jueves, 25 de octubre de 2012

Ars Moriendi


Corpus medius, fotografía a partir de un cadáver real de Joel Peter Witkin.

      Una vez más sucumbo a la magia y belleza del blog Viajes con mi Tía, donde a través de Flegenatis, descubro un artista rara avis, un artista maldito, transgresor, cuyas imágenes han consternado en repetidas ocasiones a la opinión pública, por lo que ha sido marginado como artista.

      Este hombre raro se llama Joel Peter Witkin en sus fotografías muestra una "enfermiza" (supuestamente) fascinación por la muerte, las postrimerías y la podredumbre. También se le ve obsesionado por el sexo y los freaks, las personas marginales, los enanos, los transexuales, los hermafroditas y personas con diferentes deformaciones.



Ars Moriendi, fotografía de Joel Peter Witkin. (Las cabezas en descomposición no son de atrezzo). Cortesía de Camera Obscura

        En  Ars Moriendi destaca la limpieza de la composición, la antigua, lánguida y decadente pose de la mujer rodeada de los cadáveres humanos macabros, pero sobre el estridente contraste entre el cuerpo blanco de la muchacha y las negras cabezas de los cadáveres a sus pies.

     El comentarista de Camera Obscura destaca el cuerpo desnudo tan lleno de vida, tan real que podría salir de la imagen, podría ser una chica actual. Las arrugas de su piel le dan mayor belleza, la belleza real de la gente que nos rodea cada dia. No se trata de una de las muñecas que estamos acostumbrados a ver, sino una belleza con abundante pecho, bellamente caído, donde destaca una piel joven que va a envejecer pronto. Una belleza  cuerpo carnoso y formas redondeadas, las caderas y los muslos grandes. Su blancura de la piel, la palidez mortal exalta su soplo de vida. Esta belleza nos miran con tristeza y melancolía, un rostro joven que está empezando a demacrarse, los ojos atormentados por no se sabe qué tipo de dolor o pena que le atormenta. Guantes blancos, el espejo, el lujo del gesto, de la mano con la pluma… subrayan la nobleza aristocrática, la decadencia outmode.

     Podría ser una foto antigua, un maravilloso demoiselle fin de siècle , que podría posar para una foto que pretende ser un himno a la belleza, a la desnudez, el erotismo. Si no fuera por los cuerpos que yacen a sus pies. Si no fuera por esas cabezas de ancianos con el rostro deformado por la muerte y la putrefacción, la amplia boca abierta con dientes carcomidos, la piel flácida y caída, los ojos hundidos y mechones de pelo pegado a la piel.

     El contraste es fuerte, pero la imagen, magistralmente,  contiene esta disparidad consiguiendo una fotografía con una extraordinaria unidad. La muchacha desnuda, con su pluma blanca, parece que agita los cuerpos decapitados, como si estuviera venerando unos ídolos, unas divinidades a las que ofrecer su vida en sacrificio, como la muerte, la máxima autoridad para presentarle sus respetos. Al mismo tiempo, los muertos parecen los jefes de un culto que gritan y cantan a los pies de la Doncella, una alabanza de veneración a la vida, un himno de primavera, como una oferta macabra a la belleza y la juventud, que parece un símbolo loco de amor, un amor extremo.



Face of a Woman (2004) Joel-Peter Witkin

      Conducidos de la mano del neoyorquino, aprenderemos a estimar el arte de morir, a comprender su visión implacable de la muerte que no deja impasible a nadie que contempla su obra.

    Sus complejos tableaux con frecuencia se basan en pinturas famosas o sugieren pasajes bíblicos, como lo demuestra La balsa de George W. Bush, inspirada en Le Radeau de la Méduse  del pintor francés Géricault




La balsa de George W. Bush (2006) Joel-Peter Witkin



Joel-Peter Witkin (nacido el 13 de septiembre de 1939 en Brooklyn, Nueva York) es un fotógrafo estadounidense.

      Nacido de padre judío y madre católica, sus padres se divorciaron cuando era joven debido a sus irreconciliables diferencias religiosas. Trabajó como fotógrafo en la Guerra de Vietnam (1961-1964), pero en 1967 decidió trabajar como fotógrafo freelance y en 1974 recibió un título en artes por sus estudios de escultura en la Cooper School Of Fine Arts de Brooklyn. Después de que la Universidad de Columbia le concediera una beca terminó sus estudios en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque donde consiguió su Master en Bellas Artes.

      Según el propio Witkin su particular visión y sensibilidad provienen de un episodio que presenció siendo pequeño, un accidente automovilístico en el que una niña resultó decapitada. También cita las dificultades en su familia como una influencia. Declara que su artista favorito y gran influencia es Giotto.



Interrupted reading. Paris, 1999




Humor and fear. New Mexico, 1999

            En todos los blogs se explica que su acercamiento al proceso físico de la fotografía es altamente intuitivo, lo cual incluye manchar o rayar el negativo y una técnica de impresión con las manos en los químicos. Esta experimentación comenzó luego de ver un ambrotipo del siglo XIX de una mujer y su amante. El ambrotipo se basa en el mismo principio del colodión húmedo, en el que una placa de vidrio se emulsionaba con colodión y sales de plata y mientras aún estaba húmeda se fotografiaba y se revelaba inmediatamente. 




Muchos son los que piensan que esta sociedad que cierra los ojos ante todo lo que le desagrada, necesita muchos valientes como Witkin, artistas que nos abran los ojos ante la muerte. Todo el mundo, ante lo horroroso, simplemente se gira de espaldas o aparta la vista. En realidad, no vivimos en una sociedad de perfección y belleza sublime, sino todo lo contrario, aunque los medios se empeñen en presentarnos personas jóvenes, sanas y bellas por todas partes. Aunque nos muestre el horror y parezca un loco, en realidad, lo son muchos más los políticos y los cómplices que los votan, con sus masacres, con las hambrunas que generan y los genocidios que producen cegados por las ganancias económicas. Ellos son la auténtica maldad y también, aquellos que cierran los ojos ante muchas cosas.



Ars moriendi, detalle de dos cabezas de cadáveres. © Joel-Peter Witkin

      La mentalidad del pequeño burgués -cómplice de los mayores genocidios que actualmente se están produciendo- piensa que Witkin en un pervertido que goza contemplando lo horroroso. El fotógrafo denuncia la segregación y la discriminación de miles de seres que no reúnen las condiciones estéticas requeridas por esta sociedad. No se ajusta a los cánones de belleza que marca la televisión, ni a los modelos sociales que sólo apuntan a la estilización, al triunfo y al éxito, donde lo feo o lo muerto se deja de lado. 




      Como podemos intuir al contemplar su obra, Witkin no es un cazador de instantes, pues dedica horas a componer y ambientar las escenas con toda la historia del arte muy meditada.  Afirma que no pretende retratar a las personas, su fachada exterior, sino que pretende mostrar la condición del ser humano. También el tratamiento formal de las placas incluye varias horas de trabajo, con raspados, veladura, ácidos y óxidos, como queriendo reproducir los daguerrotipos del origen de la fotografía.




The Aleph (2001) Joel-Peter Witkin

     Es curioso cómo Witkin consigue aproximar a lo sublime a quien aguanta la mirada con temas tan duros. Hace reflexionar en lo efímero de nuestro ser, lo fortuito de nuestra existencia o nuestro bienestar. Como siempre, nunca dejo de pensar ni de investigar, pues siento una inmensa curiosidad por todo lo que me rodea. Así pues, empecé a buscar para mi blog imágenes raras y extrañas, ý encontré las de Witkin que me asombraron y me dejaron sin habla. No sé bien lo que encontré: podría ser repulsión, la impresión, el amor, la vida…, no importa qué. Sin embargo, estas imágenes estarán conmigo por el resto de mi vida, con su fuerza emocional y visual.




Reality is an Invention Balthus (2008) Joel-Peter Witkin


Myself as a Dead Clown (2007) Joel-Peter Witkin



Dwarf from Naples (2006) Joel-Peter Witkin



A Day in the Country, Berlin (1998) Joel-Peter Witkin



Dog On A Pillow (1994) Joel-Peter Witkin



Glassman, © Joel-Peter Witkin



Mother and Child, New Mexico, 1979

      Las imágenes Wiktin, sobre todo en la naturaleza muerta,  compuestas de trozos de cadáveres,  tenemos la posibilidad de ver por fin lo que la sociedad esconde en todos los sentidos, el verdadero rostro de la muerte, putrefacción y el horror del paso del tiempo, cerrando las cortinas de la vida.

Enlaces externos

Advertencia: Los siguientes enlaces contienen imágenes que pueden resultar perturbadoras para algunos. Se recomienda discreción

Un artículo sobre Peter Witkin en Camera Obscura
Una página con una muestra del oscuro y bizarro talento de Witkin. Para paladares sin ambages.
Un foro, en español, con algunas revelaciones interesantes sobre el arte de Witkin.
Más muestras del arte macabro de Joel Peter Witkin.
Galería Fotográfica (en inglés)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...