lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Qué son los ovnis?


Teorías sobre el origen de los ovnis

      Según David Garcés las teorías más aceptadas son:

1.-Que los ovnis son fenómenos extraños, pero naturales.

-Teoría de la tensión tectónica: triboluminiscencia.

      Científicos como los geólogos I Galli y David Deveraux, psicólogos como Michael Persinguer e investigadores como Brian Bradley defienden la  teoría de que los movimientos sísmicos producen radiaciones luminosas que inciden  sobre el espectro visible, es decir, el que podemos observar con nuestros ojos.

     Sabemos por las crónicas antiguas, documentos históricos y relatos populares, que en los lugares montañosos y en los sitios escarpados de todo el planeta, que desde siempre los hombres han asegurado que han visto luces misteriosas cruzar el cielo. Puesto que los campesinos y el pueblo en general, no tenían ninguna explicación para el fenómeno, se los achacaron al demonio, a los espíritus o a seres de otro planeta.

      El psicólogo Michael Persinger, fascinado por estos ovnis, trató de explicarlos, empezando por localizarlos en un mapa de su país, Canadá. Entonces, no tardó en darse cuenta. De que la mayoría de estos avistamientos coincidían con los últimos movimientos sísmicos o terremotos en la zona. Su teoría recibió el nombre de “Tectonic Strain Theory of Ufos”  y explicaba cómo las tensiones producidas por rocas subterráneas durante los movimientos sísmicos provocan una descarga de energía luminosa de composición piezoeléctrica que se manifestaría en formas de esferas de color, columnas luminosas, luces a ras de suelo y alteraciones electromagnéticas, las cuales actuarían sobre objetos y también personas.

     David Garcés afirma que según la teoría de la tensión tectónica, las luces extrañas son formas de luz visible emitida por campos de tensión de rocas sometidas a una gran presión sísmica, relacionada con la piezoelectricidad, o sea, cargas eléctricas generadas cuando formaciones de rocas cristalinas, como el cuarzo, son sometidas a gran presión. En ese momento la presión produce una "columna eléctrica" que se extiende hacia la atmósfera y que, al ionizar los gases, crea una forma luminosa en el cielo. Si esta columna se mueve a lo largo de la falla, la forma luminosa se movería también, creando la sensación de que un cuerpo sólido vuela en el aire.

      Incluso estos fenómenos han sido reproducidos en laboratorio por el doctor Brian Bradley que demostró que las piedras sometidas a presión pueden producir efectos luminosos. Viendo a cámara lenta la película en la que se aplastan unas piedras en laboratorio podemos observar la formación de estas luces volantes e incluso en experimentos efectuados bajo el agua por David Deveraux han producido similares efectos luminosos.

      El fenómeno recibe el nombre de triboluminiscencia y se produce cuando chocan las placas tectónicas presionan al cuarzo y a otros cristales en ciertas regiones y por breves periodos. Esto causa que los enlaces atómicos, al romperse, produzcan plasmas que al reaccionar con el nitrógeno de la atmósfera producen luces similares a alas auroras boreales.


     Los investigadores afirman que estas nubes luminosas son altamente peligrosas, pudiendo causar enfermedades, náuseas, ataques de epilepsia y en algún caso la muerte por electrocución. Otros investigadores achacan a estas luces la experimentación de alucinaciones vividas como pueden ser los casos de abducción o persecución por parte de los ovnis, aunque habría que estudiar si esta alucinación producida electromagnéticamente puede crear en el subconsciente un tipo de memorias como las que suelen recordar en estados de trance por las personas abducidas.

-Teoría del rayo en forma de bola: rayo globular o centella.

      Al parecer, el  rayo en forma de bola, se produce cuando un rayo alcanza el suelo y quedan diseminados los granos de mineral que contiene, los cuales pueden convertirse en partículas de silicio. Estas partículas se combinan con las de oxígeno y carbono, formando una unión y construyendo bolas esponjosas y muy ligeras movidas por las corrientes de aire, las partículas son muy reactivas y arden muy lentamente, emitiendo luz al hacerlo.


      El rayo globular, también conocido como centella, rayo en bola o esfera luminosa, es un fenómeno natural relacionado con las tormentas eléctricas. Toma la forma de un brillante objeto flotante que, a diferencia de la breve descarga del rayo común, es persistente. Puede moverse lenta o rápidamente, o permanecer casi estacionario. Puede hacer sonidos sibilantes, crepitantes o no hacer ruido en absoluto. Uno de los primeros intentos de explicar el rayo globular fue registrado por Nikola Tesla en 1904. (Wikipedia)  Es posible que la energía que alimenta el brillo sea generada por una combinación química liberada lentamente. Se han hecho muchos intentos para crear rayos globulares en laboratorios, y algunos han resultado en fenómenos superficialmente similares, pero no hay demostraciones convincentes de que el fenómeno natural haya sido reproducido.





Grabado del siglo XIX mostrando un rayo globular.

      Aunque es un fenómeno extraño, se ha calculado que entre el 0.1 y el 1% del total de rayos caídos, forma un rayo de bola, cuya duración puede ser desde unos pocos segundos hasta un máximo de 20 minutos. De media estos rayos tienen de 25 a 30 cm. de diámetro, aunque podemos encontrarnos con rayos mucho más grandes (hasta 2.5 m) y otros casi imperceptibles por el ojo humano. En la mayoría de las ocasiones suelen ser bolas de color rojo, aunque también las hay de otros colores. Normalmente no producen ningún tipo de olor, aunque hay testigos que los han identificado con olores a azufre quemado, pólvora quemada o simplemente olor nauseabundo.

      Los investigadores que los han estudiado dicen que el 50% de las luces se mueven horizontalmente, pero también hay casos de movimientos verticales, circulares y de rotación. Estos rayos globulares, gracias a su brillo, se pueden ver perfectamente durante el día. En cuanto al sonido que producen suele ser de un tono grave, otras veces aparecen y desaparecen sin hacer ningún ruido y en ocasiones explotan violentamente como un rayo normal.

2. Que son el producto de seres inteligentes: marcianos y extraterrestres.

      La teoría más conocida nos llega de USA y afirma que  los ovnis son naves construidas y tripuladas por seres de otros lugares del espacio exterior.

     Marcianos es el nombre que recibiría una hipotética forma de vida extraterrestre, cuyo origen sería el planeta Marte. Igualmente es el nombre usado para describir a una posible población humana que en el futuro podría habitar dicho planeta. Ambos significados son comúnmente usados en las historias de ciencia ficción.

      Todo arranca de las observaciones del astrónomo Giovanni Schiaparelli que en 1877, observó unas líneas a lo largo de Marte, que fueron erróneamente considerados por alguna gente como pruebas de la existencia de canales marcianos. Entre ellos se encontraba Percival Lowell, quien afirmó que se  trataban de canales de irrigación construidos por una supuesta civilización marciana.  Sin embargo, posteriormente se comprobó que las observaciones de Schiaparelli, a las que nunca se las tomó muy en serio, se debían a un efecto óptico, y estas teorías fueron totalmente descartadas.



Percival Lowell afirmó que se  trataban de canales de irrigación construidos por una supuesta civilización marciana

    La teoría marciana recibió un nuevo impulso cuando se recibieron unas fotografías de la superficie de Marte en las que se observaba un rostro humano (la Cara de Marte). Pero posteriores análisis científicos demostraron que solo se trataba de una estructura geológica de origen natural.





La imagen superior  fue la que dio origen a todo tipo de especulaciones sobre antiguas "civilizaciones marcianas" capaces de tallar esculturas visibles desde el espacio. Sin embargo, una de las primeras misiones de la MRO fue precisamente la de obtener nuevas fotos de la meseta de Cydonia, cosa que hizo en abril de 2007, revelando la auténtica naturaleza del "rostro". Lo que captó la Viking  fue una ilusión ï¿óptica, un simple juego de luces y sombras provocado por la luz del sol.


Según uno de los numerosos  blogs sobre extraterrestres (La Verdad Prohibida): “La fotografía de la cara de Marte fue retocada por la Nasa para quitarle los rasgos humanos”. En realidad, esta  fotografía está manipulada por los fanáticos seguidores de estas extravagantes teorías.

       Los marcianos eran humanoides de piel verde, muy belicosos por ser Marte el dios romano de la guerra, que habían creado una milenaria civilización. Con el tiempo, sus guerras internas habrían deteriorado al planeta hasta hacerlo casi inhabitable. Los ejemplos más característicos de estas obras son "La guerra de los mundos" de H. G. Wells donde los marcianos invaden la Tierra y las novelas marcianas de Edgar Rice Burroughs. La serie de novelas de Marte de Burroughs, también conocidas como “Los cuentos marcianos”, está comprendida por once novelas que describen las aventuras de un veterano de la Guerra Civil estadounidense del siglo diecinueve, llamado John Carter, que es transportado a Marte donde debe adaptarse a sus extrañas culturas. Robert Heinlein escribió Forastero en tierra extraña (1961), una de las favoritas de los aficionados a la ciencia ficción. La trilogía de Kim Stanley Robinson – Marte Rojo (1993), Marte Verde (1995), Marte Azul (1997) describe los esfuerzos de colonización de los primeros cien colonos de Marte, la transición de Marte hacia un mundo similar a la Tierra y la resolución de conflictos en las sociedades terrestre y marciana.  También tiene su origen en estas teorías el Detective Marciano, uno de los últimos supervivientes marcianos de DC Comics. El tema dio origen a la obra de Crónicas marcianas, una serie de relatos escritos por Ray Bradbury; los cuales narran la llegada y colonización del planeta Marte por parte de los humanos, y la caída y extinción de la civilización marciana.





        A parte de los marcianos, también tenemos en la ufología popular los denominados extraterrestres, que son cualquier ser vivo originario de algún sitio del Cosmos ajeno a la Tierra o a su atmósfera. Quizá el caso que llevó a asociar a los ovnis con los extraterrestres sea el caso de Kenneth Arnold, quien afirmó haber avistado «platillos voladores» cerca del Monte Rainier el 24 de junio de 1947, en el estado de Washington, Estados Unidos.


Durante la Segunda Guerra mundial muchos estadounidenses miraban el cielo preocupados porque se decía que los alemanes experimentaban con alta tecnología, lo que les permitía enviar objetos voladores  provenientes de los alemanesKenneth Arnold, obsesionado por el tema, declaró haber visto unos objetos voladores, seguramente objeto de su imaginación

     Luego de hacer públicas sus afirmaciones, multitud de personas informaron haber sido testigo de avistamientos en los Estados Unidos, fenómeno que no ha cesado hasta el presente, y que se extiende a lo largo y ancho del planeta. Hay que hacer constar que la afición del pueblo americano a observar el cielo se produce durante la Segunda guerra Mundial debido al temor que sentían ante la tecnología militar alemana. El asunto continuó de igual manera durante la Guerra Fría, cuando los americanos viven asustados por la posibilidad de un ataque masivo de cohetes nucleares soviéticos. Mucha gente aterrorizada e histérica se pasa los días observando los cielos y acaba descubriendo toda clase de ovnis.


      Sin embargo, en estos días una cadena de radio ya había estado caldeando el ambiente, cuando una emisora de radio a cargo de Orson Welles narró como verídica la invasión descrita en La guerra de los mundos de H. G. Wells. La noche del 30 de octubre de 1938, el artista y su compañía de de actores del Teatro retransmitieron en directo la adaptación de la novela de H.G. Wells que fue enfocada como un programa musical que se tenía que ver interrumpido numerosas veces por avances informativos en tiempo real que comunicaban a todos los americanos de que los Estados Unidos estaban siendo invadidos  por extraterrestres que habían llegado a Nueva Jersey y que estaban procediendo al exterminio de la población. La representación fue aderezada con supuestas entrevistas a testigos oculares y con miembros del ejército (en realidad todos actores), conexiones en directo con Nueva Jersey y gran variedad de efectos sonoros (ruidos de multitudes presas del pánico, disparos, chillidos…).

      Visto el interés popular por estos temas, surgió una literatura de ciencia ficción, cómics y el cine filmó muchas películas con seres extraterrestres o “aliens”. Este uso del término es claramente antropocéntrico, pues se refiere a todos los demás como el “otro”, alguien ajeno a la cultura y costumbres de una determinada sociedad. El cine mostraba extraterrestres colectivistas donde la individualidad se sacrifica en pos del grupo, una clara alusión al Comunismo y su falta de individualismo. Actualmente, extraterrestres con culturas teocráticas fundamentalistas hacen paralelos con la percibida amenaza terrorista de los llamados grupos islámicos.


Mars Attacks! (1996) es una película de ciencia ficción dirigida por Tim Burton y basada en el cómic de culto del mismo título.


Imagen de Michael H. Rogers ©1996 de la web oficial de Travis Walton: http://www.travis-walton.com/ La mujer extraterrestre sostiene en la mano la máscara de oxígeno

      Para la cultura popular lo más normal es que los extraterrestres tengan una apariencia de humanoide inteligente. Buena culpa de ello la tienen las primeras películas de ciencia ficción, de la serie B, películas de corto presupuesto en las que resultaba mucho más económico representar al extraterrestre como humanoide por razones de vestuario y maquillaje necesario para la representación de un auténtico alienígena. Por otra, parte, los cineastas no tardaron en darse cuenta de que la gente prefería al extraterrestre con rasgos humanos y expresiones humanas reconocibles, lo cual favorecía la empatía emocional con el espectador, lo mismo pasaba con los robots: cuando mayor sea su  similitud física con el ser humano genera una mayor empatía.  En cambio, cuando mas reptilescos o diferentes a los humanos se representen, pasarán por más belicosos, terroríficos, malignos, etc...


The Man from Planet X (Edgar G. Ulmer, 1951)


Invaders From Mars (William Cameron Menzies, 1953)


Natasha Henstridge en Species (1995) de Roger Donaldson

3. Son prototipos de naves humanas

     Hay otros investigadores, científicos, periodistas y reporteros que han buscado otras respuestas a las interrogantes que nos produce el fenómeno ovni. 

      El valenciano Francisco J. Máñez,  autor de "El informe Northrop" en el que intenta a través de 80 años (desde 1.920 hasta 1.960) ofrecernos datos, fotografías y documentación probando que muchos de los avistamientos de ovnis no son otra cosa que simples aeronaves o prototipos terrestres ultrasecretos.  El mismo planteamiento lo defiende Manuel Carballal con su libro "Ovnis y pilotos". Desde Rosswell hasta los ovnis del tercer Reich pueden ser explicados a través de una tecnología secreta que sólo algunos poseían.




4. Que son el resultado de factores psicológicos o sociológicos.

      a)  Muchos científicos escépticos afirman que "todos" los avistamientos ovnis son debidos a errores de percepción de fenómenos naturales o de aeronaves terrestres. Estos errores en la percepción pueden ocurrir por varios motivos: ignorancia de los testigos, estado emocional en el momento del avistamiento, salud psicológica, etc. O bien son causados por situaciones ambientales inusuales que afectan la percepción del individuo, auroras boreales, niebla espesa, reflejos, etc.

     b) Atroteología: una nueva religión. Hay otros investigadores que afirman que la idea de Dios se ha visto acosada y acorralada por los avances científicos y mucha gente desesperanzada ha sustituido la antigua por los dioses de la nueva ciencia: robots, naves espaciales, seres inteligentes de otros mundos. En los últimos tiempos han destacado los líderes de sectas "contactictas" con enfermedades psíquicas importantes y que en algún caso han llegado a promover la inmolación del cuerpo terrenal para alcanzar las naves extraterrestres que muy pronto llegarían para recogerlos.

      La creencia en seres extraterrestres adquirió auras de religión en la segunda mitad del siglo XX, cuando muchos libros pseudorreligiosos afirmaban que los extraterrestres fueron los creadores de nuestra civilización. Las tendencias de la New Age llegaron a insinuar que Jesucristo podría ser un extraterrestre, y adjudicaron muchos hechos de los libros religiosos, especialmente la Biblia, como acciones realizadas por los extraterrestres.



Jesucristo es un ser extraterrestre según las teorías New Age (La Verdad Prohibida)

      Los nuevos descubrimientos arqueológicos y los avances de la ciencia, especialmente la astronomía, fueron desmontando muchas teorías sobre vida extraterrestre en la Luna, Venus, Marte y otros planetas de nuestro sistema planetario. Finalmente, la falta de pruebas de los nominados ovnis que nos visitan y los muchos fraudes sobre el tema hicieron perder interés en esta creencia.

      Piensa David Garcés que no se puede hablar en general del fenómeno ovni, sino que hay que estudiar cada caso en concreto, pues cada uno tiene explicación propia y, seguramente, diferente de los demás.


La Velleta Verda 2011



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...