domingo, 23 de diciembre de 2012

El fin del Mundo


     Una vez pasada la fecha del fin del mundo, los que fabricaron el bulo -los medios de comunicación- se preguntan quien lo fabricó. Teniendo en cuenta que la gente no lee nada en absoluto, ya que son unos auténticos analfabetos funcionales, es de suponer que los ciudadanos empezaron a hablar sobre la profecía maya porque lo escucharon por la radio y lo vieron por la televisión. No obstante, algún periodista de ínfima categoría debió llevar la noticia a estos poderosos medios de difusión, los cuales, contando con la autorización de sus cultos directores, aprobaron su difusión, demostrando, por una parte, que estos dirigentes carecían de conocimientos y de escrúpulos, y de la otra, que eran grandes autoridades en el campo de la estupidez.


Fotografía de El Heraldo.hn

    ¿De dónde obtuvieron estos periodistas la información? Está claro que no se originó en ninguna revista científica, ni en ámbitos universitarios o científicos. Lo más seguro es que lo obtuvieran saqueando alguna página web que tratara del tema. Veamos algunas posibles soluciones a la pregunta.

1. Las excentricidades de Zecharia Sitchin

      Cuando la noticia comenzó a difundirse, pocas páginas de internet hablaban sobre el fin del mundo previsto por los mayas, en cambio, eran muchísimas las que repetían la teoría de Zecharia Sitchin expuestas en su libro The Twelfth Planet (1976), un escrito pseudocientífico que promovió la teoría del astronauta antiguo y el supuesto origen extraterrestre de la humanidad: unos viajeros estelares llamados Anunaki (o Nefilim), procedentes del planeta llamado Nibiru -el doceavo planeta del sistema solar- los cuales crearon la cultura sumeria. Junto con Erich von Däniken y Immanuel Velikovsky, constituyen la trinidad santa de pseudo historiadores.



Zecharia Sitchin (1920-2010)

      Sitchin saltó a la fama anunciando que sólo él leía correctamente las antiguas tablillas de arcilla sumerias. Sin embargo, sus "traducciones" no cuadran con el trabajo de los auténticos arqueólogos. Según Sitchin, las tablillas sumerias revelan que los dioses de otro planeta (Nibiru, que orbita el Sol cada 3.600 años) llegaron a la Tierra hace unos 450.000 años y crearon a los humanos mediante ingeniería genética, partiendo de los monos hembras. Nibiru orbita más allá de Plutón y se calienta desde dentro por la desintegración radiactiva, según Sitchin. Ningún otro científico ha descubierto que estos descendientes de los dioses se inmolaron con armas nucleares hace unos 4.000 años, como lo afirma en su libro  La Guerra de los Dioses y Hombres (p. 310). Al parecer, sólo Sitchin puede mirar una tablilla sumeria y ver que representa a un hombre sometido a la radiación, o descubrir representados en ellas antiguos cohetes espaciales. Sin embargo, no parecen saber que las estaciones son causadas por la inclinación de la Tierra, no por su distancia desde el sol (Ver este artículo de su web oficial).



Viajeros estelares llamados Anunaki (o Nefilim)

       Sitchin nació en Rusia y creció en Palestina; junto Velikovsky, se presenta como erudito y académico en varios libros, incluyendo El Duodécimo Planeta (1976) y El Código Cósmico (1998). Tanto Sitchin y Velikovsky escriben muy bien sobre los mitos antiguos y las dos son casi científicamente analfabetos, afirma The Skeptic’s Dictionary. Al igual que von Däniken y Velikovsky, Sitchin teje una historia convincente y entretenida de hechos, falsedades, ficciones, especulaciones, citas mal hechas y malas traducciones; incluso cita mal los versículos de la Biblia. 



Nibiru colisionando contra la Tierra

      La mayoría de las fuentes de Sitchin son obsoletas. Ha recibido más que burlas de los arqueólogos científicos y estudiosos familiarizados con las lenguas antiguas, porque  desconoce por completo los métodos de investigación.

      Las ideas de Sitchin han sido apropiados por Raël, otro hombre “sabio”, que ha iniciado su propia religión (Raëlianos, fundada en 1974 por el periodista francés Claude Vorilhon, alias "Rael" ) en torno a la idea de que los seres humanos son el resultado de un experimento de ADN por antiguos visitantes del espacio exterior. Raël incluso ha escrito un libro canalizado, es decir, dictado por extraterrestres. Se llama El Mensaje final



Raëlianos

     
2. La respuesta científica

     Esta locura colectiva ha obligado al gobierno americano a contratar un experto científico de la Nasa para que desmienta todas estas falsedades. David Morrison, el científico, apunta a Zecharia Sitchin como el origen de la extraña predicción de que la Tierra estallará en diciembre de 2012. En la web de Sitchin, titulada Zetatalk, apareció un mentalista que aseguraba que los habitantes de un planeta que gira alrededor de la estrella Zeta Reticuli le habían comunicado que el planeta Nibiru iba a chocar contra nosotros en 2003, pero como no ocurrió nada, la hecatombe fue trasladada a diciembre de 2012.



Estela C de Quiriguá (Guatemala). En ella se lee la fecha baktún 13, 0 katunes, 0 tunes, 0 uinales, 0 kines, 4 ahau, 8 cumku. Es la fecha que corresponde a la actual era cosmogónica dentro de la mitología maya. Fuente: Wikipedia



Estela C de Quiriguá (Guatemala)

      Según afirma David Morrison, la fabula del fin del mundo tan sólo ha sido relacionada recientemente con el hecho de que el calendario maya finalice en el solsticio de invierno. Es el conocido fenómeno 2012, una creencia escatológica que sostuvo que el día del solsticio de diciembre del año 2012 ocurriría el fin del mundo. El solsticio sucedió el 21 de diciembre de 2012 a las 11:12 UTC (tiempo universal coordinado). La creencia se basaba en que ese día concluye el baktún 13 de la cuenta maya. Autores de la nueva era plantearon que a partir de esa fecha los habitantes de la Tierra experimentarían una transformación física o espiritual positiva que marcaría el comienzo de una nueva era. Otros sugirieron que la fecha de 2012 marcaba el fin del mundo o de una catástrofe similar. Los escenarios postulados para el fin del mundo incluían la colisión de la Tierra con algún objeto externo, como Nibiru -hipotético astro propuesto por el escritor azerbaiyano Zecharia Sitchin)-, un asteroide errante, un agujero negro o una gran actividad solar.



Grupos Nueva Era
       John Carlson, director del Centro para la arqueoastronomía explica que el calendario maya ha sido malinterpretado ya que no se han encontrado tablas, ruinas o artefactos mayas que hablen de un final destructivo. La teología maya cree que el mundo fue creado 5125 años, en una fecha que correspondería con el 11 de agosto de 3114 antes de Cristo.

      Teniendo en cuenta que los mayas medían el tiempo en 13 bloques llamados "Baktun" compuesto cada uno por 144.000 días cada era concluye cada 5125 años, por lo que coincidiendo con el 21 de diciembre de 2012 empezaría un nuevo ciclo. En definitiva, lo que han pasado han sido 13 baktunes, es decir, nada más grave que cuando uno pasa la página del calendario que tiene colgado en la cocina cuando llega el 31 de diciembre. Todo esto lo puedes leer en la página de la Nasa titulada "Beyond 2012: Why the World Won't End" (Más allá de 2012: Por qué el mundo no terminará.



Calendario maya

      Así pues, la ciencia descartó la validez de todas estas hipótesis. Por otro lado, los arqueólogos señalaron que no existe documentación de una «profecía maya» en los códices o inscripciones mesoamericanos precolombinos. Los astrónomos y otros científicos rechazaron los pronósticos apocalípticos como pseudociencia, declarando que los eventos anticipados se contradecían con las más simples observaciones astronómicas. El astrobiólogo David Morrison expone sus razones, perfectamente argumentadas, en la web Astronomy Beat.



     No obstante, los paranoicos del complot, continúan afirmando que los gobiernos y la Nasa tratan de esconder al público esta amenaza. Ninguna sonda de observación ni satélite ha dado nunca con ningún Nibiru. Por otro lado, en nuestro mundo existen miles de organizaciones astronómicas y aficionados que tampoco han visto nada al respecto. Las supuestas fotos y vídeos de Nibiru cerca del sol (respaldando la idea de que el planeta ha estado oculto durante muchos años por el sol) son en realidad reflejos internos de las lentes (llamaradas de la lente).



      Todos estos rumores benefician a los aprovechados: actualmente hay más de 400 libros que hablan sobre el tema y las webs sobre el asunto se han multiplicado como setas. El diario ABC.es señala una falsa web de ciencia lanzada por los promotores del filme «2012». El sitio, un montaje publicitario, aseguraba haber sido creado por una ficticia Institución para la Continuidad Humana, dedicada a la investigación científica con una única misión: la supervivencia de la Humanidad, la cual estaba en peligro, de acuerdo con la confirmación de los científicos hecha en 2004, los cuales aseguraban que el mundo sería destruido en 2012, con una probabilidad del 94%.



    La web lleva la firma Sony Pictures y la técnica de propaganda empleada se conoce como marketing   viral, llamada así porque se expande como los virus informáticos, y busca resultados económicos bajo una mentira. Muchas personas, no precisamente tontos, pueden quedar confusas y se pueden generar temores innecesarios.

      Existen unos asteroides que se mantienen normalmente dentro de la órbita de la Tierra de modo que su periodo es inferior a un año. Son conocidos como asteroides Atón, la gran mayoría de los cuales cruzan la órbita de la Tierra. Los asteroides Atón que no cruzan la órbita de la Tierra forman el subgrupo de asteroides Atón denominado asteroides Apohele. Los asteroides Atón conforman uno de los tres grupos de asteroides que son near-Earth asteroids u "Objetos próximos a la Tierra”.



Fotografía de 20 minutos

  3. El asteroide  (99942) Apofis  

      El diario digital 20 minutos de fecha 03.11.2006 escribía en grandes titulares que una roca de más de 300 metros de diámetro se acerca a la Tierra, donde podría impactar en el año 2029 o el 2036, con un efecto superior al de 20.000 bombas atómicas. El asteroide Apofis fue descubierto en 2004 y los investigadores del Observatorio de Arecibo encontraron que orbita alrededor del Sol y que pasará cerca de la Tierra, a unos 40.000 kilómetros, dentro de 23 y 30 años. El asteroide está a una distancia menor que la que nos separa de la Luna, por lo que están siguiendo su trayectoria en el Observatorio de Arecibo, el más potente del mundo, dotado con un enorme plato receptor y que está en Puerto Rico. 



(99942) Apofis
      El asteroide Apofis. Se le puede apreciar en el centro de la imagen, moviéndose de derecha a izquierda, tomado el 30 de diciembre de 2004. (Osservatorio Astronomico Sormano)



En rojo, órbita del Apofis



Órbita de Apofis el 14 de abril de 2029 a su paso con La Tierra.



Trayectoria de riesgo donde se estimó que (99942) Apophis podría impactar la Tierra en 2036. Más tarde se desestimó este cálculo.

      Una desviación en su trayectoria sería fatal, si tiene una pequeña colisión con otro asteroide, un pequeño roce podría desviar su trayectoria un poquitito, lo suficiente para que ahora sí nos alcance. El impacto tendría consecuencias fatales para el clima y las especies. Apofis es el nombre griego del antiguo dios egipcio Apep, "el destructor", que habita en la oscuridad eterna del Duat (inframundo) y cada noche intenta destruir el Sol (el dios Ra).

      El (99942) Apofis es un asteroide Atón, con una órbita próxima a la de la Tierra. Según los datos de la NASA, este hecho provocó un breve periodo de preocupación en diciembre de 2004, cuando las primeras observaciones indicaban una probabilidad relativamente alta de colisión con la Tierra (del 2,7%) en el año 2029. Sin embargo, observaciones adicionales ayudaron a mejorar el cálculo de la órbita, demostrando remota la posibilidad de un impacto con la Tierra o la Luna en 2029.



Asteroide (99942) Apofis   acercándose a la Tierra

     Sin embargo, persistía la posibilidad de que durante el encuentro cercano de 2029 con la Tierra, Apofis pasase por una "cerradura gravitacional", una región muy precisa del espacio de no más de 400 metros de diámetro, que lo situaría en trayectoria de colisión para un futuro impacto el día 13 de abril de 2036. Esta posibilidad se calculó el 19 de octubre de 2006 (el asteroide se encontraba a 42 millones de kilómetros de la Tierra) como de 1 en 45.000. Se ha identificado otra posible fecha de impacto en 2037, pero las probabilidades de colisión durante ese encuentro son de 1 en 12,3 millones.



Choque del asteroide (99942) Apofis contra la Tierra

      El 4 de abril de 2008, comenzó a propagarse por el mundo una falsa noticia: un adolescente alemán, Donald K. Yeomans, de 13 años había corregido a la NASA en las probabilidades de colisión de Apofis con la Tierra y la NASA había pedido disculpas y aceptado su error.  «Un niño corrige un cálculo de la NASA», bulo difundido por el diario 20 Minutos (Madrid). «Un chico corrigió a la NASA», hoax difundido por el diario La Razón (Buenos Aires) del 18 de abril de 2008. «Ich hab den Weltuntergang ausgerechnet!», artículo en alemán en la revista Bild«La historia del niño que corrigió a la NASA es falsa», el diario Público (Madrid) contradice el bulo del diario 30 Minutos«La NASA desmiente al adolescente alemán», el diario 20 Minutos refuta el bulo.




4. Para ampliar el tema puedes consultar:

































































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...