martes, 24 de julio de 2012

Video nasty

     Gran Bretaña está sufriendo los rigores censores del gobierno conservador encabezado por Margaret Tatcher  (1979-1990).  El año 1982, en plena actividad de las autoridades censoras del Reino Unido, se acuñó el termino Video nasty (en plural Video nasties, que traduciremos como repugnancia videográfica) para referirse a las películas incluidas en un listado de títulos cuya distribución fue prohibida por la BBFC (British Board of Film Classification, fundado en 1912). Las películas oficialmente consideradas como Video nasty son 39, aunque otras han sido erróneamente consideradas tales, como La naranja mecánica de Stanley Kubrick, en realidad retirada de la circulación por el propio director tras sufrir amenazas de muerte.


Wild Riders (Richard Kanter, 1971) aka Violenza carnale per una vergine.
¡Viajaban en una máquina sin frenos... y tomaron la ruta del Infierno!

      Veamos más detalladamente el asunto y podremos comprobar, una vez más, que la censura es para mentes obtusas. Deben ser los propios ciudadanos, con una buena educación desde la infancia, los que tomen libremente sus decisiones sobre que películas ver o no.  Nunca dejemos que el Estado se encargue de moldear nuestras ideas y menos, nuestros gustos, siempre que no atenten contra los demás. Hecha la proclama, también me gustaría decir que muchas de estas películas son auténticos bodrios, donde predomina el mal gusto y la violencia contra la mujer. Pero al estar durante una década prohibidas, los aficionados al género las califican como películas de “culto” y pagan buenos precios por ellas.


La lunga spiaggia fredda (Ernesto Gastaldi, 1971) aka The Lonely Violent Beach

      La censura y prohibición que hizo la BBFC sobre La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971), nos dice mucho sobre el nivel intelectual y las actitudes políticas de los censores británicos: unos palurdos de derechas. La prensa conservadora -igual de ignorante e intolerante-  también acusaba a Stanley Kubrick de que por culpa de  su se produjeron diversos crímenes, los cuales se cometieron imitando a los de la película. Un fenómeno, el de los imitadores de asesinos célebres, conocido en el ámbito anglosajón como copycat. Kubrick, parco en declaraciones, dijo que nadie podía responsabilizar al arte sobre lo que sucedía en la vida real, pues el arte reinterpreta la vida, pero no la crea. Además, atribuir cualidades como poder de sugestión a una película es extraño respecto al punto de vista científicamente adoptado respecto a ello, ya que se ha demostrado que después de una hipnosis profunda, en un estado posthipnótico, la gente no puede cometer actos que choquen con su propia naturaleza.

        La película fue exhibida con serias amputaciones en su metraje, por ejemplo en la España franquista.  La película fue lanzada sin cortes en VHS y DVD en el Reino Unido después de la muerte de Kubrick, ocurrida en 1999.

      Otra película que sufrió el furor irracional de los censores fue Scum (1979) de Alan Clarke. La palabra Scum significa bazofia, basura, escoria... Es lo que se supone que son los chavales confinados en el reformatorio que recrea Alan Clarke en su película. ¿O tal vez el título haga alusión a los cuidadores y los burócratas que manejan el lugar con mano de hierro? Habría que consultarlo con el propio Clarke . Por lo pronto aquí se limitó a mostrarnos la cruda realidad de los centros penitenciarios ingleses con una crudeza y una frialdad inauditas. No cabe duda de que el hombre es un lobo para el hombre; pero ese lobo siempre se torna mucho más cruel y despiadado dentro de una jaula.


      Scum (1979), dirigida por Alan Clarke. Esta película británica incluyó la coletilla The film they tried to ban (La película que trataron de prohibir). Fue rodado originalmente como una película para la televisión por la BBC, pero la emisora pública decidió no emitirlo debido a la presencia de violencia y escenas de suicidios en el film. La película fue rápidamente rehecha por la mayor parte del equipo de producción original, distribuido en salas de cine y en VHS en plena controversia en torno a las video nasties.


Savage Abduction (John Lawrence, 1973) aka Cycle Psycho.

     Cuando se introdujo el vídeo doméstico, las grandes productoras y distribuidoras de cine fueron reacias a distribuir sus películas, por temor a que fueran pirateadas. En cambio, inundaron los mercados videográficos con películas de terror de bajo presupuesto, en muchas de las cuales se exhibían desnudos femeninos. Ante la falta de legislación que regulara el contenido de estas cintas, continuó empleándose la antigua Obscene Publications Act 1959).


Cirkin Dünya (Osman F. Seden, 1974) aka Last House in IstanbulUgly WorldMondo Brutale II.

      Sin embargo, algunos cuerpos policiales, como el Greater Manchester Police, dirigida entonces por el devoto cristiano James Anderton, incrementaron sus redadas en videoclubes, incautando títulos que juzgaban podían tener un contenido obsceno. Sin embargo, la elección de los títulos incautados llegaba a ser muy arbitrario, una redada famosa fue la que incluyó la incautación de una copia de la comedia musical La casa más divertida de Texas (The Best Little Whorehouse in Texas, 1982), dirigida por Colin Higgins y protagonizada por Dolly Parton y Burt Reynolds. Se creyó que podía ser pornografía, pues el irónico título original de la película se podría traducir como El mejor burdel de Texas o La mejor casita de putas de Texas.


      Los distribuidores de vídeo se sintieron desprotegidos por la ley, ante tanta arbitrariedad, por lo que pidieron que se estableciera claramente que películas podían ser o no confiscadas por las autoridades.

      Toda la polémica sobre estas cintas comenzó en 1982 cuando la empresa Vipco (Video Instant Picture Company), distribuyó en el Reino Unido la película slasher The Driller Killer (1979), dirigida por Abel Ferrara.  Para anunciar la portada del vídeo difundieron en varias revistas una portada  en la que se veía al asesino taladrar el cuerpo de una de sus víctimas. Entonces apareció Mary Whithouse, presidenta de la National Viewers' and Listeners' Association (Asociación Nacional de Espectadores y Lectores),  una asociación católica y profundamente conservadora a la que disgustaban profundamente estas películas. Con el propósito de conseguir su apoyo, después de la salida del polémico film, los distribuidores del controvertido film caníbal italiano de 1980 Holocausto caníbal (Cannibal Holocaust), le escribieron anónimamente para que hablase bien sobre el mismo, lo que indignó a Mary Whitehouse que inició una campaña pública en contra y acuñó el término video nasty para calificar estas películas, según afirma James Kendrick en su estudio Social Panics, Transnationalism, and the Video Nasty Steffen Hantke (ed.) Horror Film: Creating and Marketing Fear, Jackson: University Press of Mississippi, 2004, p.162.


La Settima Dona (Franco Prosperi, 1978) aka The Last House on the Beach

      El furor de los sectores sociales conservadores y religiosos, animados por la polemista Mary Whithouse,  animaron al gobierno conservador para promulgar una dura censura (Video Recordings Act 1984) contra estas cintas. Se tomó como ejemplo a seguir para clasificar una película como Video nasty el film El destripador de Nueva York (Lo squartatore di New York/New York Ripper, 1982), obra del realizador de cine fantástico y de terror Lucio Fulci.

      La película presenta un asesino misógino que mata a mujeres bellas y sexualmente liberadas, con las que se ensaña con brutalidad, empleando armas blancas y otros objetos cortantes; las secuencias del film presentan la violencia de forma gráfica y se recrean con detenimiento en los más mínimos detalles; se incluyen considerables dosis de un sexo más bien insano (al menos para los rectores del BBFC), como prostituciónsadismo, masoquismo, espectáculos eróticos en locales nocturnos, sexo entre una mujer casada y un gigoló...


Autostop Rosso Sangue (Pasquale Festa Campanile, 1977) aka El cínico y la casadaHitchhike: Last House on the Left.

      La misoginia y la violencia contra la mujer es una de las críticas más claras que se pueden plantear a estas películas. Otros títulos que figuraron en la lista, por lo general producciones italianas o estadounidenses de bajo presupuesto y temática escandalosa, fueron El asesino de la taladradora (The Driller Killer, 1979), de Abel Ferrara; I spit on your grave (La violencia del sexo, 1978), dirigida  por Meir Zarchi; La bestia en calor (1977) dirigida por Luigi Batzella;  La última orgía de la Gestapo (1977) dirigida por Cesare Canevari  o  Caníbal feroz (Cannibal ferox, 1981), de Umberto Lenzi, película que ostenta el record mundial, al haber sido prohibida totalmente en hasta 31 países.

      Algunos films no considerados como obscenos, sí vieron como el BBFC les imponía diversas prohibiciones y cortes para permitir su estreno, como fue el caso de La matanza de Texas (The Texas Chain Saw Massacre, 1974).

     La censura fue aumentando a peor, sobre todo en los años 90, después de dos sucesos violentos.  El primero fue la masacre ocurrida en Hungerford, Berkshire, Inglaterra, el 19 de agosto de 1987. El atacante, de 27 años de edad, Michael Robert Ryan, armado con dos rifles semi-automáticos y una pistola , disparó y mató a dieciséis personas, entre ellas su madre, e hirió a otros quince, a continuación, fatalmente se pegó un tiro. El segundo ocurrió cuando el niño de dos años James Patrick Bulger fue secuestrado de un centro comercial por dos chicos de diez años (Robert Thompson y Jon Venables)), torturado y asesinado. 


Death Weekend (William Fruet, 1976) aka Fin de semana sangrientoThe House by the Lake.
Comenzó como una violación y terminó como una masacre.
Su primer error fue violarla, el segundo dejarla ir.

     La prensa de derechas y el gobierno conservador admitieron que en ambos sucesos había tenido que ver el cine violento. En el caso de los niños, estos adujeron que cometieron el crimen por influencias de la película de 1991 Child's Play 3, perteneciente a la serie de Chucky -cuya primera película se estrenó en España como El muñeco diabólico- y proporcionaron un nuevo ímpetu a la hora de restringir películas, con mensajes en los medios como quemad los vídeos peligrosos.

      El ímpetu censor de la BBFC se relajó a comienzos del siglo XXI, sobre todo con la salida de James Ferman, lo que permitió que algunas películas largamente proscritas salieran a la luz, como El exorcista (The Exorcist, 1973). Otras películas consideradas oficialmente nasties fueron admitidas sin cortes, o con algunos cortes que restringían la violencia sexual, la violencia contra las mujeres o el maltrato animal.

     Posteriormente, se estrenaron películas de terror, como las pertenecientes a las series cinematográficas Saw Hostel, que contienen brutales escenas de violencia gráfica, sido aprobadas para su estreno en salas o lanzamiento en DVD sin cortes. En 2008, algunas películas incluidas en la lista fueron aprobadas para su lanzamiento en vídeo por el BBFC, en particular SS Experiment Camp (1976) dirigida por Sergio Garrone.


Cani arrabbiati (Mario Bava, 1974) aka Rabid DogsKidnapped.

     La cultura popular no tardó en reaccionar contra la Video Recordings Act, en 1984 el conjunto punk gótico The Damned publicó el tema Nasty, condenando la censura contra estas películas. El show televisivo The Young Ones ridiculizó esta censura en un  programa en el que los protagonistas alquilan una videograbadora par ver una película  Nasty con el título ficticio de Sex With the Headless Corpse of the Virgin Astronaut  (Sexo con el cadáver decapitado de la astronauta vírgen); contaba así mismo con la interpretación del tema Nasty a cargo del ya citado grupo The Damned. Otros programas de televisión parodiaron el estilo Nasty, incluyendo escenas de este tipo, como los guiñoles ingleses (Spitting Image ) o la serie de 1985 Doctor Who, con el episodio titulado Vengeance on Varos. Ante las  quejas oficiales sobre el contenido de las series, la BBC y la emisora de radio Times, presentaron estos vídeos a aquellos que se sintieran ofendidos como "Video Tasties" (delicias en vídeo).


       La lista DPP ('video nasties') fue hecha pública por primera vez en junio de 1983. La lista era modificada mensualmente debido a los procesos continuos por obscenidad contra los vídeos, ya tuvieran un resultado en contra o absolutorio. En total, 72 películas distintas aparecieron en alguna ocasión o en varias en la lista. De esas 72 películas, 39 fueron procesadas sucesivamente bajo la acusación de obscenidad, de acuerdo a la ley Obscene Publications Act

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...