martes, 26 de febrero de 2013

Mighty Samson!

      Sansón el Poderoso. El héroe libra una batalla por la supervivencia en las sombrías tierras del Ártico. La gente de América duerme tranquila mientras las fuerzas del mal amenazan la plácida vida del pueblo americano. Maniqueísmo a raudales.


     Sansón parece un mendigo que se defiende con un garrote y, a garrotazos, mata monstruos terribles. Algo de mágico debe haber en esas historietas, pues necesitan mucha credulidad por parte de sus lectores e indulgencia para justificar tan increíbles desbarajustes.

     Allá por el 1966, con la Guerra Fría, las personas rendían más y se mantenían más calladas y conformistas si se les proporcionaba sus dosis de terror diario: catástrofes nucleares, invasiones de comunistas, ovnis y alienígenas… Eso era el mal, lo peor, a su lado la explotación capitalista no era nada. Cada americano se creía libre para trabajar o no hacerlo.

    Plantas salvajes, mutaciones monstruosas, buitres humanos, tiranizaban el antiguo Broadway. Las plantas son surrealistas, como surgidas de la mente de Dalí, corren blandiendo sus brazos terminadas en pinzas de cangrejos.  Ahora se vivía en libertad, claro que comiendo productos de baja calidad, alimentos hipercalóricos para proporcionar energía barata a la explotada mano de obra.  Eran gordos y estaban cansados de trabajar, pero se creían libres… libres para morirse sumergidos en su miseria, en su escasa cultura y en su mundillo americano, que se creía el centro del Universo.





      Hombres y mutantes musculosos ponen fin al terror que ha sembrado en la copa de los árboles un gorila asesino. Sansón se emplea a fondo con su garrote, mientras la gente contempla al héroe que se juega su vida para protegerlos.  





     Después de respirar el aire contaminado, se han formado unas extrañas criaturas verdes que parecen ranas humanas o sapos asustados, que suben de las profundidades para amenazar la existencia de los humanos. Pero no hay nada que temer. Nuestro apolíneo héroe aparece atrapando por el pescuezo a los renacuajos,  montado al lomo de una ave malcarada. 





    En la batalla naval de N'Yark Bay, Sansón se enfrenta a una terrible bestia marina, horrorosa, pues te puede matar de risa. Una especie de gallina verde con colmillos a los que el so bestia de Sansón torpedea a mano, lanzando misiles como si lanzase bellotas para los cerdos. 




      Sansón y sus amigos están asediados por las plantas asesinas. El héroe parece que viene de la peluquería y se ha hecho las “puntas”, porque fuerza, fuerza… como la de antes, parece que no tiene. Allí está la pobre chica metida entre dos hojas con púas y Sansón no tiene fuerzas suficientes para separarlas. 



El rey Neptuno, un sireno, comprueba escondido detrás de unas plantas acuáticas, cómo se cumple la orden de matar a Sansón.  En primer plano contemplamos el ataque de un Gyojin, un pescado con casco de vikingo y aletas ventrales de tiburón. 




    Una batalla extraña y furiosa, estalla en los cielos de N'Yark.  A lomos de un ciervo hinchable, como si fuese Don Quijote, lanza en ristre… o palo de sombrilla, Sansón ataca a un murciélago con cuerpo de águila y piel de oso.




Bueno! Son innumerables las extrañas aventuras que le ocurren a Sansón. Una joven pareja a punto de ser sacrificado, a su vez, se torna en contra de su salvador que tiene que matar a un topo rojo. La Reina Terra tiende una trampa monstruosa a Sansón.
  
      Por todos lados se multiplican los enemigos de Sansón, ahora una asociación de jefes tribales lanzan a Sansón contra los peligros que emanan en El Gran Diluvio de N'Yark. Inesperadamente nuestro héroe en atrapado por la pierna por un bogavante gigante, con el que se podría hacer arroz para un Regimiento.




 

     Sansón sostiene una cruenta batalla contra un monstruo enloquecido por el hambre, el cual ha llegado a la tierra atraído por el olor de la comida. Nuestro titán  le atiza con un buzón de correo a los morros del monstruo. Dragones que lanzan fuego siembran el terror en las ruinas sofocantes de Radio City. El ataque de los invasores con alas es repelido por Sansón, que parece tener los dos ojos. Los colores del arco iris decorando las alas de los invasores azules me recuerdan una parada gay. 









      Da igual cómo se enfrente Sansón y quienes sean sus enemigos, porque lo interesante en estas portadas es la sabia utilización de los colores planos, de los rojos, amarillos, verdes y azules magistralmente combinados con sus complementarios, con lo que se consigue atraer la mirada y la imaginación del aficionado.











    Mighty Samson! (Sansón el Poderoso) fue una serie de Gold Key Comics. Como hemos dicho, forma parte del gusto por lo apocalíptico que se refleja en otros títulos como  Kamandi , Caballeros Atómicos o similares… En sus aventuras, Sansón tiene que enfrentarse contra todo tipo de monstruos que llegan a los alrededores de Nueva York, ahora conocido como "N'Yark", en una Tierra devastada por una guerra nuclear.

      Sansón duró 32 números entre 1964 y 1982. El primer número se publicó en julio de 1964. Nuestro héroe fue creado por el escritor Otto Binder y el artista Frank Thorne. El artista Jack Sparling se hizo cargo de la obra de arte a partir del n º 8 y, conjuntamente con Binder, dibujaron hasta el número 20. En los nuevos temas que comienzan con # 23, el arte iba a cargo de Jose Delbo  y, más tarde,  de Jack Abel.





     Sansón era un aventurero errante, un bárbaro, un mutante aparente, debido a su tamaño y fuerza. En el primer número pierde un ojo a manos de un “liobear” (león-oso), a quien mata y con cuya  piel se construye un traje. Nuestro héroe no tiene parientes conocidos y aparece como un solitario aventurero que pelea en la región de N’Yark, donde la selva va recuperando terreno sobre las ruinas de los rascacielos. La radiación ha generado mutantes, tanto entre las bestias como entre los hombres. Sansón era él mismo un ser mutante, de los pocos cuya mutación es relativamente benigna -era increíblemente grande y fuerte-, de ahí el nombre. Pero él utilizó su fuerza sólo para el bien, después de haberle prometido a su madre, en su lecho de muerte, que ayudaría a la humanidad.





     Los personajes de Sansón fueron creados por el escritor Otto Binder (más recordado por el Capitán Marvel, pero también es conocido por rarezas como Space Cabby and Fatman the Human Flying Saucer Watch) y el artista Frank Thorne (Red Sonja, Ghita de Alizarr). La mayoría de las cubiertas fueron pintadas por Morris Gollub, que había hecho docenas de portadas para Dell y Gold Key. Los que no fueron pintados por Gollub lo fueron  por George Wilson.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...