lunes, 18 de febrero de 2013

Los neandertales se refugiaron en el círculo polar


      ¿Los drásticos cambios climáticos que vivieron los neandertales hace 70.000 años diezmaron y fragmentaron su mundo?


      En el blog ya hemos hablado del gibraltareño Clive Finlayson, autor de El sueño del neandertal, y excavador de la Cueva de Gorham (Gibraltar), el último asentamiento de los neandertales, según asegura él, pues como veremos en esta misma entrada, otros científicos aseguran que los neandertales se refugiaron en torno al círculo polar, no sólo en el sur, donde se encuentra el neandertal más joven, concretamente en Zafarraya (Malaga).



Cueva de Zafarraya (Málaga). Fot: El rincón de las maravillas

      Los neandertales eran humanos que se separaron de nuestra estirpe hace alrededor de medio millón de años. Homo neanderthalensis y Homo sapiens representan dos linajes distintos que estuvieron aislados geográficamente; los neandertales en Eurasia y nuestros ancestros en África.  Otros investigadores los dos grupos constituían subespecies de una misma especie biológica: Homo sapiens neanderthalensis y Homo sapiens sapiens. También hay investigadores que dicen que hubo algo de cruce genético entre las dos especies, y otros que aseguran que el Homo sapiens no es más que la evolución del neandertal.
      Clive Finlayson no piensa que los neandertales fueran simiescos, pues aunque eran fuertes, también su cerebro era grande, incluso mayor que el nuestro; de hecho, probablemente podían hablar y eran muy adaptables. Frente a la hipótesis que plantea el desplazamiento activo del Homo neanderthalensis por el Homo sapiens, Finlayson asegura que los drásticos cambios climáticos que vivieron los neandertales hace 70.000 años diezmaron y fragmentaron su mundo, de manera que nosotros ocupamos ahora su mundo por una mezcla de suerte y capacidad: estuvimos en los lugares adecuados en los momentos oportunos. Sin embargo, la tesis final del autor es que el clima, arquitecto de la evolución, fue también el responsable de penalidades y extinciones de los neandertales.
Los neandertales se refugiaron entorno al círculo polar



Costillas de mamut en las que se aprecia las marcas de corte. / ALEXIS BRUGUÈRE (ElPaís)

      Ludovid Slimak y sus colegas han publicado en la revista Science (Late Mousterian Persistence near the Arctic Circle, mayo 2011) y EL PAÍS.com, que los últimos neandertales sobrevivieron cerca del círculo polar. En los Urales polares, en la parte occidental de la cordillera, se han descubierto varios centenares de herramientas de piedra de factura neandertales, pero relativamente recientes, entre 31.000 y 34.000 años de antigüedad. Afirman que los neandertales, antes de su definitiva extinción, se refugiaron no sólo en el Sur del continente, sino que también pudieron retirarse hacia el Norte, hacia el círculo polar.




Byzovaya en los Urales

      La hipótesis vendría apoyada por  las herramientas halladas en el yacimiento de Byzovaya, las cuales están asociadas al procesado de mamuts cazados. Las altas latitudes, y esa región de los Urales en concreto, pudieron ser el último refugio septentrional de los neadertales, aunque las herramientas no aparecen asociadas a ningún resto fósil humano, por lo que también pudo ser la especie humana actual la que las realizó aplicando el estilo normalmente asociado a los neandertales, como asegura Michael Balter; o una prueba más de que nosotros no somos otra cosa que neandertales evolucionados.


Los arqueólogos Ludovid Slimak (izquierda) y Pavel Pavlov examinando un colmillo de mamut en el yacimiento de Byzovaya, en los Urales septentrionales, en 2007 / HUGUES PLISSON (ElPaís)
         Michael Balter en Science, en un comentario sobre el hallazgo, repite por enésima vez el trillado argumento de que los neandertales, durante más de 150.000 años, ocuparon los exuberantes bosques europeos para ellos solos, hasta que, a partir de hace unos 40.000 años, los humanos modernos [nuestra especie actual] barrieron todo desde África y Oriente Próximo, extendiéndose rápidamente de Este a Oeste. Según las evidencias arqueológicas, los neandertales fueron replegándose hacia refugios en el sur de Europa, como España y Portugal, hasta que se extinguieron. En Zafarraya (Málaga) se han encontrado fósiles de neandertal de hace entre 30.000 y 27.000 años, considerados de los más recientes de esa especie desaparecida de Homo sapiens.



Un rascador de cuarcita del yacimiento de Byzovaya (en los Urales) fotografiado desde diversos ángulos. / Ludovid Slimak (ElPaís)
      Slimak contraataca argumentando que en Byzovaya no aparecen un tipo específico de herramientas de piedra, como delgadas hojas de corte, que normalmente se asocian al Homo sapiens moderno, por lo que se inclina por la autoría neandertal, aunque está de acuerdo en que la controversia sólo podrá ser zanjada si se descubrieran fósiles humanos en el yacimiento que indicasen quién fabricó aquellas piezas de piedra.



Según Ron Pinhasi y  Thomas Higham habría que retrasar en 10.000 años el rango temporal de los yacimientos neandertales (en el mapa no están todos los yacimientos, pero aparecen los que presentan dataciones polémicas).
         Que los neandertales desaparecieron y que ocuparon su territorio europeo nuestros antepasados es un hecho generalmente aceptado entre los paleontólogos, por supuesto, no todos, pues los hay que afirman que hubo algo de cruce genético, según han demostrado los estudios comparativos con el genoma del neandertal, y otros que aseguran que el Homo sapiens no es más que la evolución del neandertal.
     Ron Pinhasi y  Thomas Higham publicaron en PNAS un artículo titulado  Revised age of late Neanderthal occupation and the end of the Middle Paleolithic in the northern Caucasus que concluía, a partir del análisis de dos huesos fosilizados de neandertales de la cueva de Mezmaiskaya (los restos de un niño de 2 años que había sido hallado en el yacimiento de Mezmaiskaya, y que anteriormente se creía tenía una antigüedad de unos 33.000 años; ahora parece que los restos de este niño tienen unos 40.000 años de antigüedad)  que los neandertales se extinguieron hace unos 40.000 años, justo cuando entraron los Humanos Anatómicamente Modernos a Europa, de lo que se deduce que los HAM no tuvieron nada que ver con la extinción de los neandertales (Science).  



Imagen de NeanderFollia
      Por otro lado,  Rachel Wood, afirma que la mayoría de dataciones del sur de España, realizadas con C14, tienen que ser revisadas con el método de la la ultrafiltración. Este método de datación retrasa en 10.000 años las fechas para la desaparición de los últimos neandertales, acercándolas a la fecha de los 40.000 años. Sin embargo, con su propio método hizo la datación de unas herramientas del yacimiento de El Esquilleu (Cantabria) las cuales tienen sólo 23.000 años, un récord mundial de modernidad para la tecnología neandertal. La experta no acepta que los neandertales pudiesen vivir hasta fechas tan recientes y en un lugar tan inesperado como Cantabria, por eso, propone que las herramientas en cuestión fueron hechas en realidad por humanos modernos que copiaron el musteriense, el estilo de tallar la piedra de los neandertales.
      Sin embargo, parece que estas especulaciones acaban con el hallazgo de herramientas musterienses (típicas del Hombre de Neandertal) junto a restos de huesos con marcas, en la región de Byzovaya, zona occidental de los Montes Urales, y con una antigüedad de 33.000. 



Herramientas neandertales de Byzovaya
     Si damos por válido que Bizovaya es un asentamiento neandertal, que parece la opción más razonable, se desmontan las teorías que había originado el estudio anterior, al tiempo que las fechas de las evidencias más recientes sobre la pervivencia de los neandertales y su cultura son similares a las obtenidas en el otro extremo del continente, concretamente en el sur de la Península Ibérica, en Gibraltar, donde hay evidencias de asentamientos neandertales con unos 32.000 años de antigüedad (aunque en un primer momento se llegaron a proponer fechas por debajo de los 30.000 años, como se puede ver en el mapa que adjunto más abajo).
      Las críticas al estudio de Ron Pinhasi y  Thomas Higham vienen porque sus conclusiones se basan en la revisión de la antigüedad de unos huesos pertenecientes a un niño de 2 años, muy poco para pretender retrasar las fechas de todos los yacimientos neandertales. Por otra parte, muchos investigadores consideran que si hay que hacer nuevas dataciones de fósiles, habría que hacerla en todos los yacimientos, ya sean de neandertales o humanos modernos.




Mapa de la UCC

      La aparición de los restos de Byzovaya en una zona donde el clima es muy riguroso, nos revela que el neandertal era perfectamente capaz de adaptarse a diversas situaciones, poniendo en entre dicho las teorías de que murieron de frío y, vinculado a ella, de que eran malos costureros que no sabían confeccionar abrigos de pieles.

La supervivencia del más débil




Clive Finlayson. Foto El Imparcial
     Volvamos a las opiniones del antropólogo Clive Finlayson quien dice que «La vida en los territorios marginales seleccionó a los individuos inventivos entre el resto». Esto nadie lo discute, pero lo que no está tan claro es que ese “mundo perdido” donde se refugiaron los neandertales fuese un territorio marginal: podría serlo el círculo ártico, zonas montañosas del interior de la península Ibérica, pero no las zonas del Mediterráneo del País Valenciano.

      Clive Finlayson, especialista del estudio del entorno natural donde se desarrollaba la vida de los hombres del pasado, asegura que las leyes de la evolución se ven sujetas a excepciones en circunstancias extraordinarias, como frío extremo, donde se comprueba que no siempre sobreviven los más fuertes, sino las poblaciones “exitosas”, que vivían en la periferia de los territorios de buena calidad monopolizados por los neandertales. Afirma que nosotros procedemos de los pobres y débiles que tenían que gastar cada gramo de energía buscando las sobras que los mantuvieran vivos.



El paraíso de los neandertales

      Esos triunfadores, esos «innovadores», comienzan con los simios que empezaron a comer hojas y nueces en bosques estacionales porque no tenían acceso a la pluviselva de primera calidad y a su abundancia de frutos, y concluye con nuestros ancestros en el Asia central que se adaptaron a la estepa y sacaron el máximo partido a ese hábitat.
     Clive Finlayson dice que la mejor cualidad para obtener éxito en la evolución es la resiliencia, término de la psicología -con no demasiada predicción en la actualidad-, que se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. Cuando un sujeto o grupo (animal o humano) es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por éstos. El concepto de resiliencia se corresponde aproximadamente con el término «entereza».



Niño neandertal (¿Híbrido de sapiens?)
     Pero ¿en qué consiste su capacidad de innovación? Estos supervivientes podían resolver mejor el riesgo de suministro impredecible de comida o agua que cualesquiera otros de su especie, de modo que cuando el clima cambió e hizo que todas las cosas empeoraran, fueron ellos y sus descendientes los que salieron mejor parados. En el caso nuestro, parece ser que la conquista de la estepa euroasiática por parte de nuestros ancestros hace 30.000 años, marcó un cambio espectacular en las fortunas de una población que iba a inundar toda Eurasia y las Américas. Su expansión y consolidación poblacional fue la consecuencia de tener que gestionar el riesgo de manera mucho más eficiente de lo que nunca habían hecho antes, es decir, estaban acostumbrados a vivir al filo de lo imposible.  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...