lunes, 14 de mayo de 2012

Comportamiento social de los neandertales


      Vivían en refugios o cuevas, sin asentamientos fijos, dependiendo para alimentarse del movimiento de los animales, como renos, caballos y ciervos. Mostraban compasión por sus congéneres y los enterraban con cuidado cuando morían: posición fetal, cabeza apoyada en un brazo. También se sabe que eran solidarios porque individuos con graves heridas sobrevivieron, se supone que alimentados por sus congéneres.  Los neandertales demostraron que sabían enterrar a sus muertos y que lo hacían intencionadamente como se ve en los enterramientos de Sima de los Huesos  (Atapuerca) y usaron de forma generalizada el fuego.


Uso del fuego

     Muy bien realizado el extracto del blog Noticias de Prehistória-Prehistória al día de David Sánchez, sobre el trabajo de Brian Hayden  titulado Neandertal social structure?  aparecido en la revista Oxford Journal of Archaeology, Vol 31, febrfero 2012. Son los neandertales los que generalizan el uso del fuego en todos sus yacimientos, como lo evidencia la aparición de hogares muy bien estructurados (Abric Romaní). Los Neandertales tenían un área dedicada exclusivamente a dormir; y otras para reunirse el grupo, alrededor de un fuego de troncos, estancias con el  suelo cubierto de pieles de caballo o de ciervo a modo de alfombras. Los neandertales cubrían el suelo con pieles curtidas, encima ponían limo o arena y hacían sus hogueras. De ese modo, cuando éstas se apagaban podían sacar las cenizas de las cuevas con facilidad.


Neandertales con fuego. Dibujo de Arqueólogos

      Algunos prehistoriadores dicen que la evidencia más antigua de utilización del fuego se encuentra en el yacimiento de Chesowanja (Kenia) hace 1’4 ma. Sin embargo, las primeras pruebas claras se encuentran en los siguientes yacimientos, todos ellos con una antigüedad de 300.000 años: Zhoukoudian (China), en Terra Amata (Francia), en Vértesszöllös (Hungria), La Cotte de St. Brelade (Isla Jersey) y Bilzingsleben (Alemania).


Clanes y alianzas. Sociedades patriarcales


     Los neandertales estaban unidos con una maraña de redes y alianzas entre distintos clanes. Con el tiempo se aprecia  la existencia de diferentes etnias, cada una con unos distintivos rasgos culturales, lengua, religión, celebración de ciertas festividades o rituales, territorio, etc.… La hipótesis de sociedades patrilocales entre los neandertales ha sido respaldada por la genética a partir de las conclusiones del yacimiento asturiano del Sidrón, donde se recuperaron trece individuos masculinos pertenecientes al mismo linaje materno, mientras que los femeninos son de distintos linajes; esto nos quiere decir que los hombres permanecían en el núcleo familiar mientras que las mujeres cambiaban de clan para asegurar la descendencia e intercambiar material genético.


División del trabajo

      Entre los neandertales existía la diferencia sexual del trabajo, del mismo modo que se da en las sociedades de cazadores-recolectores actuales. Diferentes individuos del grupo, sean mujeres u hombres, se dedican a tareas de recolección de raíces, vegetales, madera y agua, además, las mujeres asumen el cuidado de los niños y el mantenimiento de  sus hogares (sus cabañas, hechas de ramas, mimbre y excremento de ganado vacuno).


Recreación de Torografic

     También existían especialistas en determinadas tareas, como por ejemplo, la talla de piedra y elaboración de herramientas, el trabajo de la madera, el tratamiento de las pieles, la construcción de cabañas, la recolección de vegetales, la caza, el uso del fuego para distintos fines, etc.. Ya lo hemos dicho antes: no hay por qué pensar en el típico modelo hombre cazador-tallador y mujer recolectora, hay más posibilidades en cuanto a la repartición de las tareas. Para la supervivencia de un grupo, lo lógico es que cada uno realice la tarea para la que está más capacitado, independientemente del sexo. 


Recreación de Torografic

      Sin embargo, los arqueólogos Steven L. Kuhn y Mary C. Stiner, de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, afirmaron en la revista Current Athtropology (2006) que la división del trabajo sólo se dio entre los Homos sapiens.


Estatus social

       Entre los indicadores de la posible existencia de estatus social encontramos los enterramientos, el uso de pieles y colmillos de carnívoros, el uso de pigmentos minerales para la decoración de pieles o vestimentas, y las plumas como ornamento personal.

      Se argumenta que el hecho de que aparezcan algunos individuos enterrados y otros no, podría responder a un carácter distintivo del personaje enterrado, un miembro importante de la comunidad; también el hecho de que algunos enterramientos sean distintos o más complejos que otros se puede deber al mismo motivo. También se propone el hecho de que algunos lugares se convierten en lo que parecen ser cementerios: los entierros agrupados parecen simbolizar la pertenencia a un grupo social. Entierros múltiples en la cueva Shanidar y otros sitios pueden representar prácticas similares a las del cementerio de La Ferrassie. 


Una exposición en el Museo de Neanderthal en Krapina, Croacia. Fotografía: Nikola Solic / Reuters / Corbis

     De esto se desprende que el hombre de neandertal desarrolló la conciencia de la pertenencia e identificación a un grupo social determinado, y si aceptamos la existencia de distintos grupos sociales tenemos que suponer que también se darían alianzas con bandas amigas que hablan dialectos similares o situaciones de conflicto con bandas enemigas que se identifican con otros grupos sociales. Cómo hipótesis explicativa general, Hayden sugiere que las diferencias de estatus y la jerarquización podrían surgir en lugares y momentos donde se da una concentración especialmente rica de recursos, de forma que las diferencias se derivan del control de los mismos, por parte de ciertos grupos o individuos. (Millán Mozota, Sociedades Neandertales).

Fuentes proporcionadas por Noticias de Prehistória-Prehistória al día de David Sánchez:



   Enterramientos


Un enterramiento neandertal en el mini-parque temático de Atapuerca.



Representación del posible enterramiento con flores de Shanidar IV.
   
      Dedicaban un trato especial a sus muertos prueba de lo cual son los enterramientos de La Chapelle-Aux-Saints y La Ferrassie en Francia. En la cueva de Kebara, tras la inhumación de un individuo, se comprobó que le habían retirado el cráneo para preservarlo, quedando a cargo de los parientes. Se habla de que esto demuestra un alto nivel de sensibilidad o de que se practicaban ritos, lo cual supone la existencia de un pensamiento simbólico, pero muchos lo dudan y no admiten que en Shanidar (Irak) alrededor de los esqueletos, supuestamente se depositaran flores, lo que se dedujo del hallazgo de granos de polen. También se da como prueba el hallazgo de Dederiyeh (Siria) donde se encontró el esqueleto de un niño de dos años con un útil triangular sobre el corazón y una losa de caliza junto a la cabeza. En La Ferrassie, Amud, Teshik-Tash… los cuerpos aparecen asociados a animales, lo que se interpreta como ofrendas.


Enterramientos  de neandertales. Actualmente no se aceptan los rasgos simiescos para representar a estos hombres.

Sociabilidad

      Los neandertales proporcionaban ayuda social a individuos muy viejos o con incapacidades físicas muy importantes. En Shanidar (Irak) aparecen los restos de un individuo con malformaciones óseas ocasionadas por la artritis y que, además. Había sufrido un grave accidente que le ocasionó la pérdida de un brazo. Sin embargo, sobrevivió muchos años. Muchos neandertales presentan indicios de heridas curadas en vida y de patologías óseas que sin duda les hubieran causado la muerte, de no haber sido asistidos por sus semejantes.


Neandertales en un campamento de verano. Mauricio Anton





Vida Neandertal, simulación paisajística de zona arqueológica.
Cliente: Museo Parque Arqueológico de Málaga. Recreación de Torográfic

 La caza

       Al principio se pensaba que eran hombres llegados de tierras glaciales, acostumbrados a vivir entre manadas de mamíferos. Seguramente, estas circunstancias se las encontraron en el transcurso de su expansión por Europa y Asia, pero en su lugar de origen, la Península Ibérica,  el clima era más templado. Hay una discusión acerca de las habilidades de caza de esta especie de hombre; antiguamente se afirmaba que eran los cazadores más efectivos que hayan existido, porque vivieron en un ambiente frío, en el que los frutos, verduras y raíces sólo abundaban en las épocas cálidas del año, mientras que la carne de los mamíferos la tenían como único alimento constante. Se sabe que cazaban ciervos, caballos, bisontes, cabras y renos. Con las pieles y tendones fabricaban ropa y tiendas para guarecerse del frío, la cual cosa se ha deducido del desgaste de los instrumentos líticos, producidos por el corte y curtido de las pieles.


Caza de caballos salvajes. (© Tom Ungemach)

      Sin embargo, los investigadores modernos afirman que se exagera la capacidad de caza de los neandertales y afirman que sólo comerían carne de vez en cuando. En realidad serían unos carroñeros oportunistas. La mayoría de su dieta consistía en vegetales.


Neandertales preparando una emboscada .Dibujo de Raúl Martin

      Recientemente un investigador holandés llamado Gerrit Dusseldorp ha estado investigando los métodos e instrumentos de caza de los Neandertales, a los que se creía poco hábiles en este terreno. Ha llegado a la conclusión de que eran bastante ingeniosos. Se las arreglaban para cazar rinocerontes, bisontes y osos cavernarios, animales formidablemente fuertes. Los Neandertales cazaban animales que acostumbran formar manadas. Este tipo de cacería es mucho más difícil, porque estos animales son más rápidos y elusivos. Por lo tanto, los Neandertales debieron tener avanzadas técnicas de cacería y métodos efectivos de comunicación. Esto, a diferencia de lo que se pensaba anteriormente, los pone al nivel del Homo sapiens, y descarta la “inhabilidad” de los Neandertales para la cacería como una de las razones de su extinción (Phys.org).


Representación simiesca del National  Geographic (años 70). Neanderthales con semblanzas de aborígenes australianos, según dibujo de P.G. Wandel 



Canibalismo del Homo antecessor en el nivel 6 del yacimiento de la Cran dolina (Atapuerca) hace más de 780.000 años. Kennis & Kennis Madrid Scientific Films

¿Se comieron los humanos modernos a los neandertales?





'Los caníbales', de Francisco de Goya, donde ya retrató esta tendencia humana.


      El periódico El Mundo, publicó en 2012 la hipótesis de dos paleontólogos españoles, según los cuales, los humanos modernos habríamos acabado con los neandertales devorándolos para aumentar nuestra ingesta de proteínas. Esta se la innovadora hipótesis que han planteado Bienvenido Martínez-Navarro y Policarp Hortolà del Instituto de Paleoecología Humana y Evoluciòn Social (IPHES) en su último trabajo publicado en la revista 'Quaternary International'. Esto tendría su documentación en los fémures de neandertales con marcas de corte hallados en Zafarraya, los cuales demuestran que los humanos modernos –como hacen actualmente con gorilas y chimpancés- se comieron a sus pariente.



Fémur de neandertal de Zafarraya, con marcas de corte. Fot: Cecilio Barroso

      Martínez-Navarro ecuerda que el canibalismo ha existido siempre en nuestra especie. Se ha documentado todas  las partes del mundo otros es una constante. Cuando los españoles llegaron a América violaban a las indias y mataban a los indios. También llegamos a devorarlos. Somos una especie territorial y agresiva. Ver la entrada de este blog titulada  Canibals.


Hombre neandethal por Mauricio Antón



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...