pandino cerca de la confluencia del Bajo Tunguska y del Lena.

     Esto corresponde con el primer año del viaje de Pyanda según la reconstrucción del académico Okladnikov, pero no hay pruebas concluyentes de que Pyanda o sus hombres llegaron a Lena tan temprano, mientras que la existencia del asentamiento de Pyandino cerca de la confluencia del Bajo Tunguska y del Lena sugiere que Pyanda más probablemente descubriera el Lena de esa manera.
      Si bien muchas fuentes nombran a Pyanda o Penda como el primer explorador conocido del Lena (1620-24) otras comienzan el relato de la exploración de Lena con el nombre de Vasily Bugor entre 1628-30, ya que su viaje está mejor testimoniado, llegando al Lena a través de los ríos Angará y Kirenga

      Entre el viaje de Pyanda y el viaje de Bugor, otros exploradores realizaron varios intentos de llegar al Lena: Grigori Semenov lo buscó en 1625 (uno de sus hombres, Matvey Parfyonov se cree que habría llegado al río); Bazhen Kokoulin viajó al Lena en 1626 y Vasilyev Martemyan en 1627-28. Todos ellos descendieron hasta el Lena a través de su afluente el Vilyuy, a diferencia de Pyanda o Bugor. Desde 1632, cuando Piotr Beketov fundó el asentamiento de Yakutsk en el centro de Yakutia, la presencia de los rusos en la región de Lena se volvió permanente.

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...